Tauaf: cerámica decorativa

Crédito: Tomadas por Liz Gualtero Z / EL NUEVO DÍAPiezas en cerámica elaboradas en Tauaf.
Contenido Exclusivo
Con la mirada única del artista, la estética y el diseño, la cerámica se volvió el lienzo vanguardista que aviva el arte.
PUBLICIDAD

La historia está marcada por múltiples etapas, y la del uso de la cerámica sigue vigente en las manos del ibaguereño Juan Pablo Montoya Sánchez, artista plástico, responsable de darle vida e identidad con su arte decorativo al igual que utilitario a los hogares, oficinas entre otros espacios que buscan un estilo diferenciador.

El artista plástico que elabora piezas en cerámica, Juan Pablo Montoya Sánchez. Foto: Cristian Bonilla / El Nuevo Día

Aludiendo a la naturaleza, la grandeza de la cerámica, e invocando elementos variopintos; agua, tierra, aire, fuego, color, trama, y forma, le da vida a nuevas obras de arte, así pues, el barro deja de serlo y se convierte en lámpara, maceta, máscara, escultura, entre otras decoraciones de volumen.

Este artista siempre ha tenido interés por la pintura, sin embargo desde hace ocho años en su proceso formativo, consiguió conectar con la elocuencia del barro para plasmar y transmitir una idea al igual que un sentir.

Mediante el modelado a mano, técnica que permite crear lo inimaginable, Juan consigue conservar la autenticidad de cada pieza, además, acompañado de un pequeño diálogo como si de un rito se tratara adquiere la buena vibra para dejar la cerámica en el punto ideal y sellar con un calor abrasador de cuatro o más horas las obras. Finalmente, pinta sus piezas al frío para matizar y fundir los colores que terminan de reflejar la esencia de la pieza.

Tauaf, no solo representa el trabajo del artista y su interés por expandir su vocación, sino que también simboliza el poder de lo puro como esencial para dar vida. Pongamos por caso el boga, una de las representaciones que considera compleja pero que frecuentemente moldea y no se cansa de disfrutar, pues esta leyenda se fusiona con la composición de la cerámica, el calor del horno y la pintura monocromática. 

Ser artista y emprender son dos actividades poco fáciles que han requerido de todo el compromiso de Juan Pablo, por ende, este ha logrado derribar los limitantes económicos y pasar de trabajar en una habitación a un taller, y vincularse a las ferias que se gestan en la región.

Al mismo tiempo, sigue aprendiendo, fortaleciendo sus conocimientos para llegar a fusionar e involucrar la arquitectura, el sonido, al igual que la ilustración y ser una competencia fuerte entre los grandes artistas de la cerámica llevando su vocación a otro nivel.

Igualmente, en su interés de que las personas conciban el poder del arte y su aporte a la cultura de una región pijao, dicta talleres especialmente a infantes, los cuales ve como unos filones que desde su imaginación tienen mucho por entregar.

Este artículo es de nuestro periódico impreso.
¡Hagamos región y apoyemos lo nuestro!
https://digital.elnuevodia.com.co/library
También lo puede adquirir en físico.

Redacción Cultural / EL NUEVO DÍA

Comentarios