Germán Uribe y su reacio adiós a la escritura

Crédito: Suministrada Germán Uribe / EL NUEVO DÍA
Contenido Exclusivo
Uno de los tantos hijos adoptivos de este territorio ‘Pijao’ desde sus saberes, los viajes a la memoria, y los afectos, redacta un nuevo ejemplar respecto al Tolima.
PUBLICIDAD

Bajo el título ‘Semblanzas y añoranzas del Tolima’, el periodista, escritor y exdiplomático, Germán Uribe quien nació en Armenia pero gran parte de su vida transcurrió en la ‘Musical,’ en 2021 desde la serenidad de su nueva vida y su vigoroso vínculo con la escritura lanzó su nuevo libro. Fluyendo en medio de recuerdos aludió a los frondosos y coloridos cámbulos y gualandayes que lleva en su alma.

Después de escaparle a los infortunios que enfrentaba desde su infancia al ser el quinto hermano de 12, que la incesante violencia lo dejará sin su padre, entre otras dificultades, escribir fue esa salida a los problemas.

Sin embargo, con años de experiencia, ocupando excelentes cargos, apoyando la cultura, confrontando y vibrando desde la fusión de la palabra y la escritura, Uribe actualmente enfrenta otro reto, el cual podría pensarse que es de los más difíciles de sobrellevar; vivir con la intermitencia de la visión a causa de una enfermedad. Cuestión que limitó muchos de sus procesos pero a la que se niega a dejarle la armadura de letras que lo liberó y forjó su identidad.

Si bien, este nuevo libro refleja historia, emotividad, la sutileza y contundencia de la palabra, parte de su labor periodística, también, hace parte de una nueva etapa de su vida donde el Tolima fue prioridad. Y en una breve entrevista comparte su perspectiva sobre la región y la cultura de escribir.

Por su trabajo y demás factores pudo recorrer muchos territorios, conocer otras culturas, ¿de dónde y por qué nace ese interés por dejar un libro sobre el Tolima?
Mi adolescencia transcurrió en el Tolima y allí fui influenciado por todas aquellas virtudes y valores de una raza pujante que a través del tiempo ha conseguido un sitial relevante cuya impronta Pijao es reconocida y destacada en la historia de Colombia. Aquellas vivencias moceriles aportaron no solo a mi carácter si no a mi vocación por la cultura y las letras.
 
Trabajó como periodista, diplomático, ha dejado una postura contundente respecto a la política ¿desde qué punto de vista abordó este libro?
Semblanzas y añoranzas del Tolima está lejos de alguna pretensión política, pero sí íntimamente ligada a los sentimientos de afecto y admiración por tantas de sus gentes, de su cultura, de su música y de su misma geografía. 

¿Cuánto tiempo dedico a escribirlo y a qué se enfrentó mientras hacía ese trabajo de memoria y escritura?
En realidad no sé cuánto tiempo me llevó escribirlo pero sí puedo decirle que no me enfrenté a ninguna dificultad porque cuando se escribe sobre algo que se quiere las palabras fluyen espontáneas y terminan convirtiéndose en una ceremonia fascinante.
En cuanto a este trabajo que usted bien llama de “memoria y escritura” debo decirle que fue un esfuerzo entre dulce y amargo. Dulce por todos aquellos recuerdos de mi transcurrir con tantos y tantos encuentros con amigos y riquezas culturales que iban atravesándose de aquella juventud, y que gratamente recogí en este libro. Y amargo por las reminiscencias de vicisitudes y desencantos de los cuales la sensibilidad de ningún artista puede escapar. 

Podría relatar una vivencia en el Tolima que lo marcó y que contó en ‘Semblanzas y Añoranzas del Tolima’... 
Son múltiples pero hagamos referencia a dos de ellas: el colegio San Simón que despertó mi apetito voraz por la cultura y las letras y un hombre que, ciego e inmensamente culto, Ismael Santofimio Trujillo, me permitió identificar el sentido de la palabra hombre en su totalidad.
 
En el 2015 anunció su retiro como columnista por cuestiones de salud, sin embargo, veo que no pudo dejar su pensar y sentir quietos. Nos podría narrar un poco ¿cómo es ese proceso para escribir actualmente?
En 2015 llevaba 10 años como columnista de la revista Semana y debí retirarme a causa de una enfermedad en los ojos que me redujo casi en su totalidad la facultad de leer y escribir. Tiempo después, con la paciente ayuda de mi actual esposa, Margarita Obregón, retomé mi oficio, desde luego dentro de una modalidad de dictado un tanto incómoda y a la cual aún no me acostumbro. 

¿Considera que debió hacer, decir, investigar o escribir algo, antes que la vista limitará el trabajo que durante años ha realizado? 
Sí, claro. Tenía previsto escribir una novela que redondeara la saga de El semental y Bruna de otoño y otra novela que aún tortura mi mente al saberla inédita en mi memoria sobre los encuentros y desencuentros de tres tías solteronas y viejas que viven en un estrecho apartamento con un perro y un gato y que nadie entendía como podían sobrevivir tres mujeres que jamás estuvieron de acuerdo entre sí.   

Cómo hijo adoptivo de la región, ¿cómo ha visto la evolución de la cultura en ella?
Avanza pero todavía no como ocurre en otras regiones del país. Las figuras tradicionales están consolidadas y son orgullo del Tolima y los nuevos los veo como promesas pero aún no como realidades.

Para usted ¿qué tiene la escritura en su vida y por qué seguir haciéndolo?
La escritura conlleva primero una dosis de masoquismo, luego un sadismo sutil y por último la felicidad de haberse liberado de los dos cuando se termina lo que se empezó.  
 
Ahora que lleva un estilo de vida más pausado, sin los afanes del día a día a los que estaba acostumbrado, ¿cuál considera que es la esencia del Tolima?
Pienso que al Tolima por sus gentes, su música y sus grandes hombres que han sido determinantes en la historia de Colombia, se le puede reconocer en ‘Pijaos’ una marca, así como pienso que la marca para los  antioqueños es ‘Paisas’. Ambas son improntas orgullosas para dos regiones que con sus valores humanos, vienen forjando el futuro promisorio que se merecen.

Datos

  • Este escrito hace parte de la editorial tolimense Pijao Editores y en german-uribe.blogspot.com puede conocer parte de la vida y obra de este escritor.
  • El escritor Germán Uribe le hace un guiño a sus vivencias en el Tolima y las plasma en Semblanzas y añoranzas del Tolima. 

Este artículo es de nuestro periódico impreso.
¡Hagamos región y apoyemos lo nuestro!
https://digital.elnuevodia.com.co/library
También lo puede adquirir en físico.

Redacción Cultural / EL NUEVO DÍA

Comentarios