Empresas webcam: una industria silenciosa que crece en Ibagué

SUMINISTRADA – EL NUEVO DÍA
Tabú o no, la industria webcam genera cientos de empleos a nivel local, hay varios estudios legalizados y funcionan hace más de 15 años. Este negocio disruptivo se consolida, pero su regulación empezaría en firme con la creación de una federación.

Las empresas que ofrecen servicios de entretenimiento para adultos a través del sistema webcam fueron reconocidas en la ley de crecimiento como retenedores en la fuente, lo que para el gremio significa ser incluidos en un piso tributario a pesar de que ya venían pagando impuestos como cualquier otra sociedad.

Anualmente el negocio en Colombia puede generar US$50.000.0000 según la Asociación del Comercio Electrónico Para Adultos (Asocea), lo que refleja el grado de penetración que tiene en la economía nacional.

Ibagué no es ajena al auge de esta industria, hay nueve estudios formales afiliados a Asocea, pero serían entre 25 y 30 los que estarían operando.

El negocio a priori es muy sencillo, una persona por medio de su cuerpo y carisma ofrece un servicio de entretenimiento, ya sea un show o conversaciones de contenido sexual a través de unas páginas web. Estos portales son quienes pagan a las modelos o estudios un porcentaje del dinero, que a su vez cancelan los usuarios por ver estos contenidos, todo de manera virtual.

Pero el funcionamiento de la industria es mucho más complejo, y con la creación de una federación se busca regular la actividad.

 

Entre la formalidad y la ilegalidad

La cifra de estudios que hay en Ibagué es incierta, y la misma Administración Municipal no tiene un registro de cuántos existen, nunca se ha hecho un censo.

Bilmar Barreto, propietario del estudio Be7Studios, manifestó que es un negocio creciente el cual deja ganancias en millones a sus dueños.

“En Ibagué se dice que hay hasta 60 estudios, no creo que sea así, y legalizados no sé. Como tal la industria funciona desde hace 15 años aquí. Una empresa webcam es como cualquier otra, tiene Cámara de Comercio, sanidad, todo lo de ley, en el uso de suelos es donde hay un vacío porque no estamos codificados”.

Respecto a este último punto, en muchos casos los estudios se registran como empresas de telecomunicaciones, ante la falta de un código que los identifique en las cámaras de comercio.

En este sentido, el presidente de Asocea, Darío Sánchez, indicó que debido a que en el Código de Policía las actividades de índole sexual están catalogadas como de alto impacto, en muchas ocasiones los estudios tienen que desplazarse a zonas de tolerancia o a las afueras de las urbes.

“Entonces nosotros hemos argumentado inclusive en Ibagué al exalcalde Guillermo Alfonso Jaramillo que no es una actividad de alto impacto, porque primero el impacto no se genera en Colombia, se genera es en el exterior que es donde está el consumidor final. Adicionalmente no hay atención al público, no hay contacto interpersonal o expendio de licores, entonces no se puede catalogar así, pero persisten vacíos dentro de la ley”, manifestó el representante del gremio.

Por otro lado, hay registro de nueve estudios a nivel local, que según la asociación cumplen con los lineamientos formales. “En cuanto a los otros no podría dar fe de que tengan toda la parte legal, ya es un tema interno de cada uno de ellos”, comentó Sánchez.

Sobre los estudios de ‘garaje’ indicó que como asociación son los primeros en señalar aquellas empresas que no cumplen con las condiciones legales y formales.

 

¿Cómo funciona?

Los estudios se instalan en casas que son adecuadas para desarrollar la actividad, allí los modelos, ya sean hombres o mujeres transmiten en directo su performance que es visto por internautas de todo el mundo. Cabe recordar que los webcam nunca son emitidos en Colombia, y las modelos pueden decidir en qué otros países de Latinoamérica bloquear la visualización.

En una ‘casa estudio’ trabajan las modelos, un monitor quien es quien supervisa que todo esté en orden con las transmisiones, administrador, el fotógrafo y una persona que hace el aseo.

Melisa Arango, fue monitora de un estudio durante varios años, ella indica que en la mayoría de empresas se trabaja 24/7, las modelos y las monitoras hacen turnos de ocho horas.

“Las chicas ganan en euros y dólares, dependiendo de la página, normalmente se maneja un porcentaje de 50% para el estudio y 50% para la chica. Eso sí, la página se queda con el 70% de las ganancias totales, aún así es un negocio muy rentable”.

Cada modelo transmite desde una habitación frente a un televisor y cámara, relacionándose con personas extranjeras, por eso hablar otros idiomas es un plus pero no un requisito.

Jessica, una joven de entre 20 y 25 años, delgada, de tez blanca y cabello rojo cobrizo, hace dos años es modelo webcam en la ciudad. Como en cualquier otro trabajo cumple puntualmente su jornada, que en el medio es la clave del éxito, ser constante y disciplinado.

“Una vez que se cruza la puerta del estudio hay que dejar atrás la moral, es un trabajo que requiere mucha inversión de tiempo si se quieren ver resultados, entre más horas estás en línea más te das a conocer”, explica la joven.

Y es que las grandes plataformas que se conectan con los estudios o modelos independientes manejan dos modalidades de interacción, privados y tokens, moneda equivalente a 0,050 centavos de dólar.

“En tokens la chica puede hacer todo en libre, así le paguen o no, desnudos y demás, los usuarios empiezan a tirar monedas y esa es su manera de ganancia. A veces el usuario decide que quiere tener un show a solas con ella, ahí ya es diferente, todo es más recatado, la chica conversa mucho más con los usuarios, en esta modalidad empiezan a pagar desde el primer segundo y claro que habrá más intimidad”, indicó Jessica.

En privado la modelo no está obligada a nada, aunque el usuario le pueda pedir infinidad de cosas, porque hay ciertas restricciones.

 

Un negocio rentable

En Colombia hay alrededor de unos 3.000 a 4.000 estudios, según la información suministrada por las páginas web a Asocea, entre las cuales generan empleo para 50.0000 modelos de manera directa.

Mientras los recursos que están ingresando al país son del orden de 40 y 50 millones de dólares mensuales.

En el caso de Ibagué, la monitora señala que un estudio consolidado podría estar ganando como mínimo $20 millones, si las modelos que tiene facturan entre dos y tres millones.

Pero en algo que coinciden quienes están inmersos en el negocio es que el ascenso de las modelos no es nada fácil, “pueden empezar ganando entre $1.000.000 y $1.500.000, pero es muy relativo, no hay un sueldo fijo, depende de muchos factores”, menciona Arango.

Las modelos llamadas ‘top’ ganan más de 10 millones de pesos, quienes son las que más tráfico reciben a medida que duran más tiempo conectadas.

También la capacidad de la casa influye en las ganancias generadas, por ejemplo Be7Studios, uno de los estudios más grandes de Ibagué, cuenta con 21 habitaciones, es decir, durante el un mes podrían transmitir 63 modelos webcam desde allí.

“Es una industria que ha venido creciendo, yo he sido asesor financiero de estas empresas durante 15 años, antes habían tres o cuatro estudios fuertes, hoy pueden haber 4.000, es un crecimiento exponencial”, menciona el presidente de Asocea.

 

Ad portas de tener una federación

Con la ley de crecimiento el Gobierno Nacional ratificó como agentes de retención a las persona jurídicas y naturales exportadoras de servicios de entretenimiento para adulto a través del sistema webcam.

Asimismo, se estipuló que las empresas estarán organizadas en una Federación de Comercio Electrónico para Adultos (Fencea) que regulará el sector. Dicha federación aún no ha sida reglamentada mediante proyecto de ley.

“Ya la Federación se creó el año pasado y como lo dice el artículo de la reforma tributaria será reglamentada en ley, nosotros tenemos de muy buena fuente que ya está el proyecto en el congreso en espera para ser radicado”, concluyó Darío Sánchez presidente de Asocea.

 

Exposición, performance y erotismo

 Se dice que un estudio es exitoso por las monitoras, porque ellas básicamente guían a las modelos, por esta simple razón son quienes conocen a profundidad hasta dónde puede llegar la imaginación de los hombres o mujeres.

“Los hombres tienen fetiches más que todo con los pies, tacones, prendas de látex para realizar bondage, también se ve mucho el juego de roles, sumisión y dominación. Pero en otras ocasiones los hombres solo quieren tener una conversación”, comenta la monitora.

“Lo que realmente genera ingresos para nosotros como estudio son las chicas que logran tener conversación con determinado número de usuarios, es lo que realmente monetiza, porque a veces un show sexual dura 15 o 20 minutos”, manifestó el dueño de Be7Studios.

El entretenimiento “es un paquete de todo”, pero al final la industria define a la modelo como una artista que cada vez tiene que mejorar su puesta en escena para que no caiga el tráfico, la ley del negocio.

 

Cifra

US$50.000 Millones de dólares genera la industria mensualmente en Colombia, es decir, dineros que entran del exterior provenientes de la venta de los servicios webcam.

 

Dato

Dentro de los principales consumidores de contenido webcam en el mundo están los Estados Unidos y toda Europa.

 

Dato

La profesión de modelo webcam la practican tanto mujeres como hombres, pero en muchos estudios también transmiten parejas, “como asociación estamos tratando de no promover el tema de parejas, porque ya hablamos de un contacto, ahí legalmente cambiaría el contexto”.

 

Dato

Colombia es el segundo mayor exportador de servicios de entretenimiento para adulto a través del sistema webcam en el mundo, estando solo detrás de Rumania.

Juan José Aguirre Z.

Comentarios