Lo que traerá la nueva reforma tributaria

ARCHIVO - EL NUEVO DÍA
En los próximos días se presentará el proyecto al Congreso. Hay dudas, temores y también aplausos. Polémica.

La reforma tributaria que presentará este mes el Gobierno al Congreso será toda una sorpresa. El ministro de Hacienda, Juan Carlos Echeverry, apenas ha dado algunos esbozos de lo que será el documento que promete simplificar el estatuto y ser equitativos.

Estas palabras las ha repetido en diferentes espacios el presidente Juan Manuel Santos, pero académicos, empresarios y hasta los entes territoriales están recelosos de lo que venga en definitiva en dicha reforma.

La controversia no da espera. El expresidente Álvaro Uribe Vélez ya arrancó y dijo que es un error quitar los estímulos a la inversión, pues se ha anticipado que serán eliminadas algunas exenciones.

Según la Dian, entre 2004 y 2010 el costo fiscal de las rentas exentas y de los impuestos no constitutivos de renta para personas jurídicas y naturales sumó 46 billones de pesos, una cifra para muchos descomunal cuando los recaudos del país por impuestos sumaron $86.6 billones en 2011.

Luis Hernando Franco, gerente de la firma Franco Murgueitio, afirma que existe gran preocupación por la posibilidad de que se eliminen las rentas exentas (aquellas que ganan las empresas y las personas y que no tributan).

“Sería un mal mensaje para los empresarios. Se especula también que se pretende eliminar las tarifas especiales de renta, lo que sería una situación grave porque los proyectos de inversión se hacen a largo plazo y un cambio tendría un impacto grande en los negocios”, asegura.

Buenos augurios
Pero el senador Luis Fernando Velasco espera que la reforma tributaria traiga cambios realmente estructurales y acabe con la cantidad de exenciones que tienen los grandes inversionistas, particularmente las del sector financiero.

“Lo que tiene que generar riqueza en la sociedad es el trabajo y el conocimiento y no la especulación, por eso aspiro a que esa reforma quite privilegios y exenciones a los que especulan con tierra y con dinero y facilite la creación de riqueza de aquellas personas que invierten su capital de trabajo en industria, turismo y agricultura”, indicó.

Sin embargo, lo que une a empresarios y analistas es que con el cambio se debe simplificar el Estatuto Tributario, que hoy tiene mil 100 artículos y dos mil normas complementarias, y, por otra parte, seguir organizando las finanzas del país, pese al buen momento económico de Colombia.

Para Fedesarrollo, lo que debe traer la reforma es básicamente un incremento en el número de bienes gravados con IVA con dos tarifas básicas; la unificación de la tarifa de renta para las empresas y la progresiva eliminación del Impuesto al Patrimonio.

Por ahora se conoce que el documento de reforma contempla 960 artículos, que buscan hacer más fácil la tarea de pagar impuestos y, al mismo tiempo, equiparar las cargas. Es decir, que quienes ganan más paguen más tributos.

- Eliminar exenciones
El régimen tributario colombiano contempla exenciones en el pago de diferentes impuestos, en especial el de renta, en sectores como en la hotelería y el agro para cultivos de tardío rendimiento, donaciones y ahora con la Ley de Formalización se otorgaron otros descuentos en la renta para quienes legalicen su negocio. Las exenciones incluyen también a las personas naturales.

El costo fiscal para el país, por los ingresos que no constituyeron renta, entre los años 2007 y 2010, fue de 23.9 billones de pesos, según la Dian.

La propuesta que viene con la reforma tributaria es reducir en lo que más se pueda esas exenciones.
Por ejemplo, definiendo las actividades económicas para evitar que quienes no tienen el derecho, se acojan de forma irregular al beneficio. Esto sucede en hotelería, pues algunos arriendan edificios y se declaran como hoteles que tienen exenciones hasta de 30 años.

También se modificaría el tratamiento tributario para las donaciones. Para las personas naturales se eliminarían los descuentos.


- Reforma fiscal
El Gobierno anunció que un capítulo de la reforma tributaria estará dedicado al régimen fiscal de los entes territoriales.
Los departamentos son encargados de impuestos como bebidas alcohólicas, tabaco, deportes y una proporción de sobretasa a la gasolina.

La nueva reforma estará orientada a modernizar el sistema tributario regional, con el fin de que se aumente el recaudo y se simplifiquen los procesos.


Que un porcentaje del impuesto de renta retorne a las regiones, para fortalecer las finanzas, es la propuesta adicional de los departamentos. Así mismo, que se modifiquen gravámenes como el de ganancias ocasionales.

Los municipios plantean un régimen tributario diferencial, según el tamaño de los entes territoriales y la posibilidad de eliminar unos impuestos que consideran obsoletos y fortalecer otros. “Por ejemplo, acabar con algunas estampillas que no ofrecen nada o el tributo de degüello en zonas que no son ganaderas”, afirma Gilberto Toro, presidente de Fedemunicipios.


- Menos tarifas de IVA
Hoy, el régimen tributario colombiano tiene ocho tarifas diferenciales de IVA, que oscilan entre 1.6 y el 35 por ciento. La más común es el 16 por ciento, a bienes y servicios, pero, por ejemplo, el 20 por ciento por uso de telefonía móvil y el 35 a la compra de vehículos importados, el más alto.

Lo que se planteará en la reforma tributaria es reducir el número de tarifas y que máximo se fijen dos. Fedesarrollo propone el 10 y el 16 por ciento, con la ampliación del número de bienes y servicios a los que se le cobre el impuesto.


La Dian ha hecho varias investigaciones sobre el tema y las propuestas más factibles serían implementar una única tarifa (15 por ciento) para todos los bienes y, por otro lado, instaurar una segunda de tres por ciento para los bienes que hoy son excluidos, teniendo en cuenta que hay productos sensibles de la canasta familiar que no se pueden gravar.


La clave de este tema, explica Alejandro Reyes, analista de Ultrabursátiles, es la universalidad, es decir, ampliar el IVA, proteger la canasta familiar y reducir la variedad de tarifas, entre ellas, la de los artículos exentos o excluidos.


En 2011, el recaudo por concepto de IVA llegó a 25.1 billones, el segundo en importancia después de la renta. En la actualidad, 181 productos de consumo básico están gravados con el Impuesto al Valor Agregado.


- Bajar la tarifa de renta
Esta ha sido una de las peticiones constantes del sector empresarial colombiano. Hoy operan dos tarifas básicas para el impuesto de renta, que se constituye en el principal recaudo del país. En 2011 ingresaron 34.8 billones de pesos por este gravamen.

Las tarifas vigentes son de 33 y 15 por ciento sobre la utilidad. Ésta última opera para usuarios que están ubicados en las zonas francas del país. También existe el 20 por ciento de renta para entidades de régimen especial como cooperativas, que si cumplen algunos requisitos no pagan el tributo.


Para algunos analistas y los mismos empresarios, esta es una de las inequidades más grandes del sistema tributario.

La propuesta que traerá la reforma es bajar la tarifa de renta de 33 al 28 por ciento y, de manera adicional, volver a gravar con renta a los accionistas, es decir, quienes reciben dividendos en las compañías, con una tarifa menor, iniciativa que desde ya se cuestiona porque se volvería a la doble tributación (empresa y accionista).

La otra iniciativa que se contempla es fijar dos tarifas de renta, entre 25 y 31 por ciento.

CALI, COLPRENSA - EL PAÍS

Comentarios