TLC con Israel busca ampliar el consumo de bienes locales

De acuerdo con el ministro de Industria y Comercio israelí, Shalom Simjón, se espera que el acuerdo esté listo para finales del 2012.

Las negociaciones de un Tratado de Libre Comercio, TLC, entre Colombia e Israel, que comenzaron esta semana en Jerusalén son la nueva estrategia del Gobierno por fortalecer el comercio con el Medio Oriente, diversificar más las exportaciones y acceder a un mercado más amplio.

Con la visita del ministro de Comercio, Sergio Díaz-Granados, a Israel, donde se reunió con el ministro de Industria y Comercio israelí, Shalom Simjón, se daría inicio a las negociaciones de este nuevo acuerdo.


“Con inversión, erradicando la pobreza y con el crecimiento de la clase media, Colombia puede ser un país mucho más importante en el continente. Esperamos tener el acuerdo para finales del 2012”, dijo el canciller israelí, Danny Ayalón.


Este tratado obedece al interés que ha demostrado el presidente Santos para ampliar la agenda comercial con el Medio Oriente y diversificar sus mercados.


Al explicar las razones por las cuales Colombia estaría interesada en este tipo de acuerdo con Israel, el Ministro indicó que aunque ese es un país 51 veces más pequeño que Colombia, tenía un nivel superior en el comercio exterior.


“Como son economías complementarias no compiten; la intención es terminar negociaciones a finales de este año”, dijo Yoed Magen, embajador israelí en Colombia.


“Todos los sectores pueden beneficiarse de este acuerdo que es muy amplio”, agregó.


Además, la estructura económica de Israel está más enfocada en los servicios, cuando el 66 por ciento de su oferta está en este sector y apenas 32 por ciento en industria.


“Se ha visto potencial para el sector agroindustrial. Allá hay desarrollo pero también tienen necesidad de muchos productos”, dijo Javier Díaz, presidente de la Asociación Nacional de Comercio Exterior, Analdex.


“Lo que se ha estado mirando es la necesidad de diversificar el mercado. Hay cabida tanto para productos elaborados como para los más básicos”, apuntó.


Para el Ministro colombiano, hay potencial en otros productos en el sentido de que Israel está importando máquinas eléctricas y sus partes, calderas, filamentos sintéticos artificiales, telas no tejidas, productos orgánicos y químicos, entre otros.


Gracias a un estudio conjunto que evaluó los riesgos y beneficios del futuro tratado comercial, se tomó la decisión de empezar las negociaciones bilaterales.


Una de las conclusiones del estudio fue que “la eliminación arancelaria creará oportunidades para los productos que los países hoy en día no intercambian entre si, pero que comercializan para el resto del mundo”.

BOGOTÁ, COLPRENSA

Comentarios