El país está en época de bonanza, pero en riesgo de ‘desindustrialización’

ARCHIVO – EL NUEVO DÍA
La cifra que presentó el Departamento Administrativo Nacional de Estadística, Dane, sobre exportaciones durante 2011 ha sido calificada por algunos analistas como “un récord inimaginable” para el país.

Las ventas externas reportaron un crecimiento del 43 por ciento con respecto al 2010, al superar los 56 mil  millones de dólares.

Ese aumento obedeció, principalmente, al incremento en un 56.9 por ciento de productos tradicionales (petróleo, carbón, café y ferroníquel). Sin embargo, las exportaciones de productos no tradicionales (alimentos, bebidas, tabaco, entre otros) sólo reportaron un crecimiento del 18.7 por ciento.


El panorama
Para Juan Carrillo y Juana García, docentes y analistas del área de negocios internacionales de la Facultad de Administración de la Universidad de los Andes, con este panorama se evidencia una diferencia significativa entre la situación actual de sectores como el minero-energético y el industrial.


En este sentido, Carrillo aseguró que “si analizamos un poco más lo que ocurre detrás de esta cifra, vemos que los productos primarios o tradicionales han venido aumentando su participación en forma acelerada.  


 “y llegarán a representar en el futuro, el 80 por ciento de todo lo que vendemos al exterior, mientras que los productos industriales ya sólo son el 20 por ciento”.


Según las proyecciones para el 2012, dijo el analista, las exportaciones primarias o tradicionales crecerán en un orden del 50 por ciento, mientras que las industriales lo harán en un 15 por ciento.


“En términos relativos nos estamos volviendo un exportador principalmente de commodities o productos básicos, como Venezuela y Nigeria, con toda la volatilidad que esto implica; mientras los sectores industriales, que son la fuente principal de empleo junto con los servicios, declinan”.


Por tal razón, explicó que se está presentando una volatilidad muy grande por el desarrollo del sector minero-energético, pero a su vez se está reduciendo la generación de empleo, como consecuencia de las dificultades que afronta el sector industrial como el "estancamiento" y la reducción en la producción.   


¿QUÉ GENERA EMPLEO?
“Generalmente los servicios, la producción de industria liviana que son las confecciones, zapatos, productos de cuero, plásticos, jabones, cosméticos, todo eso emplea mucha gente, pero el sector se está reduciendo”, dijo Carrillo. En esa apreciación coincidió la docente Juana García, al afirmar que con la falta de una política industrial, el empleo decrece. “¿Qué es lo que mantiene la producción industrial que vemos hoy en día con unas cifras del cinco y seis por ciento anual? El consumo interno. Eso es lo que nos mantiene en estos momentos la industria, pero nos hemos ido desindustrializando en los últimos años. Hemos pasado de un proceso exitoso de industrialización para volvernos el productor de productos básicos que somos”.
 

BOGOTÁ, COLPRENSA

Comentarios