sssss

La otra cara de la moneda en la crisis de la Minerva

ARCHIVO - EL NUEV0 DÍA
Un reporte del Fosyga señala que la entidad ha recibido giros directos por más de $30 mil millones en los últimos tres años. Las cifras ponen en tela de juicio la credibilidad de las directivas y propietarios de la Clínica.

En 1947 cuando comenzó a operar en el Centro de Ibagué, nadie se imaginó que la Clínica Minerva, que durante la segunda mitad del siglo XX se convirtió en un referente para las instituciones médicas de la región, estaría a punto de ser liquidada 68 años más tarde.

Sus directivas, con cifras en mano, han reiterado que la quiebra de la entidad es producto de las deficiencias estructurales que caracterizan el actual sistema de salud, en el cual se destaca la insolvencia de las EPS.

A comienzos de julio Mauro Varela, presidente de la Junta de Administración de la Clínica, anunció que 25 de estas empresas le adeudaban a la IPS alrededor de 17 mil millones de pesos.

En el listado de acreedores, salieron a relucir nombres bien conocidos y no tan gratos para los usuarios: Caprecom (del cual es responsable el mismo Estado), Saludcoop, Saludvida, Cafesalud y Humana Vivir.

Respecto a Caprecom, Varela dijo en ese entonces que es un “desorden administrativo”, porque reciben las cuentas de cobro, pero no son enviadas a tiempo a Bogotá.

La millonaria acreencia ha impedido, según dijo Varela, contar con los recursos suficientes para pagarle a los empleados sus salarios y prestaciones sociales.

Al cierre de esta edición se les debía tres meses de salario: mayo, junio y julio de este año, según le informó a EL NUEVO DÍA un trabajador de la Clínica, quien solicitó la reserva de su identidad.

De la misma manera, Varela dijo que el no pago de las EPS también ha impedido cumplirle a los acreedores y comprar los suministros mínimos que se requiere para brindar la atención médica.

Directivas en la mira

La crisis (Ver Línea de Tiempo), y las reiteradas advertencias sobre un inminente cierre por parte de las directivas de la entidad, despertaron la solidaridad de numerosos sectores de la opinión pública.

Al tiempo que puso a la Clínica bajo la lupa de organismos como la Defensoría del Pueblo y el Ministerio del Trabajo en el Tolima, que han estado al tanto del proceso de concertación entre propietarios y trabajadores.

En ese sentido, toda la mirada de los usuarios y organismos oficiales ha estado enfocada en la irresponsabilidad de las EPS, tal cual como ha sucedido con otros casos ocurridos en el Departamento y en el país.

No obstante, en las últimas semanas la mirada comenzó a cambiar de dirección y apunta también hacia las directivas de la Clínica, en las cuales se destaca el gerente de la entidad, José Leonel Rivera, y Mauro Varela.

Si bien las directivas y la Junta misma de la Minerva no son señalados como responsables directos de la crisis, el retraso en el pago de los salarios de los trabajadores, quienes han organizado dos jornadas de protesta en menos de un mes, causan mucho ruido.

Pero una cosa es el ruido que genera el inconformismo de los trabajadores hacia sus patronos, normal en un proceso de liquidación, y otro muy distinto el descubrimiento de contradicciones en la información entregada por las directivas en asuntos tan delicados como el manejo financiero.

EL NUEVO DÍA conoció un reporte del Fosyga, el fondo que administra los recursos que les giran las EPS a IPS como la Minerva, en la que se describe cuánto dinero se le ha transferido a la entidad en los últimos 40 meses.

De acuerdo con las cifras de este Fondo, en los últimos tres años y medio, la Clínica ha recibido más de 30 mil 666 millones de pesos, un promedio aproximado de $766 millones por mes.

Los giros directos reportados provienen de Caprecom, Cafesalud, Solsalud, Salud Vida, Ecoopsos, y otras EPS, que han sido señaladas por las directivas como responsables de la quiebra de la entidad.

La polémica, entonces, se centra en por qué si la Minerva ha recibido según el Fosyga, estos recursos, no ha podido efectuar el pago a sus trabajadores, mientras por el contrario, se agiliza el proceso de liquidación.

Asimismo, el principal interrogante es si estos recursos que han sido girados hasta julio, de manera continua, podrían retrasar la liquidación que fue autorizada por la Junta de Administración en julio.

“Me engañaron”

Elio Fabio Rodríguez, director de la territorial del Ministerio del Trabajo en el Tolima, fue quien solicitó ante el Fosyga el reporte de los recursos girados a la Minerva desde marzo de 2012 a la fecha.

Dijo que efectuó la solicitud, luego de que las directivas de la Clínica le informaran que el giro directo correspondiente a mayo de 2015, fue solo de 300 millones de pesos, cuando se esperaba recibir unos mil 380 millones de pesos.

Rodríguez le indicó a EL NUEVO DÍA que se llevó una sorpresa cuando encontró en el informe del Fosyga que en mayo a la entidad le giraron más de mil 247 millones de pesos, de los cuales 476 millones corresponden a Caprecom.

“La afirmación del Gerente y del Presidente de la Junta de que en mayo en vez de recibir un giro de mil 380 millones, solo recibieron 300 millones de pesos, es mentira, no es cierto”, señaló.

El funcionario dijo recibir los resultados “con bastante preocupación e indignación porque considero que fui engañado por la gerencia y la Junta Directiva y su Presidente, porque ellos manifestaron insistentemente que había que cerrar, que había que liquidar”.

Y añadió que “el Fosyga me envía un documento en el cual manifiesta todos los recursos que ha recibido la clínica desde marzo de 2012 a julio de 2015, y esa cifra indica que siempre hubo flujo permanente de recursos.

“Que no es tal cuento de que Caprecom no les haya pagado un peso, porque se evidencia en la relación de pagos mes a mes que esta EPS sí ha otorgado recursos”, aseguró.

A esto se suma, explicó Rodríguez, ingresos por convenios con la Policía y las Fuerzas Militares, que no aparecen registrados en el reporte del Fosyga, y representan también recursos para la Clínica.

Solicitud de intervención

Elio Fabio Rodríguez informó que esta semana, durante la reunión ordinaria de la Subcomisión de política salarial y de concertación laboral, se acordó solicitar la intervención de la Clínica por parte de la Superintendencia de Salud.

“La Subcomisión que está representada por el sector privado, por el Estado y por las organizaciones sindicales, solicitaron que pidiéramos a la Supersalud una intervención inmediata para que tome las medidas preventivas del caso y así evitar que, presuntamente, esta empresa incurra en estrategias fraudulentas para una posible insolvencia”, afirmó Rodríguez.

¿Agilizan la liquidación?

EL NUEVO DÍA dialogó con dos trabajadores de la Clínica Minerva, quienes esta semana enviaron al Ministerio del Trabajo en el Tolima una carta en la cual manifiestan que se les está vulnerando sus derechos.

En la misiva se indica que les ha tocado cumplir los horarios de trabajo en plena calle porque les negaron el ingreso a las instalaciones de la Clínica.

También, señala el documento, los trabajadores exigen que se cumplan los acuerdos pactados por la Clínica y los trabajadores, en los que se especifica los pagos de nómina pendientes y los que ordena la ley, en un proceso que es vigilado por la Defensoría y el Ministerio de Trabajo.

Con respecto a esta solicitud, uno de los trabajadores dijo que los compromisos no han sido cumplidos al parecer, porque el proceso de liquidación está en marcha, lo cual señaló, les fue anunciado por el propio gerente Rivera Nieto.

Frente a la liquidación que fue autorizada hace menos de un mes por la Junta de Administración, Rodríguez informó que el Gerente y el Asesor Jurídico de la Clínica solicitaron información en julio para adelantar el despido colectivo de los trabajadores.

“Les dije que en el Código Sustantivo del Trabajo se enumeran los procedimientos a seguir y que los r equisitos son bastantes dispendiosos.

“El proceso normalmente dura dos meses, pero como este es un caso delicado, antes de tomarse una decisión en Ibagué la consultaremos con Bogotá porque no es nada fácil autorizar un despido colectivo. Les dije que en menos de cuatro meses no podría tener un resultado”, advirtió Rodríguez

Línea de tiempo 

2014

27 de junio
Clínica Minerva se declara en emergencia funcional por renuncia masiva de los médicos de urgencia.

1 de julio
Cierre de la clínica, por renuncia de un grupo de médicos a quienes se les adeudaban salarios.

5 de julio
La Secretaría de Salud de Ibagué, en comunicado que se conoció en la tarde, dio a conocer que la Minerva incumplió el plazo de 72 horas que tenían para rehabilitar el servicio.

9 de julio 

Cierre temporal del servicio de la Clínica Minerva, el cual fue notificado el 15 de julio.

Diciembre
se empezaron a registrar demoras en el pago de salarios a sus empleados.

2015

20 de febrero
un grupo interdisciplinario de la Territorial del Ministerio del Trabajo adelantó una visita a la Clínica y encontró (a esa fecha) que a los trabajadores se les debía cuatro meses de salario (noviembre, diciembre de 2014 - enero y febrero de 2015); tres meses de seguridad social, también se les adeudaba la prima de fin de año, y  las dotaciones.

Marzo 11
Debido al acompañamiento de la Defensoría del Pueblo (mesa de concertación)  la Gobernación canceló una deuda que tenía por cerca de 350 millones.
-Se acordó que de los giros directos que se realicen por parte del Fosyga, la Clínica Minerva priorizará el pago de cada mes adeudado a los empleados, y del aumento de estos giros o el recaudo de otros ingresos se destinarán paulatinamente a quedar al día con las deudas de los salarios.
-El Director envió al ministro de Salud, Alejandro Gaviria, una carta en la cual expuso detalles de la crisis que según él, tiene como eje central la deuda de 19 mil millones que no les han cancelado.

Marzo
José Leonel Rivera, director Administrativo de la Clínica Minerva, anunció que sus 277 empleados en nómina no han visto un solo peso de salario en lo que va de 2015 (estas obligaciones son por dos mil millones de pesos). Dijo que la crisis afecta a más de 450 personas, entre trabajadores directos e indirectos de la entidad.

16 de marzo
La gerencia de la Clínica Minerva destinará giro realizado por la Secretaría de Salud, al pago exclusivo de la nómina de los empleados.

Marzo
La territorial del Ministerio del Trabajo en el Tolima abrió una investigación a la Clínica por la demora en los pagos.

1 de junio
Los accionistas de la Clínica enviaron una carta al Superintendente de Salud pidiendo la intervención voluntaria de la Institución. Mauro Varela, presidente de la Junta de Administración de la entidad, dijo que los accionistas cometieron “harakiri”, porque al solicitar la intervención voluntaria se estaba en riesgo de perder el patrimonio.

1 de julio
Con velas y pancartas los empleados de la clínica protestaron por el no pago de tres meses de salario.

Julio 10
Mauro Varela anuncia que a la Clínica 25 EPS le adeudan alrededor de 17 mil millones de pesos. Advierte que sin este pago la Clínica no tiene el recurso para pagar nómina, prestaciones sociales, acreedores y, lo principal, los suministros necesarios para brindar una atención médica de calidad.

18 de julio
Fue aprobada la disolución y liquidación voluntaria por parte de la Asamblea General Extraordinaria de Accionistas.

22 de julio
Desde las 7 de la mañana los trabajadores realizaron un plantón frente a la sede de la institución.

26 julio
Trabajadores de la Clínica que fueron consultados aducen que no les han pagado los salarios que corresponden a mayo, junio y julio.

27 de julio
Los trabajadores de la Clínica informaron que no les dejan ingresar a las instalaciones de la Clínica y señalan que se han visto presionados por el Gerente y Presidente de la Junta Administrativa para que renuncien.

CRISTIAN ARROYO

Comentarios