La pobreza cede en Ibagué, pero la desigualdad continúa

Centenares de familias desplazadas que llegaron a Ibagué, una reducción del número de personas en condición de pobreza e indigencia, y una desigualdad que persiste caracterizan los ejes transversales del estudio.

Ibagué continúa siendo una ciudad receptora de personas en condición de desplazamiento, de acuerdo con las cifras reportadas en el informe de Calidad de Vida de Ibagué Cómo Vamos.

Las cifras señalan que en 2014 aumentó en 4.3 por ciento el número de personas en condición de desplazamiento con respecto a 2013, lo que equivale a más de tres mil ciudadanos que arribaron hasta la Ciudad Musical.

Y como una característica transversal a todo el informe del programa Ibagué Cómo Vamos, en 2014 la Ciudad Musical reportó descenso en la pobreza, al mismo tiempo que no presentó avances significativos en desigualdad.

Como un dato positivo está que pese a que no habido avances significativos en la reducción de la desigualdad, Ibagué es una de las urbes más igualitarias dentro de la Red de Ciudades Cómo Vamos. Solo es superada por Valledupar y Bucaramanga.

A continuación se presenta un análisis del programa, colectivo encargado de implementar el informe.

Análisis de Ibagué Cómo Vamos

En las ciudades, especialmente en las de Colombia hay asuntos clave y determinantes al tomar decisiones de política pública que beneficien a la población que más lo necesitan, estos pasan especialmente por aspectos demográficos, condiciones de pobreza y muy especialmente en nuestro país por el fenómeno del desplazamiento.

En este sentido el Programa Ibagué Cómo Vamos hace seguimiento a indicadores relacionados con estos temas, en aras de que sea tenido en cuenta el contexto que estos determinan para las decisiones de una ciudad.

La población en Ibagué

Según las proyecciones de población calculadas por el Departamento Administrativo Nacional de Estadística (Dane), para 2014 la población ibaguereña ascendió a 548 mil 209 habitantes.

Es decir, cinco mil 333 habitantes más que en 2013; de ellos el 48.6 por ciento corresponde a hombres y el 51.4 por ciento a mujeres.

De acuerdo con los rangos de edad, el 25 por ciento corresponde a la población entre cero y 14 años, el 66 por ciento a la población entre 15 y 64 años de edad, mientras el restante 8.6 por ciento corresponde a los habitantes con 65 o más años.

Lo anterior, revela que la relación de dependencia, es decir la población que depende de otro segmento (para nuestro caso la población dependiente corresponde a la menor de 15 años y la mayor de 64), para Ibagué continúa reduciéndose, pues para 2014 se ubicó en 51.5 por ciento.

Esto quiere decir que por cada 100 personas en edad de trabajar, existen 51 en edades inactivas (dependientes) reducción que es positiva.

Es importante decir que en el momento en que este indicador cambie su tendencia decreciente marcará el final del Bono Demográfico, como consecuencia del aumento en el peso de la población adulta mayor; asunto que plantea retos para los gobiernos por lo que será necesario estar atento a los nuevos requerimientos y necesidades a lo que dé origen este proceso tales como la oferta de empleo, educación y seguridad social, entre otros.

El desplazamiento

Este factor, causado principalmente por el conflicto armado, se constituye hoy por hoy como transversal que afecta la calidad de vida en las ciudades colombianas.

Este afecta las condiciones de vida de las personas desplazadas y genera de estas mayor demanda de bienes y servicios al llegar a las urbes.

De acuerdo con la Secretaria de Bienestar, en 2014 había en Ibagué 76 mil 383 personas en condición de desplazamiento, de las que gran parte corresponde a niños hasta los 12 años, población joven y en edad productiva.

Imagen eliminada.

Pobreza

La línea de pobreza nos muestra para 2014 que continúa la tendencia decreciente de este indicador, lo cual es positivo. 

De acuerdo con los datos del Dane, durante ese periodo se reportó un 16.4 por ciento de la población de Ibagué por debajo de la línea de pobreza. 

Es decir que esta población subsistió con un nivel mínimo de ingreso que les permitió el consumo de una canasta básica de bienes y servicios como alimentación, vestuario y vivienda, y que equivale a 233 mil 361 pesos mensuales. 

En esta condición están alrededor de 89 mil 906 personas, lo que indica una reducción de 2.2 por ciento con respecto al año anterior. 

Imagen eliminada.

Pobreza extrema

La línea de pobreza extrema muestra que para 2014 el 2.3 por ciento, unas 12 mil 609 personas en la capital del Tolima, subsistieron con un mínimo de ingresos que les permitió satisfacer sus necesidades básicas alimenticias. Este indicador mantiene su tendencia decreciente desde 2008 y en la actualidad está por debajo del promedio nacional, que se ubica en 9.1 por ciento.

Desigualdad

Finalmente, y no menos importante, el indicador más usado para medir la desigualdad en el nivel de ingresos es el coeficiente de Gini, que evidencia la concentración del ingreso económico en una población. 

Cuanto más cerca esté a 1 significa mayor concentración del ingreso, mientras que entre más cerca esté a 0 significa una menor concentración. 

En 2014 para Ibagué, este indicador se ubicó en 0.44, lo que se tradujo en una ligera reducción frente al año anterior, situándonos por debajo del promedio nacional (0.53). 

Es preciso resaltar que a pesar de la innegable relación que presenta la pobreza con la desigualdad, el comportamiento de un fenómeno no necesariamente está determinado por el otro. 

En otras palabras, la disminución de la pobreza no está necesariamente ligada a la reducción de la desigualdad y lo que puede verse en Ibagué es que en efecto la pobreza empieza a tener una tendencia decreciente, pero la desigualdad en términos de ingresos ha seguido durante los últimos dos años. 

Imagen eliminada.

REDACCIÓN EL NUEVO DÍA

Comentarios