Lluvia de franquicias

SUMINISTRADA - EL NUEVO DÍA
La franquicia es una alternativa que contribuye en la generación de puestos de trabajo: se calcula que, en promedio, permite crear de dos a cinco empleos directos nuevos.

Hace unos años, Andrés Torres era un exitoso corredor de bolsa de una firma del mercado de valores colombiano. Un día, se cansó del negocio bursátil y de la mano de su esposa, se animó a importar desde China unas máquinas para decorar las uñas de las mujeres que le vendió a salones de belleza.

El experimento no funcionó. Las máquinas no se vendían y la pareja decidió montar un spa de uñas, que poco a poco fue ganando popularidad por sus diseños únicos y buenos precios. El negocio resultó tan próspero que, tiempo después, se lanzaron a crear un esquema de franquicias que ha propiciado el crecimiento de Super Wow, nombre con el que denominaron su marca.

“Decidimos ofrecer este modelo de servicio porque es estandarizado y así garantizar la calidad de los clientes y franquicias sin mayores riesgos”, cuenta Torres, quien confirma que hoy la marca tiene 20 franquicias con presencia en Bogotá, Chía, Villavicencio, Bucaramanga y próximamente en la Costa Atlántica y otras regiones del país. Atiende cerca de un millón de clientes al año, con ventas totales por cerca de $20.000 millones anuales y un crecimiento sostenido.

Como Super Wow, en Colombia existen 552 marcas con franquicia y con todo ‘como en botica’: desde lavaderos de carros, gastronomía, fumigaciones corporativas, hogares geriátricos, bienes raíces, educación y belleza, según la Cámara Colombiana de Franquicias (Colfranquicias).

Si bien el país vive una etapa de crecimiento y mayor conocimiento de las franquicias, aún falta tela por cortar. En América Latina, se calcula que en Brasil representa 6% del Producto Interno Bruto (PIB), mientras que en México cerca de 4% y Colombia no alcanza a llegar al 2%. La meta es alcanzar ese 4%.

“Colombia es una niña bonita para las franquicias. Contamos con una de las economías más estables de la región, a la vez que somos el tercer país en mayor tamaño poblacional de América Latina. El emprender a través de una franquicia le asegura al nuevo empresario una mayor probabilidad de éxito, pues se trata de un modelo ya probado”, comenta Francisco Paille, presidente de Colfranquicias.

Esto muestra que emprender no significa siempre empezar de cero un negocio, sino que se puede iniciar a partir de la experiencia de otros. Y tampoco es ver la empresa como una planta que crece y de la cual solo hay que esperar los frutos, sino que su crecimiento no solo depende de las condiciones del mercado, sino las habilidades de sus socios.

“Si bien un empresario también se puede quebrar con una franquicia, se disminuye la probabilidad de fracaso, que es lo que a veces pasa con el emprendimiento en Colombia: 9 de cada 10 emprendimientos terminan cada año, mientras que con la franquicia se observa que 7 de cada 10 superan el tercer año”, afirma Ramón Wilches, socio de la consultora Sinérgi-K, que hace parte de una de las redes más importantes de franquicias en el mundo, Front Consulting International.

 

Los casos

Si bien en Colombia abundan las franquicias, es importante anotar que su éxito no depende exclusivamente del sector económico en el que se mueven, sino de la habilidad de los propietarios de la marca para posicionarla y lograr un crecimiento tal que la conviertan en atractiva para quienes quieren emprender a través de este esquema. Es el caso de la inmobiliaria Re/MAX, una franquicia de desarrollo de agentes inmobiliarios, en la que se retiene a los talentos más demandados por el mercado, con presencia en más de 100 países. La inversión para empezar con esta franquicia es de $5 millones y se calcula que 15% de sus franquiciados son extranjeros, en especial inmigrantes venezolanos que han encontrado oportunidades de negocios de esta manera.

En el sector automotor se destaca Pronto Wash, una franquicia de origen argentino, que fue adquirida hace 15 años por el empresario caleño Juan Gabriel Remolina, quien tras ser empleado en multinacionales durante varios años, siempre soñó con tener su propia empresa. En 2004, viajó a una feria de franquicias en Washington y descubrió la marca.

“Hoy logramos tener más de 100 puntos de venta en el ámbito nacional, principalmente ubicados en los centros comerciales y edificios corporativos. Logramos lavar aproximadamente 40.000 carros/mes y los primeros en traer el concepto de lavado ecológico en el país”, comenta Remolina, quien a comienzos de este año logró comprarle la marca a los argentinos y busca exportar la franquicia, asesorados con el conocimiento adquirido en Colombia.

¿Cómo escoger una buena franquicia?

• Haga un análisis macroeconómico, busque un sector con una clara tendencia de crecimiento y por encima de todo, que le guste y sea afín a su personalidad.

• Verifique que la franquicia cuente con un buen soporte técnico durante la vigencia del contrato (por ejemplo, una franquicia que capacite meseros, personal de caja y administrador de un

restaurante, por ejemplo)

• No sólo interesa el valor de la franquicia sino de la operación en sí. La membresía es sólo una

parte del negocio, hay que considerar inversiones en equipos, dependiendo del sector.

• La franquicia es una alternativa que contribuye en la generación de puestos de trabajo: se calcula que, en promedio, permite crear de dos a cinco empleos directos nuevos.

• Considerar el impacto social de la decisión.

BOGOTÁ, COLPRENSA

Comentarios