“El empresario no solo debe trabajar por dinero, lo debe hacer por pasión”: Luis Duque

HÉLMER PARRA - EL NUEVO DÍA
EL NUEVO DÍA habló con el propietario de las panaderías Morata para conocer de su historia y cuál es la percepción sobre la actualidad económica de la región.

No contar con las necesidades básicas, al igual que muchos jóvenes en el país, no truncaron el rumbo, ni desviaron los objetivos de un joven cajamarcuno, quien vio en la panadería y pastelería su proyecto de vida.

Hoy, luego de 19 años de trabajo como propietario de panadería, Luis Duque, dueño de las panaderías Morata, se ha convertido para los ibaguereños y tolimenses en un ejemplo a seguir, porque gracias a su esfuerzo y constancia, ha contribuido en la construcción de ciudad y le ha brindado oportunidades a cerca de 150 empleados, para que sus familias, según él, no pasen las necesidades que afrontó en su infancia.

EL NUEVO DÍA dialogó con Duque, para conocer su historia de vida, saber qué opina de la actualidad económica de la región y cuál es su visión en el futuro empresarial.

EL NUEVO DÍA: ¿Cómo se cataloga como empresario?

LD: Como un hombre constante, porque hacer empresa no es fácil, no solo en Colombia, es en todo el mundo. Todos los empresarios que han surgido, han luchado por sus sueños y ese ha sido mi ejemplo. El problema que sucede con las personas hoy en día, es que quieren las cosas fáciles y esto toma tiempo. Por ejemplo, nosotros llevamos desde el año 2000 trabajando, y hemos crecido desde hace tres años.

END: ¿Cómo llegó a ser empresario, cuéntenos más de su historia?

LD: Yo nací en Cajamarca, soy 100% tolimense. A los 13 años empecé en el oficio de la panadería, como ayudante en ese entonces, limpiando latas. Era muy humilde en esa época, con unas necesidades básicas que afrontamos con mi mamá. Mi papá murió cuando yo tenía cuatro años por eso mi familia solo estuvo compuesta por mi mamá y yo.

END: ¿Aquel joven humilde, cómo llegó a ser empresario?

LD: Cuando yo empecé en la panadería, me enamoré. Aún lo sigo haciendo, independientemente de que hoy sea el propietario de una panadería. Cuando cumplí los 15 años, yo ya era panadero, a los 17 decidí aprender pastelería, se me presentó una oportunidad en Ibagué de trabajar en la panadería Dulima, eso fue en el año 86 y perduré hasta el 97, ahí observé el proceso de la pastelería y aprendí. En ese año (97) viajé a Medellín, monté un proyecto, que no se dio por factores externos. En el 2000 se dio la oportunidad de tomar una panadería en arriendo y ahí empezó todo.

END: ¿Con cuántos empleados inició y hoy con cuantos cuenta?

LD: En ese entonces yo era el ‘todero’ y tenía un vendedor. Me acuerdo que el primer día me vendí 92 mil pesos. En cuestión de un mes el negocio se proyectó y fue creciendo, hoy tenemos 150 empleados .

END: ¿Cuál fue el éxito del crecimiento?

LD: A mí me ayudó el haber estado en Medellín, porque cambió un concepto que tenemos los tolimenses y es la percepción del cliente, allí aprendí el buen servicio al cliente.

END: ¿Qué personas fueron indispensables en su camino como empresario?

LD: La señora Lili García, ella me arrendó la primera panadería y, el señor Venancio Ramírez que me alquiló el local aquí en la esquina de la 19. Ellos son personas muy importantes para mi empresa.

END: De ese trasegar en la vida como empresario, ¿cuál debe ser ese consejo para que los emprendedores lo apliquen?

LD: El saber asociarse. Yo tuve una sociedad desde el 2005, que hoy la analizo y pienso que fue innecesaria. Humildemente lo digo, viendo los resultados de estos últimos tres años donde el crecimiento ha sido importante, bajo una nueva organización, creo que me equivoqué, porque no necesitaba socio y de pronto hubiese sido mejor estar solo. Siempre me va a quedar la inquietud de qué pudo haber sido si yo hubiese estado solo siempre.

Hoy tengo una libertad en la toma de decisiones, que por fortuna, nos ha catapultado a un crecimiento. No tengo ningún condicionante. No quiero decir que las sociedades no sean buenas, es más considero que así se construye en conjunto, pero hay que saber asociarse, analizando los pro y los contra.

END: ¿Cuántas veces ha fracasado y ha salido adelante?

LD: Mi primer proyecto lo tuve en el año 92 y, fue una panadería de reparto, pero ese no fue el momento, a veces las cosas llegan en el momento justo. El otro fue en Medellín, pero los de los dos, incluyendo la disolución de la sociedad, aprendí muchísimo y si hoy estoy aquí es gracias a esos errores.

END: Hablemos de la actualidad, ¿cómo ve la economía de la región y el país?

LD: La reformas tributarias nos han golpeado, porque todos los productos nuestros tienen un impuesto al consumo del 8%. Ahora la Ley de Financiamiento, no nos permite descontar el IVA con materias primas, ahí comenzamos a perder, porque compramos materias primas con IVA, pero vendemos productos sin él. Sin contar el aumento en el IVA.

Es decir, toda la carga tributaria es impositiva, obvio uno trata de tener un equilibrio logrando buenas negociaciones con los proveedores, pero por ejemplo para las panaderías pequeñas es durísimo. A eso añádale la carga prestacional laboral.

END: ¿Bajo qué valores fue criado?

LD: Yo tuve dos madres, mi mamá y una tía, que me formaron bajo la honradez.

END: ¿Cree que en los gremios económicos está ese valor?

LD: No puedo hacer acusaciones, pero basta solamente con ver las noticias, para darse cuenta que la corrupción está en todos lados. Los que trabajamos honestamente somos los perjudicados por esa corrupción.

END: ¿Cómo evalúa el desempeño de los gremios en la ciudad?

LD: A mi me parece que tratan de hacer una buena labor, pero yo creo que el problema es el sistema, ese no deja que personas buenas hagan algo por el país. El sistema está hecho para que haya corrupción, una persona buena cuando llega a un puesto, llega amarrado.

END: ¿Cómo evalúa al alcalde y el gobernador?

LD: Han tenido aciertos y desaciertos. No me incluyo mucho en temas políticos, pero como digo, así tengan las mejores intenciones, son víctimas también del sistema, montado por los padres de la patria.

 

Preguntas y respuestas

END: ¿Qué son para usted sus empleados?

LD: Morata son sus empleados. Sin ellos no habría nada. Ellos son parte fundamental de nuestra empresa, podemos tener la mejor maquinaria, pero si no se tiene personal a gusto con su trabajo no se lograrían buenos resultados. Por eso he trabajado en la apropiación de ellos con su empresa. Para mí los panaderos y pasteleros son los más importantes de esta empresa.

END: ¿Qué papel ha jugado su familia, en su mundo empresarial?

LD: Juega un papel importante, mi esposa por ejemplo, es el 50% en la organización de esta empresa. Ella aprendió el oficio conmigo, ella es esa persona de respaldo y mis hijos son mi motor.

END: ¿Cuál es el empresario que admira?

LD: En Ibagué, don Carlos Alvarado, me parece que ese señor, que no tengo el gusto de conocer, es un ejemplo de empresario y que se siente orgulloso de ser tolimense. Hay otros como César Ramos, Isaac Lozano. Hay muchos.

END: ¿Por qué el nombre de Morata?

LD: Nació luego de la disolución de la sociedad, estaba buscándole el nombre a la empresa y viendo un partido de la Juventus, Álvaro Morata hizo un gol, y el cantante lo narró con ese entusiasmo que decidí tomar ese nombre.

 

Dato

Duque inició como panadero desde los 13 años de edad

 

Cifra 

16 son las panaderías con las que cuenta Duque

RICARDO CORTES

Comentarios