Colombianos desarrollan biomolécula que separa metales pesados en cultivos

ARCHIVO - EL NUEVO DÍA
Un estudio, desarrollado en el Centro de Investigaciones Bio-Vid y financiado por la empresa PS Consultores Operadores, desarrolló una biomolécula que aísla los metales pesados presentes en los cultivos, lo cual beneficiaría la exportación de productos agrícolas.

El equipo científico colombiano, luego de 15 años de investigación, logró aislar una molécula de origen orgánico capaz de extraer los metales pesados del suelo y de las plantaciones agrícolas.

Según Adriana Guzmán, directora General de PS Consultores, uno de los productos que más se veían afectados por presencia de metales pesados era el cacao. Países importadores como Alemania y el Reino Unido ponen condiciones frente a sustancias como el cadmio.

Ahora, con esta molécula estos materiales serían separados de los cultivos, las exportaciones se verían beneficiadas en cuanto al cumplimiento de los requisitos internacionales.

El producto comercial, que pronto estará en el mercado colombiano con los nombres de Herbovind y Radar, ya tiene la licencia del ICA y ha sido certificado por los laboratorios Eurofins de Alemania, Andes Control de Chile y Primoris de Bélgica, demostrando que tiene la capacidad de “limpiar” un cultivo en unos 20 días, eliminando los metales que pueden llegar al suelo a través de afluentes mineros, fertilizantes o residuos sólidos.

“Otros beneficios de esta tecnología de biomoléculas son la protección de la capa vegetal contra la erosión, la captura y prevención de pérdidas de nutrientes del suelo, la fijación del nitrógeno por parte de las leguminosas, el incremento del carbono de la tierra, la disminución de la temperatura del suelo y la supresión de algunas malezas y plagas”, concluye Guzmán.

Gracias a esta investigación, Guzmán y su equipo de investigación fueron invitados en junio por la Secretaría General de la Comunidad Andina de Naciones -CAN-, y por el Instituto Nacional de Investigación Agraria -Inia-, ambas con sede en Lima, Perú, para presentar los resultados de su investigación.

“Otros beneficios de esta tecnología de biomoléculas son la protección de la capa vegetal contra la erosión, la captura y prevención de pérdidas de nutrientes del suelo, la fijación del nitrógeno por parte de las leguminosas, el incremento del carbono de la tierra, la disminución de la temperatura del suelo y la supresión de algunas malezas y plagas”, concluye Guzmán.

EL NUEVO DÍA

Comentarios