Banco Agrario respondió a denuncia de auditor por persecución laboral

COLPRENSA - EL NUEVO DÍA
El presidente del Banco Agrario, Francisco Mejía, respondió a la denuncia pública y que también interpuso como recurso en la Procuraduría General de la Nación, el auditor interno de la entidad Carlos Alberto Jiménez, quien señaló que en contra de él hay persecución entre otras actuaciones que atentarían contra su desempeño laboral.

El auditor envió una carta de 60 páginas donde describe cómo estaría siendo objeto de maltrato, persecución laboral, entorpecimiento laboral y atropello dentro del banco. Además narra en el documento que Mejía lo estaría coartando sobre qué temas presentar a la Junta Directiva.

En entrevista para La W, Mejía dijo que aún no ha sido notificado de ninguna denuncia por parte de la Procuraduría, y que nunca le había solicitado a Jiménez archivar ninguna investigación, que por el contrario se le solicitó repetir una auditoría debido a que no se habían presentado hallazgos importantes.

“Observé que los procedimientos que se siguieron en la auditoría no habían sido los más idóneos, por supuesto el resultado de la auditoría no nos satisfizo, porque realmente el auditor no encontró ninguna falla en los contratos auditados, él repitió la auditoría y ratificó que no había ningún hallazgo grande”, explicó Mejía.

Posteriormente el Banco Agrario por solicitud de Mejía conformó un equipo auditor para investigar el caso en cuestión sobre irregulares con un proveedor, arrojando dicho proceso un presunto detrimento por 1.000 millones de pesos. En este sentido, la entidad financiera tomó la decisión de denunciar a Jiménez por negligencia.

“El auditor está denunciado ante la Procuraduría, porque si nos hubiéramos acogido a los resultados que él encontró no se hubiera demandado a este proveedor que está denunciado ante la Fiscalía General de la Nación”, agregó el presidente.

Cabe señalar que el Jefe de la Oficina de Auditoría Interna, Jiménez, aduce que el informe por el que se habría molestado Mejía tiene que ver con un presunto hallazgo que encontró la oficina por inconsistencias en la adecuación del edificio de la dirección general.

Sobre el maltrato laboral según lo expuesto por Jiménez en la carta, los hechos se vienen presentando desde octubre de 2018, y también menciona que hay otros casos que ha investigado por los que se siente perseguido.

Uno de eso casos, de acuerdo con lo expresado por el auditor a un noticiero nacional, se debe por la investigación que hizo acerca de la deficiente gestión de cobro del banco, que habría llevado a un detrimento que le podría costar a la entidad bancaria 42.000 millones de pesos.

 

Otros casos de irregularidades

Sobre los presuntos fraudes en la oficina de Silvania (Cundinamarca) el presidente manifestó que han llevado siete denuncias a la Fiscalía sobre la práctica que se denomina ‘fábricas paralelas de crédito’.

Allí la entidad detectó que al frente de la misma, estaría funcionando un sitio en el cual presuntamente se fabricaba documentación falsa, con el propósito de gestionar créditos ante el Banco Agrario, los cuales llegan a los $1,489 millones.

Cuando Mejía fue consultado por las supuestas denuncias por despidos injustificados que habría en contra del banco, fue enfático en afirmar que desconocía cualquier proceso de esta índole.

REDACCIÓN ECONÓMICA

Comentarios