Paz y Región, el más innovador y transformador de Latinoamérica

SUMINISTRADA – EL NUEVO DÍA
Las organizaciones que han suscrito convenios con la Universidad de Ibagué para recibir a los estudiantes llegan a 133 en Tolima y algunas más en Caldas.

Entre más de 120 iniciativas de universidades de Colombia y del centro y el sur del continente, el programa Paz y Región, de la Universidad de Ibagué, fue reconocido con el premio Latinoamericano a la Innovación en la Educación Superior, en la categoría Experiencias de Aprendizaje Transformador.

Este logro se suma a otro obtenido apenas hace una semana en el Foro Educativo Nacional, como una de las tres experiencias más significativas en Educación Superior en el país.

Con el galardón, otorgado por la Universidad del Rosario con el apoyo de la Unesco, el Ministerio de Educación Nacional, Colciencias y la Casa Editorial El Tiempo, se destaca los alcances del impacto social del trabajo que desde sus inicios hasta hoy han desarrollado 1.324 estudiantes vinculados a esta experiencia en los 47 municipios del Tolima.

“Es un proyecto descrestante, en particular porque es de doble vía. De un lado transforma la vida de los estudiantes y los mentores que les acompañan y, por otro, la de las comunidades que reciben asistencia de este talento humano. Ha sido, para el jurado, la oportunidad de conocer una experiencia realmente conmovedora, muy innovadora, de la cual todos queremos aprender y ojalá replicar”, sostuvo Stéphanie Lavaux, vicerrectora de la Universidad del Rosario.

En el podio también estuvieron la Universidad Nacional sede Medellín (Campus Universitario Innovador y Sostenible), la Universidad Autónoma de Chile (Ecosistema Abierto) y la Escuela Superior de Risaralda en la categoría Colegio innovador y transformador.

 

Cumpliendo la misión

Para Diana Carolina Velasco Malaver, vicerrectora de la Universidad de Ibagué, este logro, al igual que el conferido por el Ministerio de Educación a Paz y Región como una de las tres experiencias más significativas en Educación Superior en el país, es la materialización de la misión institucional, en el compromiso por la transformación de las comunidades promoviendo el desarrollo local y humano.

“Es un compromiso real que expresa su misión con programas como Paz y Región en la transformación social, en los que las personas son el centro. Es un reconocimiento a lo que hemos hecho bien desde el momento de nuestra fundación hasta hoy. Seguimos cosechando éxitos y reconocimientos, pero, sobre todo, con un propósito: que otras instituciones de educación superior se inspiren y trabajen con nosotros. Estamos seguros de que si somos más en red trabajando con iniciativas como Paz y Región, el cambio y la transformación se amplifican”, expresó Malaver.

 

Triunfo compartido

Por su parte, Dayani Rojas Forero, director de Paz y Región, extendió su agradecimiento a estudiantes, profesores y organizaciones que han depositado su confianza en la Universidad de Ibagué haciendo posible su acompañamiento a los diferentes procesos que se ejecutan en las poblaciones.

“Este es un reconocimiento especialmente para los estudiantes que están día a día trabajando con las organizaciones, aportando a la solución de problemas y generando diversos tipos de aprendizajes. Agradecemos a las 130 organizaciones que han confiado en nosotros por ser aliados estratégicos, por apoyar la transformación pedagógica del programa y por trabajar de manera articulada para promover el desarrollo local y el desarrollo humano”, añadió.

Además de la estatuilla entregada en la gala de premiación, que se cumplió en la sede de la Escuela de Posgrados en Negocios de la Universidad del Rosario, la organización otorgó un incentivo económico de mil dólares, que serán reinvertidos en las acciones del programa.
 

 

Cosecha de logros

Paz y Región, junto con su par Paz y Competitividad, de la Universidad Autónoma de Manizales, también fue catalogado como una de las cinco mejores experiencias significativas en educación superior en el país, producto de la convocatoria liderada por el Ministerio de Educación en la que ambas instituciones participaron con el título Formación ciudadana en el marco de la proyección social universitaria.

El mérito como el tercer puesto entre las más de 50 propuestas evaluadas llega en virtud de varios factores que comparten ambos programas: ser un semestre social con validez académica, la relación ganar - ganar para los estudiantes y el territorio, la acción continuada y la formación ciudadana.

“Nos legitima entre nuestros estudiantes, programas y docentes, que ven en el Programa una apuesta por la formación integral de los estudiantes. Más allá del reconocimiento, buscamos despertar la necesidad de crear políticas nacionales que sean coherentes con el contexto”, concluyó Rojas Forero.

 

El programa en cifras

El Programa, que completa ocho años en operación, apuesta por que estudiantes de los diferentes programas y facultades desarrollen, durante un semestre académico, procesos de intervención social con comunidades, organizaciones civiles e instituciones públicas a lo largo y ancho del departamento.

Hasta hoy se han ejecutado 800 proyectos en 46 de los 47 municipios, en los que se han involucrado 1.324 estudiantes.

EL NUEVO DÍA

Comentarios