Las consecuencias económicas de un ‘lunes negro’ en el mercado

El mercado bursátil mundial estuvo marcado por el desplome de los precios del petróleo y la propagación del coronavirus, que han provocado ventas de pánico.
Crédito: TOMADA DE INTERNET - EL NUEVO DÍA
La guerra de precios entre Rusia y Arabia Saudita, y el Coronavirus llevaron a que el dólar llegara a su precio históricamente más alto, mientras que el petróleo tuvo el más bajo desde 1991. El mercado bursátil siguió desplomándose.
PUBLICIDAD

La situación económica y financiera, a raíz de los desarrollos recientes en el frente externo, la caída del 24% en el precio del petróleo y el deterioro de los mercados financieros internacionales, en el contexto de la emergencia sanitaria internacional, puso a temblar la economía mundial, nacional y regional.

En la jornada de ayer, el precio del barril de petróleo Brent se desplomó 24,13% hasta los US$34,36 y el precio del petróleo intermedio de Texas, WTI, cerró con una caída del 24,59%, hasta situarse en US$31,13 el barril. Por su parte, el dólar sorprendió los mercados al llegar en un precio histórico de $3.804. Esto significó un incremento de $219 frente a la Tasa Representativa del Mercado, TRM.

Para Gregorio Gandini, analista independiente de mercados y docente del área de economía, “este aumento del dólar se da por una combinación de factores como el aumento de percepción de riesgo por el coronavirus y la caída en los precios del crudo”.

En el caso de la caída de los precios del petróleo en las dos referencias es consecuencia del inicio de una guerra de precios entre Arabia Saudí y Rusia en medio de la crisis por el coronavirus. El petróleo llegó a niveles similares a los de 1991, en plena Guerra del Golfo.

El comportamiento del dólar en la jornada de ayer es totalmente normal por la caída tan fuerte de los precios del petróleo y sabiendo la dependencia que tiene el país de esta materia prima.

“Lo que pasa es que hasta el momento el peso colombiano no había sido tan castigado como otras monedas en la crisis económica que ha traído a sus espaldas el coronavirus, debido a la estabilidad del precio del crudo de los últimos días por los rumores de recortes en la producción por parte de la Opep, pero al presentarse el choque entre Arabia y Rusia que ha desplomado los precios, perdimos nuestro escudo y ahora será estar muy atentos hasta donde puede caer el precio del petróleo”, señaló el economista Jhon Torres Jiménez.

Presentamos de manera detallada las implicaciones que tendrá para la economía contar con un dólar por encima de los $3.800 y un petróleo sobre los $34.

 

No será fácil aumentar las exportaciones

El comportamiento de los mercados, el petróleo y el dólar en la jornada de ayer es el reflejo de la gran incertidumbre que se vive alrededor de la economía internacional, derivado del Coronavirus y la guerra entre Arabia Saudita y Rusia.

Al contar con un petróleo tan bajo, significará recibir menos dólares por exportaciones.

Si bien al contar con una tasa cambiaria de $3.800 que golpeará directamente las importaciones y favorecerá las exportaciones, Javier Díaz Molina, presidente de la Asociación Nacional de Comercio Exterior, Analdex, asegura que esto no necesariamente tiene que llevar a un aumento de las ventas en el exterior, ya que dependerá de la oferta exportable y la demanda internacional, la cual ha caído como consecuencia de la expansión de Covid-19, el menor crecimiento que ha tenido China y el dinamismo del comercio internacional.

“Tenemos que esperar y ver cómo se estabiliza esto y dónde irá a parar esta tasa de cambio. Todo depende de qué sucede con el petróleo y para ello se debe esperar hasta un mes”, recomendó Díaz Molina.

Si bien Colombia importa más de lo que exportamos, lo cual hace que se esté más expuesto a los cambios de la tasa de cambio, Gregorio Gandini, analista independiente de mercados y docente del área de economía, señaló que esto puede llevar a mayores precios cuando se compra en el exterior y reducción del consumo de los hogares.

“Mayores costos para las importaciones pueden generar escenarios inflacionarios y reducción del consumo de los hogares”, resaltó Gandini.

A pesar de esto, Díaz Molina aclaró que no se presentará un aumento en el déficit en la balanza comercial colombiana, que en el 2019 llegó a los US$10.769,1 millones FOB.

“El problema no es el déficit sino como lo financia y nosotros lo financiamos con inversión extranjera, pero en esta coyuntura debemos analizar la sostenibilidad de esto”, precisó el presidente de Analdex.

Según aconseja, la solución no está en disminuir las importaciones sino en buscar alternativas para aumentar las exportaciones. “Lo que se compra en el exterior son bienes de capital, materias primas y bienes intermedios que requiere el aparato productivo nacional, los bienes de consumo son alrededor del 20%”.

Sin embargo, considera Díaz Molina que en este momento con unos precios del petróleo sobre los US$34 y baja demanda internacional significará menos exportaciones, lo cual llevará a que en el corto plazo no será fácil cerrar la brecha de la balanza comercial.

“Tenemos que seguir financiando eso con inversión extranjera, remesas, con exportación de servicios porque en el corto plazo las exportaciones difícilmente van a aumentar”, puntualizó.

 

Día temido para la BVC

La Bolsa de Valores de Colombia, BVC, cerró ayer con uno de los resultados más negativos de los últimos años. Este panorama se replicó en las Bolsas del mundo gracias al pánico internacional por el coronavirus y la crisis del mercado petrolero.

El índice Colcap, que mide las variaciones de los precios de las acciones más líquidas, cayó 10,53% hasta 1.344,60 puntos.

En medio de la guerra de precios entre Arabia Saudí y Rusia por el mercado del crudo, las acciones más castigadas en la rueda colombiana fueron las de la petrolera estatal Ecopetrol, que perdieron ayer el 20,07%, seguidas por las de Cementos Argos (-16,44%) y Bancolombia (-14,39%).

Las noticias del exterior sobre el desplome del precio del petróleo tipo Brent, que es la referencia para Colombia, y del crudo de Texas, sumado al desastre en las bolsas asiáticas, europeas y en Wall Street, dejó sin piso al mercado colombiano.

El desplome del Brent tiene grandes consecuencias para la economía colombiana porque su principal fuente de ingresos es la factura petrolera y para hacer el presupuesto de 2020 se proyectó un precio de este crudo de US$67 por barril, un 70% más que los US$24,13 con los que cerró ayer en Londres.

Después de la acción de Ecopetrol, la segunda más afectada fue la preferencial de Bancolombia, con una baja de 14,24%. En su orden, continúan la preferencial de Davivienda, con -10,34%; la preferencial del Grupo Aval, con -8,27%; y la acción del Grupo de Energía de Bogotá (GEB), con -5,32%.

“El nivel de depreciación nominal que vamos a estar experimentando posiblemente va a ser mucho mayor que el que teníamos previsto”, explicó Juan Pablo Espinosa, analista de Bancolombia, tras analizar el impacto económico del derrumbe del mercado petrolero.

REDACCIÓN ECONÓMICA

Comentarios