La movilización de trabajadores, una dificultad en los distritos de riego

Lo que dificultad también la movilización de los trabajadores rurales es que en su gran mayoría laboran de manera informal.
Crédito: ARCHIVO - EL NUEVO DÍA
Uno de las dificultades que vive el agro en tiempos de cuarentena, es la movilización de los trabajadores a los cultivos, al no existir un mecanismo claro para certificarlos, muchas veces se les impide el tránsito.
PUBLICIDAD

La cadena alimentaria, y en especial la cadena de la producción agrícola está exenta de las normas restrictivas en el marco del estado de emergencia, todo con el fin de que el país tenga un abastecimiento de alimentos con normalidad.

Sin embargo, como otros sectores, los arroceros han manifestado que la movilidad de los trabajadores del campo es una dificultad, moverse de la ciudad a las fincas, o transportarse a otros municipios sin un certificado, puede llegar a ser engorroso.

En este sentido, EL NUEVO DÍA habló con los gerentes de algunos distritos de riego del Tolima, quienes expusieron la situación.

Hélmer Abel Lozano, gerente de Usosaldaña, señaló que aunque Fedearroz y el distrito han certificado a los usuarios (agricultores), los trabajadores requeridos para el proceso de producir el arroz, no cuentan con dicho reconocimiento.

“En el caso de los usuarios, tanto Fedearroz como Usosaldaña los está certificando para que puedan movilizarse, pero la mano de obra que requieren es con la que hay dificultades y ambigüedades, porque no hay quien los certifique que van a realizar una labor del campo, y ahí se complica el tema”, explicó Lozano.

Los trabajadores realizan labores de abono, fumigación, siembra, son quienes sostienen la cadena, “ellos son indispensables para poder sacar la cosecha adelante”.

Cabe recordar, que este distrito abastece con riego a 1.654 usuarios, que en promedio emplean a 6.000 personas para mantener la producción de arroz estable.

Según Lozano, “estamos en pico de cosecha, para marzo recolectamos 2.700 hectáreas (ha) de arroz, y en este mes serían otras 3.000 ha”.

s

En Prado

En Prado la situación no es muy diferente de la que sucede en Saldaña, en la medida que la mayoría de trabajadores llegan a este municipio provenientes de otra localidad.

Juan Guillermo Bahamón, gerente de Asoprado, manifestó: “Desde que arrancó la medida de aislamiento obligatorio han tenido dificultades, los municipios por obvias razones hacen sus controles y muchos labriegos que vienen a Prado no son de acá, entonces no los dejan ingresar.

“Aquí no hay mucha mano de obra, por eso se requiere de otros pueblos, como Natagaima y Coyaima. Hay agricultores que han perdido semilleros debido a la dificultad de mover personal”.

 

Asorrecio

Sobre la situación en Lérida, Germán Ortiz Lerma, asociado de Asorrecio, indicó que ante la precaución de algunos trabajadores de no seguir laborando para evitar contagios de Covid-19, “se ha tratado de manejar lo mejor posible para que no haya déficit en la producción”.

“Hay como una inconsistencia a nivel nacional, se debería haber implementado un mecanismo de carnets de identificación, sin embargo no se hizo. Aquí en los municipios no nos han puesto tanto problema porque las autoridades conocen quienes son los trabajadores del campo”, concluyó Ortiz.

 

Dato

Todos los distritos manifestaron que están trabajando con normalidad en cuanto al suministro de agua, por lo que el proceso de producción de arroz no se vería interrumpido.

EL NUEVO DÍA

Comentarios