Productores de plátano del Tolima le apuestan a tener su propia planta

Gustavo Ramírez Concha, gerente del proyecto trabaja hace más de 20 estudiando el cultivo de plátano.
Crédito: SUMINISTRADA - EL NUEVO DÍA
Gustavo Hernán Ramírez Concha, un araucano radicado en Tolima, lidera un proyecto con el cual los productores de plátano del departamento buscan establecer una planta de producción de la fruta.
PUBLICIDAD

El plátano es el tercer cultivo permanente del Tolima, con un área cultivada de 29.000 hectáreas, sin embargo, en cuanto productividad y aprovechamiento de la fruta está muy rezagado respecto a otros departamentos. Por esta razón, Gustavo Ramírez Concha junto a la Asociación de Productores de Plátano del Norte del Tolima (Asproplatol), busca instalar un planta de transformación de plátano y yuca en Venadillo.

El proyecto tiene como fin sacarle el mayor provecho al 100% de un racimo de plátano, evitando la intermediación que en el camino solo deja pérdidas a los productores. Ramírez, ha diseñado este proyecto que ya cuenta con el respaldo de la Alcaldía de Venadillo, mediante el cual pretenden producir plátano y yuca empacado al vacío.

EL NUEVO DÍA diálogo con Gustavo Ramírez sobre su proyecto, la agricultura del Tolima y su vínculo con el campo.

EL NUEVO DÍA: ¿Cómo se involucra en el proyecto de sacar adelante una planta de transformación de plátano y yuca en Tolima?

Gustavo Ramírez Concha: Soy de Calarcá - Quindío, pero ya hace 10 años estoy por aquí en el Tolima. Primero estuve en Armero Guayabal donde tuvimos una primera intención de montar un proyecto para procesar plátano con una agremiación, pero al final las cosas no se dieron, y es el lugar donde actualmente funciona la planta de aguacate hass.

En esa época me dí a conocer con muchas personas de la zona, y ahí establecí relación con William Henao, quien es productor de plátano del Tolima, y el actual presidente de la Asociación de Productores de Plátano del Norte del Tolima (Asproplatol).

Nació una buena relación con él, y ya hace un año dejé Arauca donde vivía, y en donde también realicé un proyecto para consolidar una planta de plátano que ya casi arranca. Y ahora estoy gerenciando este proyecto en el departamento retomando la tarea de hace 10 años.

Con la planta se espera procesar 24 toneladas de plátano diario, que quedaría listo para la comercialización.

E.N.D.: ¿Cómo surgió la idea de instalar esta planta de transformación agroindustrial en el departamento?

G.R.C.: La idea surge de la experiencia que tengo como productor y comercializador de plátano de ya hace muchos años con la finca de mi papá. Cuando iba a corabastos con un bulto de plátano me di cuenta de los poco que le pagan al campesino, como dice el cuento, le bautizan el viaje cuando se llega allá. En primera instancia observó como los intermediarios son los que terminan apropiándose de la mayor parte que paga el consumidor final, es así que comienzo a desarrollar un estudio alrededor del tema. Recorrí el país y centroamérica observando cultivos, y en estas vueltas de la vida me encuentro con un amigo y empezamos a desarrollar proyectos de agroindustria en el departamento de Arauca, y ya llevamos 27 años en este cuento.

E.N.D.: ¿En qué etapa está el proyecto?

G.R.C.: Al Alcalde de Venadillo ya se le entregó la propuesta y estamos en el proceso de la elaboración de un comodato porque la Administración nos va a entregar un espacio en la plaza de Venadillo que está desocupado, son 450 metros cuadrado más o menos, para montar allí el proyecto.

No es el espacio ideal que se requiere para el montaje total de la planta, porque en la fase 2 y 3 se requieren 1.200 mt2, sin embargo, nos sirve para arrancar. Por otro lado, la idea es que la Gobernación nos entregue igualmente una granja que queda a cinco minutos del municipio para montar allí una granja demostrativa de transferencia de tecnología en los cultivos de plátano y yuca, y también ir construyendo allí la planta final.

Ya nos hemos reunido con la Secretaría de Desarrollo Agropecuario, y está identificada totalmente con el proyecto al igual que el Gobernador, pero se nos vino la pandemia y quedamos un poco a la espera.

E.N.D.: ¿En qué consiste la planta?

G.R.C.: El proyecto consiste en darle al racimo de plátano toda su utilidad, porque por despunte y cáscara la fruta se desperdicia entre un 40 y 50%.

Eso hace que el campesino termine perdiendo en el proceso de poscosecha entre el 20 y el 30% de su producción, más lo que pierde en el proceso de comercialización. En el Tolima producimos 180 mil toneladas de plátano, de eso estamos perdiendo el 30%, que es mucho.

Mientras con la planta vamos a producir patacón en tajadas, monedas, snack, las harinas, todas las posibilidades existentes de derivados. También resolvemos el problema de la cáscara que es un contaminante, porque si la transformamos en comida para ganado, voy a lucrarme de esa materia que era un desecho. El plátano lo pelamos y se empaca al vacío, es decir, vamos a aprovechar el 100% del racimo y le alargamos la vida útil, perfectamente puede durar entre 45 o 60 días refrigerado, conservando sus características físico químicas.

E.N.D.: ¿Quiénes financian el proyecto?

G.R.C.: Hemos insistido mucho en que los productores de plátano sean partícipes del proyecto y ellos también coloquen una partida siquiera de un millón de pesos cada uno, la idea es asociar a 100 productores. Ya llevamos 22 que están aportando, desde ese punto de vista ya tenemos un primer aporte que nos asegura la fidelización, porque van a tener más sentido de pertenencia.

Esperamos también el apoyo del departamento que es importante, y se han ofrecido de manera muy seria, y tercero, el aporte que quede faltando será del capital privado. A través Aspropatol que es la asociación gremial de los productores,los campesinos entrarían a conformar la sociedad comercializadora y distribuidora de los productos.

d

E.N.D.: ¿Cómo ha sido la recepción de la propuesta?

G.R.C.: Ya tenemos empaques listos y diseños, hemos sacado muestras para hacer mercadeo y mostrando el producto en concreto cómo va a quedar finalmente, y la receptividad ha sido muy buena, el potencial es enorme. Nosotros estamos retrasados con la producción porque ya nos han pedido el producto.

E.N.D.: ¿Cuántos municipios se podrían beneficiar?

G.R.C.: Calculamos que son 3.500 pequeños productores de plátano distribuidos en Fresno, Palocabildo, Falan, Casabianca, Líbano, Villahermosa, Mariquita, Armero Guayabal, Lérida, Venadillo y Alvarado. Son los cálculos porque los datos de las entidades son muy superficiales y poco creíbles, y nosotros hemos hecho un recorrido por todos estos municipios.

Hemos llegado a unos 700 productores, y asociados como tal estamos 260 personas en Aspropatol, y la idea es que en la medida que vaya funcionando la planta esto se crezca.

E.N.D.: ¿Cuántos empleos generará la planta?

G.R.C.: Para la producción vamos a contratar 120 personas, desde el gerente para abajo, y en su mayoría serán madres cabeza de hogar, porque el trabajo se hace manualmente. Una señora pelando plátano más o menos va a tener un salario de $1.200.000, es dinero que también va a mover la economía del municipio.

El impacto socioeconómico va ser muy importante porque el plátano se va a comprar a los campesinos de la zona, serán 24 toneladas diarias las que se procesarán, es decir, 624 toneladas cada mes, y 7.500 en el año.

E.N.D.: ¿Cómo está la región en cuanto a productividad?

G.R.C.: En el departamento tenemos un problema muy serio de productividad, está el capital más importante que es la tierra y la mano de obra, pero por un lado la tierra está cansada porque no la sabemos tratar, y los campesinos todavía están sembrando como sembraban sus abuelos, en lo que tiene que ver con los cultivos de plátano y yuca.

Por ejemplo, esas 180 mil toneladas que produce el Tolima de plátano, salen de un rendimiento de 3.9 toneladas por hectárea, lo cual es muy bajo, en Arauca, hoy con toda la innovación y asistencia técnica se logró subir la producción a 25 toneladas por hectárea, es decir, estamos muy atrasados.

E.N.D.: ¿Cuál es su vínculo con el campo?

G.R.C.: A mí me une el campo su gente y la necesidad de ayudarlos, de jalonar su economía, mirando si logramos que los muchachos se queden en el campo.

Porque ese es el otro gran problema, que nosotros los campesinos nos volvimos viejos, entonces necesitamos aplicar mecanismos para que el campo se vuelva atractivo, rentable, revivir la agronomía para sacarle jugo a la tierra.

 

Cifra

260 productores de plátano del norte del Tolima, hacen parte de Aspropatol.

 

Dato

La planta se montaría para procesar ocho toneladas de plátano por turno de 8 horas, en tres turnos se procesarían 24 toneladas de plátano fresco y cuatro y media de yuca.

EL NUEVO DÍA

Comentarios