En Ibagué los bares siguen aguantando y a la espera de un plan piloto

Crédito: Jorge Cuéllar / EL NUEVO DÍA‘Bares y discotecas’ es la novena actividad económica que más establecimientos concentra en Ibagué.
La industria de la noche aún no arranca y muchos propietarios de bares no han cerrado para no perder sus inversiones de toda la vida, por ahora, la única esperanza es la solicitud de piloto en la que trabaja la Secretaría de Desarrollo Económico para el sector.
PUBLICIDAD

El 20 de agosto el Ministerio de Salud, el de Interior y el de Comercio, emitieron una circular conjunta que decía que los bares podían volver a abrir sin la venta de alcohol, siempre y cuando la entidad territorial elevará la solicitud al Gobierno nacional y éste la autorice.

Sin embargo, en el decreto 1168 que estableció las directrices para la nueva etapa de aislamiento en septiembre, quedó claro que no se podrían habilitar los bares si no era a través de planes pilotos.

Así las cosas, en Ibagué han abierto algunos gastrobares donde se han implementado los protocolos de bioseguridad, pero para los bares aún no hay luz verde, mientras tanto, los empresarios dicen que ya están listos para abrir en el marco de un plan piloto.

Sobre esta posibilidad, Diana Segura, secretaria de Desarrollo Económico, manifestó: “Estamos revisando y estructurando una solicitud de plan piloto para presentarla al Ministerio del Interior. El nuevo decreto nos permitió abrir todos los sectores con la excepción de eventos que generen aglomeraciones y bares, pero si solicitamos el piloto sería con venta de licor en mesa”.

La Secretaria agregó que el piloto se solicitará con venta de bebidas embriagantes con el fin de que tenga un impacto, se pruebe cómo funcionaría este sector y que los propietarios no abran a pérdida.

 

Los propietarios

Después de cinco meses de tener cerrados sus negocios y de acumular deudas, los propietarios de bares ven una posibilidad con la implementación de un plan piloto, pero afirman que sin la venta de alcohol no sería viable abrir nuevamente.

Pedro Serrano, representante de Asobares y socio de Estancomodos Bar, indicó que los establecimientos tienen los protocolos definidos y han capacitado el personal, para tener todo listo una vez se apruebe la apertura.

“Somos conscientes que seremos los últimos en abrir, pero seguimos apoyando todo el comercio que está habilitado de forma legal para nosotros ir detrás de ellos. Eso sí, la venta de licor sería muy necesaria, porque nos lucramos de la venta de este producto, recordando que los impuestos que resultan del negocio son para la salud y el deporte, por eso es tan importante para la economía la reactivación del sector”, explicó Serrano.

El empresario agregó que en la ciudad operan sobre todo bares grandes y pequeños, no discotecas, por lo que la apertura podría cobijar varios establecimientos.

 

Toda una industria afectada

Según Mario Hincapié, socio de tres bares, manifestó que los propietarios han tenido que endeudarse con sus familias y amigos para mantener su patrimonio, puesto que cerrar no sería una opción, porque perderían inversiones millonarias. Agregó que otros bares no han tenido otra alternativa que cerrar.

“Somos de los que nunca hemos presionado para que nos dejen funcionar porque entendemos la situación, pero viendo que se está abriendo la economía consideramos que estamos listos para prestar el servicio de manera responsable. Ahora hay mucha ilegalidad, la gente no dejó de reunirse, y algunos restaurantes están vendiendo licor, entonces por qué no hacerlo nosotros que conocemos el negocio”, señaló Hincapié.

No obstante, alrededor de la economía nocturna, se dinamiza el transporte público, empresas de logística, música, proveedores de frutas, empleos directos e indirectos, empresas que venden implementos de aseo, los mismos comercializadores del alcohol como la Fábrica de Licores del Tolima, y otras más, que se han visto afectadas por las medidas restrictivas para combatir la pandemia.

 

CIFRA

580 bares y discotecas habían registrados en Ibagué con corte a diciembre de 2019.

 

EL NUEVO DÍA

Comentarios