Nuevo estudio revela impacto de 15 años de los cultivos transgénicos en Colombia

Crédito: Suministrada - EL NUEVO DÍA“Nosotros teníamos hasta doce aplicaciones. Ahora por ahí una o dos, pero más que todo para chupadores, las otras plagas ya no existen (...) Con el convencional íbamos prácticamente a la pérdida porque no daba ganancia”, dice Arnulfo Cupitra (der.), productor de maíz y algodón transgénico en Tolima.
Un nuevo estudio publicado recientemente por la revista GM Crops & Food asegura que los cultivos transgénicos han ayudado a los agricultores colombianos a producir más usando menos recursos.
PUBLICIDAD

Un estudio publicado recientemente por la revista GM Crops & Food asegura que “la evidencia del impacto de los quince años de adopción de algodón genéticamente modificado (GM) y doce años de maíz GM apunta a una contribución positiva neta para abordar la producción de cultivos y los desafíos ambientales que enfrenta la agricultura en Colombia”, de acuerdo con las investigaciones de Graham Brookes, economista agrícola y autor del artículo.

 

Ganancias y  rendimientos

La tecnología de los cultivos transgénicos ha significado un aumento en la rentabilidad. Gracias a esto, los agricultores lograron aumentar sus ingresos en $301,7 millones de dólares durante estos 15 años de adopción.

En términos de inversión, significa que por cada dólar adicional invertido en semillas transgénicas, los agricultores de algodón y maíz GM recibieron un promedio de $3.09 y $5.25 dólares, respectivamente.

También ha significado un aumento en la productividad. Desde su adopción en 2002, los cultivos transgénicos han agregado 630.000 toneladas de maíz y fibra de algodón a la producción sin necesidad de destinar más tierras para ello. Para ilustrar, si la tecnología de maíz GM no hubiera estado disponible para los agricultores en 2018, mantener los niveles de producción para este año utilizando tecnología convencional habría requerido la siembra de 11,240 hectáreas adicionales de tierra agrícola para el maíz.

Esto equivale a alrededor del 5,2% del área comercial total sembrada con maíz en 2018 en el país.

.

 

Insecticidas y emisiones

La tecnología de los cultivos transgénicos ayuda al agricultor a hacer un mejor uso de plaguicidas, reduciendo el impacto ambiental asociado al uso de insecticidas y herbicidas en un 26%.

La innovación de cultivos con la característica de la resistencia a algunos insectos plaga ha contribuido a disminuir el impacto ambiental gracias a un menor uso de insecticidas, logrando una reducción del 27% para cultivos de algodón GM y del 65% para el maíz GM. De igual manera, los herbicidas también han experimentado una reducción del 5% y 22%, respectivamente.

Para poner un contexto, la reducción de 8,761 millones de kg de dióxido de carbono que no se liberan a la atmósfera equivale a sacar 5.410 automóviles de la carretera durante un año.

 

EL NUEVO DÍA

Comentarios