AsotBilbao, una asociación de cafeteros que le abre espacio a las mujeres

Crédito: Suministrada / EL NUEVO DÍASandra Nieto en Cafés de Colombia Expo 2019, en representación de AsotBilbao.
Sandra Nieto le contó a EL NUEVO DÍA cómo la asociación de cafeteros a la que pertenece empieza a crecer con el fin de llevar su marca de café de alta calidad al exterior, a la par de que mejoran las condiciones de vida de la comunidad.
PUBLICIDAD

En el corregimiento de Bilbao la vida gira alrededor del café, porque además de ser el ‘motor’ de la economía es el motivo que une a la comunidad. En este contexto, AsotBilbao, fundada en 2010, se convirtió en el articulador de familias cafeteras que durante este tiempo han trabajado para posicionar su propia marca de café de alta calidad.

Sandra Nieto, una de las mujeres que conforman la asociación, habló de cómo han logrado sacar adelante su propia marca de café premium y orgánico, el cual quieren empezar a exportar.

 

Preguntas y respuestas

 

EL NUEVO DÍA: ¿De dónde es usted?

Sandra Nieto Barrero: Soy de Bilbao (Planadas), de los últimos corregimientos del sur del departamento. Allí el café es el principal cultivo y producto, de los que vivimos, claro, tenemos otros cultivos como frijol, aguacate, lulo, pero son alternos. Y siempre hemos sembrado de una manera artesanal y tradicional.

 

E.N.D.: Pertenece a una asociación de productores cafeteros, ¿cuéntenos un poco del trabajo de esta organización?

S.N.B.: Tiempo después de que la comunidad empezó a cultivar el café, vio la necesidad de avanzar en la comercialización, pues el café solo se vendía a la Federación Nacional de Cafeteros, y queríamos buscar también otras opciones. Ahí nació la idea de conformar la asociación a la que pertenezco, buscando nuevas formas de negocio, apuntándole a comercializar sin intermediarios para lograr mejores ganancias para nuestros caficultores.

Nuestra organización se llama Asociación de Tecnólogos y Productores Agropecuarios de Bilbao, más conocida como AsotBilbao. En este momento están vinculados 39 hombres y 42 mujeres.

 

E.N.D.: ¿Cómo ha sido abrirse paso en el negocio del café que tradicionalmente es manejado por hombres?

S.N.B.: Las mujeres han aprendido a la par con los hombres y no hay ya ninguna diferencia, inclusive fue iniciativa de ellos mismos.

El año pasado la asociación la conformaban solo hombres, así que nos dijeron que crearamos un Comité de Mujeres; no nos cobraron el ingreso y así se ha ido fortaleciendo la mujer caficultora. En ese sentido nos sentimos muy orgullosas.

 

E.N.D.: ¿Cuál es la proyección del Comité de Mujeres?

S.N.B.: Sí, en AsotBilbao apreciamos la seguridad alimentaria con los cultivos de consumo que tenemos, trabajo liderado por las mujeres, sin embargo, con la creación del Comité de Mujeres queremos ir más allá del cuidado de la casa y de la huerta, y tener un papel más relevante.

Ahora estamos pensando en desarrollar algún producto que sea a base de café, porque es nuestro fuerte, y lo pensado es que sea realizado por el Comité de Mujeres.

 

E.N.D.: ¿En qué consiste el negocio de AsotBilbao?

S.N.B.: El fuerte de la asociación es la comercialización de café verde, que es lo que más se mueve y buscan los compradores internacionales, ese café listo para tostar, de este negocio se sostiene la asociación. No obstante, ahora contamos con el certificado de Comercio Justo,

que es una forma alternativa de comercio promovida por varias ONG y la Organización de las Naciones Unidas.

Diálogos

E.N.D.: ¿Cuál es la importancia de las certificaciones para ustedes?

S.N.B.: Teniendo la certificación de Comercio Justo se logra un sobreprecio, el cual se refleja en beneficios para los productores. Para sostener esta certificación se prohibe el trabajo infantil, lo que incentiva que los niños sigan estudiando y no tengan que trabajar.

En Europa hay tiendas donde los clientes solo buscan productos certificados en Comercio Justo, porque quieren saber a quién están beneficiando con esa compra, qué repercusión tiene su acción más allá de adquirir un producto de calidad. La otra certificación que tenemos es la orgánica. Gran parte del café que producimos es orgánico, es decir, se da garantía que manejamos cultivos limpios de químicos.

Ha sido un trabajo arduo, pero se ven los frutos de comercializar el café con un pago más justo, pues a la par, los productores han podido arreglar sus casas, los beneficiados realizar eventos para los niños, entre otras cosas.

 

E.N.D.: ¿Después de lograr estas certificaciones cuál es el siguiente paso?

S.N.B.: Las certificaciones las tenemos más o menos desde 2015, pero la meta era tener una marca de café, un grano ya listo para el consumo humano. Es así que venimos desarrollando una marca ya registrada que es Bilbao Coffee, en dos presentaciones, la premium y la orgánica.

El objetivo es lograr exportar este café ya tostado. Bilbao Coffee lo vendemos aquí en el mercado nacional, pero hay bastante competencia, hay cafés de buena calidad y también precios muy bajos, por eso queremos sostener las certificaciones.

Es así que el año pasado en abril, empezamos el trabajo con Procolombia, y todo este tiempo hemos estado alistando el producto, diseñando una presentación competitiva, que el etiquetado cumpliera con las normas de la FDA, etc. En este momento podemos decir que ya tenemos un café tipo exportación, y lo que hace falta es seguir entablando relaciones con más clientes porque tenemos capacidad de producción.

Actualmente tenemos nuestro primer cliente en Estados Unidos, mercado en el que queremos incursionar inicialmente.

 

E.N.D.: ¿Percibe que el café nacional de calidad empieza a ser más apreciado?

S.N.B.: Aquí en el país se paga poco por el café tostado nacional debido a que es muy pequeño el nicho de mercado. Sin embargo, esto está cambiando, la cultura cafetera está creciendo, la gente se está volviendo más selectiva y ya empiezan a preferir la calidad frente al precio.

 

E.N.D.: ¿En el sur del Tolima las vías siguen siendo un inconveniente para comercializar el café?

S.N.B.: Ha sido difícil, la referencia de Bilbao en internet son unas trochas y unos ‘camperitos’ enterrados, derrumbes y todo eso, este ha sido uno de los mayores inconvenientes para la comercialización del café.

Pero hay que reconocer que en las últimas gobernaciones nos pusieron mucho cuidado, hace 10 años las vías eran imposibles, aún así falta mucho.

Diálogos

DATO

AsotBilbao cuenta con dos líneas comerciales de café, orgánico y premium bajo su propia marca de café especial Bilbao Coffee, certificado en Comercio Justo “Fairtrade”, y por Flocert.

 

DATO

El promedio de los cafeteros de AsotBilbao es de 35 años.

 

DATO

En AsotBilbao las mujeres se han vinculado a todos los procesos de producción del café.

Redacción Económica

Comentarios