La historia de la telefonía en Ibagué

Crédito: Hélmer Parra / EL NUEVO DÍAEn Ibagué operan actualmente seis empresas de telefonía celular.
La preocupación de Ibagué en 1992, consistía en ampliar el número de líneas telefónicas, para lo cual se hacían grandes esfuerzos. En la actualidad, el objetivo principal es que todos los habitantes estén conectados a internet, es hacia donde está dirigido el desarrollo de las telecomunicaciones.
PUBLICIDAD

En 1992 EL NUEVO DÍA citó un artículo de la revista Carta Tolima, en el cual se mencionaba que Ibagué a finales de los 80 tenía uno de los peores sistemas telefónicos del país, “fruto de las desastrosas administraciones que en los últimos ocho años han estado al frente de las empresas”. Esto, a pesar de haber sido la segunda ciudad en contar con discado automático y la primera con sistema automático nacional. 

Este diario narró que producto de esta crisis nació la Empresa de Telecomunicaciones del Tolima (Teletolima) el 30 de enero de 1981, iniciando operaciones con 7 mil líneas telefónicas. A Teletolima la conformaban Telecom, Beneficencia del Tolima y Empresas Públicas Municipales, con aportes del 70, 1,2 y 28,8 por ciento, respectivamente.

Tras la gestión en 1983 del gerente de Teletolima por ese entonces, Luis Carlos Delgado Peñón, la ciudad pudo contar con una central electrónica de fabricación japonesa.

Años después, días antes de salir la primera edición del diario de los tolimenses, Teletolima y la compañía Ericcson firmaron un convenio para la puesta en marcha de una nueva central digital para ampliar el número de líneas telefónicas.

El gerente de Teletolima por ese entonces, Juan José Arteaga Arellano, proyectó que para 1995 Ibagué tendría 56.700 líneas instaladas. El precio de una línea telefónica variaba entre $138.000 y $370.000, según el estrato social.

 

Teletolima

A pesar de que a finales de 1993 Teletolima ocupaba el segundo puesto en rentabilidad, dentro de las 13 empresas que se encontraban asociadas a Telecom, seis años después el municipio vendería su participación en la compañía, debido a que las finanzas municipales se encontraban en un estado crítico por el alto déficit fiscal.

Durante el mandato de Carmen Inés Cruz Betancourt, en 1999, el Municipio vendió las acciones que tenía en Teletolima a través de la empresa de Servicios Públicos de Ibagué, Espi, que representaban el 21,95%. La operación se realizó por una suma cercana a $30 mil millones.

El proceso se llevó a cabo dentro del Programa de Saneamiento Fiscal y Fortalecimiento Institucional (Pret) diseñado por el Ministerio de Hacienda. La cartera nacional asesoró la reestructuración de la Administración Central, que incluyó la liquidación de aquellas dependencias que presentaban burocratización e ineficiencia.

De esta manera, Teletolima S.A. E.S.P., pasó a ser una filial únicamente con participación de Telecom Colombia. Esta empresa estatal colombiana fue liquidada el 12 de junio de 2003, y reemplazada por Colombia Telecomunicaciones.

Después la compañía española, Telefónica, compró una participación accionaria correspondiente a 50% más uno de la empresa colombiana. Luego en 2012 las dos compañías se fusionan y empiezan a trabajar bajo la marca Movistar, siendo la consolidación de Telefónica Colombia.

“Vista en retrospectiva aquella operación, no cabe duda de que fue una muy buena decisión, porque efectivamente empresas con características como Teletolima no pudieron competir con las multinacionales que llegaron al país a prestar servicios de telecomunicaciones”, explicó Cruz.

 

Conectados

La telefonía celular no llega a todo el municipio, inclusive, a pocos minutos del casco urbano, no hay cobertura en el corregimiento de El Totumo. De allí la importancia del internet en las comunidades alejadas, que ayuda a suplir la ausencia de la señal de telefonía móvil.

En la actualidad el índice de penetración de internet en Ibagué es de 22.7%, en 2019 se encontraba en 19.3%. Al acelerarse los procesos de ampliación de cobertura, a raíz de la pandemia, se redujo significativamente la brecha de conectividad de un año a otro.

Para el 2021 se espera llegar a más de 250 zonas de internet instaladas en el sector urbano y rural, lo que permitiría impulsar el comercio digital en campesinos y emprendedores, con apropiación de tecnologías TIC.

Algunas de las zonas que ya cuentan con wifi son Dantas, Laureles, Alto de Toche, San Juan de la China y El Salto (vereda).

Esta población rural no tenía comunicación móvil, pero con las zonas wifi, ahora pueden utilizar sus celulares para hacer llamadas a través de WhatsApp, una acción común para cualquier ciudadano de la ciudad, pero todo un acontecimiento para la escuela El Salto.

Las nuevas tecnologías en materia de telecomunicaciones seguirán llegando a la Ciudad Musical, más rápido que antes, más tarde que en otras ciudades, pero llegarán como un proceso natural de la globalización.

 

Teléfonos públicos

Hay que recordar que el teléfono público fue otro artefacto de suma importancia para los ibaguereños, puesto que, la cobertura de telefonía fija no daba abasto. En cada barrio por lo menos había un teléfono público, mientras en el centro de la ciudad en cada esquina existía una cabina.

Con la llegada de la telefonía móvil y la venta de minutos en las calles, la etapa de los teléfonos públicos terminó; las historias allí contadas quedaron en el pasado.

En algunas ciudades del mundo las cabinas se conservaron como obras representativas de la modernidad, sin embargo, en Ibagué no fue así. Hoy en día no se conserva un solo teléfono público con los que contó el municipio en los años 90.

 

Paradigma: telefonía celular

A finales de 1999, Teletolima diseñaba un plan que tenía como meta expandir la cobertura a 120 mil líneas telefónicas en Ibagué, sin embargo, otra tecnología ya empezaba a ganar terreno.

Tras la promulgación de la Ley 37 de 1993 de telefonía móvil, se reguló la prestación del servicio de telefonía celular, con la celebración de contratos de sociedad y de asociación en el ámbito de las telecomunicaciones. Este sería un primer hito.

Es así que en las ediciones de 1998 y 1999 de EL NUEVO DÍA, dos de las concesiones, Celumóvil de propiedad del Grupo Santo Domingo y Comcel, promocionaban los celulares de marca Nokia y Ericsson “Para seguir en comunicación con el mundo…”. La característica era que desde los dispositivos se podía llamar a un teléfono fijo y viceversa.

En el nuevo milenio fue tal la penetración de la telefonía celular, que la telefonía fija prácticamente se estancó. Según el último reporte del Anuario Estadístico Municipal de Ibagué 2018-2019, hay 113.279 líneas telefónicas fijas aproximadamente.

De acuerdo con la secretaria de las TIC de Ibagué, Claudia Gisella Rengifo Parra, con la llegada de la telefonía celular el panorama cambió.

“El avance de las tecnologías de telefonía móvil, nos ha permitido pasar de 2G a 3G y 4G logrando alcanzar velocidades de hasta 100 Mbps en redes móviles y hasta 1 Gbps en redes fijas, conectándonos de manera rápida y fácil con cualquier persona en el mundo.

Para el 2021 se espera que la llegada del 5G nos permita una mayor interacción y aumento del flujo de datos”, explicó Rengifo.

Según el informe trimestral TIC para el II semestre de 2020, la Ciudad Musical cuenta con seis operadores de telefonía móvil; Claro, Avantel, Tigo, Movistar, ETB y UNE.

El celular define la forma en que se relacionan los seres humanos en el siglo XXI. Se convirtió en una herramienta indispensable, no solo para realizar llamadas y enviar mensajes, sino para llevar control de las actividades diarias, tanto laborales como sociales.

A pesar de que el teléfono fijo fue durante 30 años el medio predilecto para comunicarse a larga distancia, y aunque quedó rezagado frente a otras tecnologías, en el sector empresarial juega un papel fundamental.

JUAN JOSÉ AGUIRRE Z.

Comentarios