“Nací en este negocio y me apasiona”, propietario de La GoGo

Crédito: Hélmer Parra / EL NUEVO DÍAHace 15 años Jesús Triana gerencia La GoGo, iniciando el proceso de expansión en la ciudad.
Una de las panaderías más antiguas de Ibagué se ha mantenido como un negocio familiar, Jesús, miembro de la tercera generación de los Triana, continuó el legado de su abuela, al cual le imprimió su visión para consolidar una empresa tolimense que trasciende.
PUBLICIDAD

Teresa Salcedo de Triana empezó a fabricar pan en Ibagué en 1940, sin imaginar que 80 años después, su nieto, Jesús Triana, llevaría a La GoGo a ser reconocida por los Premios La Barra como el Establecimiento con Mejor propuesta de panadería en la región Tolima-Huila.

El empresario dialogó con EL NUEVO DÍA sobre la historia de su empresa, la actualidad de la ciudad y su pensar frente a los negocios.

 

EL NUEVO DÍA: ¿Cuéntenos quién es el propietario de La  GoGo?

Jesús Triana: Me crié en Ibagué, pero se puede decir que nací dentro de La GoGo, es decir, ya existía el negocio. Mi abuela fue la que empezó todo, después estuvo mi papá a cargo y hace 15 años estoy yo liderando este proyecto.

Estudié administración de empresas, panadería y pastelería, y especializaciones en todo lo relacionado con la industria panadera.

 

E.N.D.: ¿Cómo así que nació en La GoGo?

J.T.: Yo creo que desde los ocho años hago pan. El primer pan que me enseñó a hacer mi abuela fue el de leche, todo comenzó como un juego que despertó en mí el gusto por el oficio.

 

E.N.D.: ¿Cuál es la historia de la emblemática panadería del Tolima?

J.T.: Mi abuela comenzó a hacer el pan en su casa, que estaba ubicada en la cuesta del barrio Libertador, en ese tiempo se horneaba a leña, no había máquinas.

Mi papá estando muy joven aprendió de mi abuelita, pero el salto vino cuando se organizó con mi mamá y comenzaron a trabajar juntos.

Con el tiempo nos hicimos muy reconocidos con productos como los mojicones, cucas, que se perfeccionaron tras un trabajo constante y de disciplina por muchos años.

 

E.N.D.: ¿Tras 80 años de actividad qué les ha permitido trascender?

J.T.: Tenemos cuatro puntos de venta en Ibagué, lo que todavía considero un sueño hecho realidad. Comenzamos en La Pola con una panadería y mi papá en su momento no quería expandirse, decía que era suficiente porque él era quien hacía el pan con su propias manos.

Pero Ibagué empezó a crecer y pensé que debíamos estar en lugares estratégicos. Iniciamos con el punto de la carrera Quinta con calle 37, y de ahí nos expandimos más y nos ha funcionado.

El proyecto del último año, fue centralizar toda la producción, para poder tener mejores estándares de calidad.

 

E.N.D.: ¿Piensan llegar a otras ciudades?

J.T.: Sueños hay muchos, estar en otra ciudad es uno de ellos. Los clientes nos dicen que deberíamos estar en Bogotá, pero es una idea que hay que trabajar muy bien para cumplirla.

 

E.N.D.: ¿Qué personas fueron indispensables en su camino como empresario?

J.T.: Mis padres definitivamente, me inculcaron todo, nací en este negocio y me apasiona. Cuando asumí el liderazgo de este sueño yo siempre estuve apoyado con ellos, mi mamá todavía trabaja conmigo, obviamente no con el mismo ritmo de antes. Y mi papá trabajó hasta el último día que pudo, siempre estando a mi lado como un guía. Lo recuerdo como un hombre visionario, entregado y diligente.

 

E.N.D.: Por segundo año consecutivo La GoGo fue reconocida por los Premios La Barra como el Establecimiento con Mejor propuesta de panadería en la región, ¿a qué se debe este logro y qué significó para usted?

J.T.: Los comensales nos eligieron como la mejor panadería de la región Tolima -Huila, ¿por qué? Siento que cada pan que ponemos en las vitrinas lo hacemos con el mayor amor y esfuerzo, y las personas perciben eso.

Obviamente tenemos errores pero queremos hacer mejor las cosas, y estos premios de los últimos años no son más que el reconocimiento a la trayectoria que hoy en día nos permite ser lo que somos.

 

E.N.D.: Hablemos de la actualidad, ¿cómo ve la economía del departamento?

J.T.: Con esta pandemia que nadie se esperaba la economía se contrajo bastante, mi sector fue afortunado porque logramos abrir cumpliendo los protocolos, nos adaptamos y creo que lo hemos hecho bien. Pero hay muchos sectores que se han visto demasiado afectados, y la economía es como una cadena, si los hogares no tienen ingresos dejan de comprar.

 

E.N.D.: ¿Cómo evalúa al Alcalde y el Gobernador?

J.T.: Les ha tocado bailar con la más fea, la pandemia. Todo el plan de gobierno se les atrasó porque se tuvo que solucionar lo más urgente, pero en términos generales lo han hecho bien. El Gobierno Nacional ha tomado medidas que han sido de gran ayuda, y a nivel local están tratando de generar empleo, de hacer inversiones y esperamos que en el mediano plazo se vean los resultados.

 

E.N.D.: ¿Cuál es ese secreto de su producto?

J.T.: Respetamos los procesos, y todo lo que hacemos tratamos de hacerlo con agrado, el éxito de nosotros está en esos aspectos. Soy afortunado de hacer lo que me gusta.

 

E.N.D.: ¿Se diferencia la panadería del Tolima frente a la de otras ciudades?

J.T.: Pienso que sí, en calidad y hasta en productos hacemos cosas diferentes, y los clientes lo perciben.

 

E.N.D.: De ese trasegar en la vida como empresario, ¿cuál debe ser ese consejo para que los emprendedores lo apliquen?

J.T.: Cuando se quiere hacer empresa hay que meterle ‘berraquera’ y creer en el proyecto. Hay personas que tienen una buena idea, se capacitan pero cuando van acumulando pérdidas desfallecen; al inicio siempre estará ese problema.

 

E.N.D.: ¿Ha tenido momentos difíciles a nivel empresarial?

J.T.: Claro, este año ha sido difícil porque las restricciones de movilidad hicieron que bajaran las ventas, pasamos por ese proceso. También hemos tenido años duros pero toca todos los días seguir luchando.

Yo agradezco a las personas que creen en nosotros, porque son quienes nos han permitido perdurar.

 

E.N.D.: ¿Qué papel juega la innovación en su empresa?

J.T.: Innovamos mucho a lo largo de los años, siempre tratando de escuchar lo que nos piden los clientes, eso es fundamental. Hace 15 años éramos exclusivamente panadería, pero fuimos aprendiendo de pastelería, ahora hacemos productos más elaborados, como panes saludables, enriquecidos con semillas, nuevos sabores, es una búsqueda constante.

Diálogos

Preguntas y respuestas

E.N.D: ¿Qué son para usted sus empleados?

J.T.: En este momento somos 15 personas, que funcionamos como un equipo y familia, y cada uno aporta un granito de arena para que la gente consuma unos productos ricos.

 

E.N.D: ¿Por qué el nombre de La GoGo?

J.T.: Cuando mi papá tomó la panadería necesitaba ponerle un nombre llamativo, fácil de recordar, y se le ocurrió La GoGo, nunca lo hemos cambiado.

 

E.N.D: ¿Qué hace en su tiempo libre?

J.T.: He montado bicicleta toda mi vida y me gusta caminar, definitivamente hacer deporte, y tratar de pasar el mayor tiempo con mis hijos.

 

E.N.D: ¿Qué presagia para Ibagué?

J.T.: Ibagué me parece una ciudad con mucho potencial. Viví afuera, pero no cambió la gente de aquí, los lugares, el clima. Ahora tenemos más universidades y empresas, pero necesitamos más para generar empleo, pero del resto hay mucho por hacer.

 

E.N.D: ¿Cuál es el empresario que admira?

J.T.: Don Carlos Alvarado (q. e. p. d.) creó una empresa de admirar, su ejemplo motiva a seguir trabajando.

 

DATO

Los padres de Jesús, quienes fueron sus mentores, son el reconocido empresario Jesús Eduardo Triana Salcedo (q. e. p. d.) y Dora Villarreal.

Redacción Económica

Comentarios