Quejas por reiterados cierres de la Oficina de Registro de Instrumentos Públicos

Crédito: Hélmer Parra / EL NUEVO DÍAEn una vista a la sede, este rotativo constató que en efecto no hay servicio y hay papeles informativos pegados en la puerta.
En su visita a Ibagué, se elevaron quejas al presidente Iván Duque por el cierre reiterado de la Oficina de Registro de Instrumentos Públicos, lo que origina demoras en trámites al sector construcción.
PUBLICIDAD

La Cámara Colombiana de la Construcción, Camacol, seccional Tolima, mediante la representante Adriana Magaly Matiz Vargas, volvió a denunciar, esta vez frente al presidente Iván Duque Márquez, los problemas que sufren por los cierres frecuentes de la Oficina de Registro de Instrumentos Públicos de Ibagué, y la demora que hay en la emisión de documentos.

La representante conservadora indicó a Iván Duque, durante su visita a la capital tolimense, que el Gobierno nacional debe prestar atención a los constructores, si se quiere reactivar la economía, por los “obstáculos” que se generan en esta oficina.

“Cuando hablamos de reactivación económica, lleva a unos esfuerzos articulados y conjuntos entre el sector público y privado. Los constructores en Ibagué generan 20.941 empleos, y hoy tiene un gran obstáculo en la Oficina”, indicó Matiz Vargas.

Adriana Matiz aseveró, que según cifras entregadas, hay un represamiento de 575 solicitudes que se radicaron en esa entidad para vivienda y hay otras 184 pendientes para radicar.

“Le pedimos al Presidente celeridad en la continuidad en el servicio, ya que según los constructores, gran parte del año ha estado suspendido el servicio, también que haya eficiencia en la prestación del mismo”, agregó la parlamentaria.

La congresista aseveró que sostuvo diálogo con el Viceministro de Vivienda, y se acordó una mesa de trabajo conjunta con todos los entes encargados, para pedir un plan de contingencia y, que haya un registro remoto, que requieren los constructores en Ibagué.

 

Gremio en el Tolima

En diálogo con EL NUEVO DÍA, el ingeniero Véliz Alfonso Mejía Ramírez, presidente Camacol, seccional Tolima, ratificó este malestar, el cual genera pérdidas económicas en el sector, además de las trabas que existen en dicha oficina.

El representante de los constructores en el Departamento señaló que durante el año hubo una serie de trabas, entre las que se contaron el inicio de la pandemia, luego roedores en las oficinas, hace poco dos funcionarios con Covid y ahora las vacaciones.

“Esto tiene represado todo el registro de las escrituras de las viviendas fabricadas, dificulta que los clientes que pagaron su casa o apartamento, no la puedan recibir hasta que la oficina no surta el efecto de certificado de tradición y libertad del predio.

“Tampoco los bancos desembolsan los dineros a los constructores de los saldos de las escrituras, y tampoco los subsidios de vivienda. Entonces es un drama porque paran al país y a veces pareciera que la Oficina va en contravía de la reactivación económica que pide el Gobierno”, añadió Véliz Mejía.

El Ingeniero también resaltó que aunque este problema se ve a veces en otras ciudades, en otras oficinas funciona la parte digital, contrario a Ibagué, donde no habría herramientas tecnológicas.

Finalmente, el Presidente Ejecutivo aseveró que desde Camacol nacional se ha dado a conocer el problema, pero “el tema se volvió desesperante, el Gobierno lo sabe y no entiendo porqué no hay soluciones.

“Esperamos que la Oficina de Instrumentos Públicos, el sindicato, los directivos, se vuelvan proactivos y saquemos al país adelante, y no parar a toda hora el sistema productivo colombiano”, apostilló Véliz Mejía.

EL NUEVO DÍA

Comentarios