“Tenemos un gremio y un sector que retornó a la rentabilidad”

Crédito: Colprensa - EL NUEVO DÍARoberto Vélez Vallejo, gerente Federación Nacional de Cafeteros.
Como positivo calificó el gerente general de la Federación Nacional de Cafeteros, Roberto Vélez Vallejo, el año 2020 para la caficultura colombiana, pese a que la propagación de la pandemia del Covid-19 golpeó fuertemente a la economía nacional e internacional.
PUBLICIDAD

El directivo fue enfático en afirmar que más allá de la crisis de la economía, que originó la emergencia sanitaria, el gremio cafetero aumentó sus ingresos en casi un 20% frente al año pasado, alcanzando el valor de la cosecha cafetera récord, muy cerca de los 9 billones de pesos, y una producción cercana a los 14 millones de sacos. 

Vélez Vallejo, en entrevista con COLPRENSA, habló también de los retos que dejó la pandemia del nuevo coronavirus al sector caficultor, así como los que tendrá que trabajar el próximo año para mantener la buena rentabilidad que mostró en este 2020. 

 

- ¿Cómo fue el comportamiento del sector caficultor durante este atípico 2020?

Es un balance bueno por todo lo que implicó. Enfrentamos dos calamidades al mismo tiempo: en primer lugar una pandemia, el Covid-19, que empezó desde marzo en Colombia y que nos obligó a replantear toda una estrategia para poder proteger a los caficultores y sus familias. En esto, el balance también es positivo, de las 16.000 veredas con las que cuenta el país cafetero, solo el 3% ha presentado presencia del virus, es decir, en 500 veredas se han presentado casos positivos. La caficultura se ha mantenido alejada y protegida con respecto a esa primera pandemia.

 

- ¿Cuál es esa segunda calamidad?

La segunda plaga fue la crisis económica, todo el país y el mundo entero se sumió en una espiral de decrecimiento y de pérdidas impresionantes. Sin embargo, el gremio aumentó sus ingresos en un 20% con relación al año 2019, hoy tenemos una cosecha cafetera récord que va a estar muy cerca de los 9 billones de pesos y una producción de 14 millones de sacos. 

A todos los productores de Colombia les subió el ingreso un 20% y eso, en medio de la situación económica tan adversa, hace resonar aún más el logro de la caficultura, que no solamente le ha dado la posibilidad a las zonas cafeteras y a los municipios cafeteros de tener una economía sana, sino de darle la posibilidad al sector agropecuario de crecer en 2020 y, por qué no, un empujón, así sea pequeñito, al PIB nacional.

 

- ¿Cómo podría calificar entonces el año 2020 para el sector?

Desde el punto de vista de la sociedad y el mundo ha sido un año desastroso, pero para el sector cafetero lo calificaría como un año positivo, donde volvimos a ser rentables, porque aquí nadie puede hablar de bonanza cafetera ni nada por el estilo, sino que tenemos un gremio y un sector que retornó a la rentabilidad, lógicamente en un año muy curioso. 

 

- ¿Qué retos le dejó al sector cafetero esta pandemia que estamos viviendo?

Muchos. Esta situación dejó claro que el tema de la conectividad es el primer reto que queda claro, cómo mejorar para poder conectar a los productores del campo con el mundo exterior, ya que nos quedó claro que eso no existe. Aplaudimos los esfuerzos del gobierno, pero seguimos esperando que mejoremos la conectividad en las zonas rurales. Otro reto también tiene que ver con tecnología y es dar un salto cuántico hacia las nuevas tecnologías, hacia la transformación digital, donde podamos acercar al productor a través de aplicaciones y que sienta mucha más cercanía. 

Otro reto es mirar qué va a pasar con el consumo de café, porque una vez se empezó toda la pandemia el consumo fuera de casa dejó de operar, porque los restaurantes estaban cerrados, los hoteles no han funcionado, las personas no han regresado totalmente a las oficinas y allí se perdió una buena parte, pese a que incrementó el consumo en el hogar, pero no sabemos qué tanto ese incremento pueda compensar lo que se pierde por el otro lado. Esto incluye el mundo de los cafés especiales, algo que para Colombia es fundamental, ya que tienen un canal que son cafeterías especializadas, tiendas que venden productos muy únicos y estos establecimientos han sufrido enormemente durante la pandemia. 

 

Productividad

- Además de estos retos que deja la pandemia, ¿cuáles son los que se han planteado en materia de productividad, calidad y de reducción de costos para el próximo año?

Esto sigue estando en consonancia con lo que ha sido la política de los últimos cinco años, que es la búsqueda de la rentabilidad, no solamente para mejorar el ingreso del caficultor sino mucho más allá en los costos de producción, donde todavía tenemos que mejorar la productividad por hectárea. Allí nos hemos planteado seguir mejorando la productividad en términos de café producido en una hectárea, mantener el esquema de renovación del 10 % del parque cafetero, es decir, por lo menos 85.000 o 90.000 hectáreas al año; hacer florar variedades resistentes a la roya; aumentar la densidad de la caficultura en una hectárea, donde hoy tenemos 5.300 plantas, pero podemos llegar muy fácilmente a 5.500 o 6.000 plantas; también tenemos que mejorar y seguir transformando el esquema de calidad en Colombia para poder acceder a mejores primas en los mercados internacionales. 

 

- ¿Cómo han visto el clima de cara a la cosecha del próximo año?

Tuvimos una época de lluvia que ha empezado a ceder, afortunadamente, producto de un fenómeno de la niña moderado que lo experimentamos en el último mes, mes y medio, con fuertes lluvias que ha ayudado a la caficultura a florecer. Yo estoy viendo mejores climas ahora y el café irá a florecer para la primera cosecha del próximo año.

 

- ¿Esperan que el valor de la cosecha se mantenga en los mismos niveles para el próximo año?

En materia de la producción, Colombia tiene un parque cafetero hoy instalado de una edad y de una densidad con un número de plantas que son capaces de producir entre 14 y 14,5 millones de sacos y este volumen dependerá de los cuidados que haga el productor en el manejo de fertilización y del clima. En materia de precios se deben tener en cuenta tres componentes: tipo de cambio, precio en la bolsa de Nueva York y el diferencial que le pagan al productor colombiano por la calidad. 

Este año tuvimos un tipo de cambio muy cercano a los 3.800 pesos en promedio, una bolsa de Nueva York muy deprimida y lo que estuvo también del lado positivo de los cafeteros fue el diferencial del café colombiano, que este año en promedio estuvo en 40 o 45 centavos, eso ha contribuido a que la carga de café en Colombia haya estado en promedio por un millón de pesos.

Economía

Perspectivas de 2021

¿Qué va a pasar el próximo año?

Todo vislumbra una menor producción a nivel mundial; por el lado de consumo, vamos a ver qué va a pasar, pero se espera una mejora con la llegada de la vacuna y podríamos tener unos mejores precios de la Bolsa de Nueva York y unos mejores precios del café; aunque se está viendo una caída del dólar. Yo esperaría, y esto es una apreciación muy personal, que en el año 2021 en términos del precio al producto podemos estar muy parecido a lo del 2020. 

 

- El Gobierno Nacional ha venido trabajando en un Conpes cafetero, para definir la hoja de ruta del sector a 10 años. ¿Cómo avanza ese tema?

Vamos muy bien. No quisiera adelantar detalles, pero hemos venido trabajando con el equipo de Planeación Nacional y los diferentes entes involucrados en esto, porque un Conpes implica una revisión de todo lo que es transversal a la caficultura, entonces tenemos que mirar qué vamos a hacer en materia de educación, en materia de vivienda, en materia de TIC, qué podemos hacer en materia de renovación, titulación de tierra, en un montón de campos que implican una cantidad de ministerios y agencias del Estado, con quienes estamos acabando de hacer las validaciones de qué podemos hacer para los próximos diez años.

 

- ¿Cuándo estaría listo este Conpes?

En el primer trimestre del próximo año, esa es nuestra aspiración y nuestro deseo y así lo hablamos con el señor Presidente en la Casa de Nariño el viernes pasado y yo veo buenos vientos para tener eso listo. 

 

- ¿Cómo les fue en el Congreso Cafetero que se realizó de forma virtual?

Un balance bueno. A pesar de ser nuestro primer congreso virtual, aprovechamos esto para hacer algo que nunca habíamos hecho, que fue la participación de los miembros principales y suplentes de los Comités Departamentales. Además, tuvimos una participación más nutrida, cumplimos con nuestro trabajo y el objetivo del congreso, donde hicimos una reflexión con calma de los diferentes temas. 

Además, tuvimos el reconocimiento que empezó por el Ministro de Hacienda, siguió con el Ministro de Agricultura, más adelante con el Ministro de Comercio y culminó con el Presidente de la República, con el reconocimiento a la importancia del sector cafetero, un sector que teníamos dormido, a veces como que se nos olvido y Colombia se convirtió en un país de petróleo, carbón, y el café había quedado relegado en el pasado y hoy vuelve con esa frase del ministro Carrasquilla cuando dijo no sabe que hubiera pasado con la economía de no ser por el comportamiento tan positivo del café este año.

Redacción Económica

Comentarios