¿Cuáles son los factores que llevarán a la economía a crecer 5% en 2021?

Crédito: FOTOS: COLPRENSA - EL NUEVO DÍA
Pese al traumático arranque del año por el segundo pico de contagios del Covid-19, que llevó a una nueva presión en el sistema hospitalario y generó nuevas restricciones, las proyecciones de crecimiento para Colombia se mantienen desde las diferentes entidades.
PUBLICIDAD

El 2021 ha sido catalogado como el año de la recuperación después del fuerte impacto que generó la pandemia del Covid-19 en todos los frentes, pero especialmente en la economía del país, que cayó en recesión y que habría cerrado 2020 con una contracción entre un 7 % y 8 %, por lo que se espera un crecimiento significativo en este nuevo año, gracias al rebote que se presentará.

Por lo menos así lo dejan ver las proyecciones que se han presentado hasta el momento y que mantienen, pese al traumático inicio de año por el segundo pico de contagios, el Gobierno Nacional, el Banco de la República, los centros de pensamiento e, incluso, los organismos internacionales, las cuales se ubican en promedio en un crecimiento de la economía cercano al 5 %.

En materia de perspectivas, el Gobierno Nacional, en cabeza del Ministerio de Hacienda, ha insistido en un rebote de la economía para este año cercano a los niveles de 5 %, mientras que 2020 cerraría con una contracción de -6,8 %. Estas cifras se traducirían en un repunte de cerca de 11 puntos porcentuales, muy cerca de los cálculos que hacen desde otros organismos.

El Banco de la República, por ejemplo, proyecta un repunte de 4,6 % para la economía en este 2021, en la misma línea del panorama que plantean organismos internacionales como la Cepal (5,0 %), el Fondo Monetario Internacional (5,2 %), el Banco Mundial (4,9 %); y en la misma tendencia de la Asociación Nacional de Empresarios de Colombia (Andi), que la ubica en un 5,0 %.

En esa misma línea se encuentra los centros de pensamiento como Fedesarrollo, que espera un repunte de 4,8 %, en el mismo sentido con otras instituciones como Corficolombiana (5,0 %) y Scotiabank Colpatria (5,0 %). Los menos optimistas en cuanto al crecimiento son la Asociación Nacional de Instituciones Financieras (Anif), que proyecta un 4,2 %, y la Ocde, con un 2,8 %.

Sin embargo, la pregunta que surge en medio de todo este panorama alentador para la economía, y para el país en general, es en qué estará sustentado ese crecimiento y qué condiciones se deben cumplir para que realmente las proyecciones con las que se empieza 2021 se mantengan en esos niveles y no deban ser revisadas a la baja por parte de los diferentes organismos.

“Es bien importante tener en cuenta que esta proyección la hicimos con base en las expectativas de reactivación y de rebote de la economía colombiana que tenemos para este año”, explica la directora de Análisis Macroeconómico y Sectorial de Fedesarrollo, Martha Elena Delgado, quien asegura que el principal factor de crecimiento será ese efecto base con el que partimos de 2020.

 

El efecto base

Uno de los principales aspectos que se debe tener en cuenta en la recuperación que presentará la economía este año es el rebote que se dará frente a las cifras mostradas el año anterior que, en este caso, y especialmente en el segundo trimestre de 2020, tuvo unas caídas muy pronunciadas que llevaron a que Colombia entrará en la segunda recesión de su historia.

Por eso, cuando se habla de un rebote cercano al 5 %, si bien suena como un crecimiento alto y claramente refleja una reactivación, se debe partir de que allí lo que tenemos es un efecto frente a las cifras del año pasado. “Ese rebote es pronunciado, porque entre más profunda sea la crisis que hay en 2020, el siguiente año vamos a crecer más”, señala Delgado.

Pero allí también hay que tener en cuenta que ese efecto base del que partimos de 2020 también va a impactar buena parte de los crecimientos a nivel sectorial que se van a tener este año, por lo que seguramente se van a observar repuntes importantes en rubros que durante el año pasado tuvieron que pasar las duras y las maduras en medio de la crisis.

Para Jackeline Piraján, economista de Scotiabank Colpatria, este año se podrían destacar los sectores de comercio, transporte y alojamiento; Industria y Construcción, que liderarían en su aporte a la recuperación económica. “Este último apoyado por los planes de estímulo de adquisición a la vivienda por parte del Gobierno Nacional y la continuidad en la ejecución de obras públicas”, explica.

En la misma línea opina Delgado, quien también considera que comercio y transporte, que fueron fuertemente afectados el año pasado, tendrán unos crecimientos importantes durante este año, así como el entretenimiento y las actividades artísticas. “Si bien este año no se va a ver una recuperación del 100 %, seguramente esos sectores no tendrán un impacto como el del año pasado”, añade.

Frente al sector de la construcción, la analista de Fedesarrollo considera que este año seguirá siendo fundamental, no solo en términos de reactivación económica sino en el empleo, ya que se seguirá cerrando esta brecha, mejorando el poder adquisitivo de los hogares colombianos y generando un mejor desempeño de la demanda agregada. También se destacará el sector de la agricultura.

Sin embargo, otro aspecto que se debe tener en cuenta para el crecimiento de la economía del país será, más allá del efecto base y el rebote de la misma, que se logre reactivar la economía. “El efecto base es estadísticamente claro, pero, de otro lado, es bien importante la reactivación que tenga ese rebote, que se abran los sectores es lo que hace que se llegue a un crecimiento de 4,8 % en 2021”, dice Delgado.

En ese mismo sentido se mostraba el ministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla, cuando a finales del año pasado mencionaba que “la combinación de la reapertura de múltiples sectores (…) y la vacuna aprobada en un tiempo récord” llevaban al Gobierno a pensar en un rebote de la economía importante para 2021, por lo que el año tendrá que cambiar la dinámica con la que inició para poder ver resultados.

Sin embargo, los expertos consideran que es muy temprano para preocuparse, porque, aunque se ha generado un impacto en estas primeras semanas del año con las medidas que se adoptaron para contener la segunda ola de contagios que dejaron una nueva presión al sistema hospitalario, todavía queda el resto del año, que con la vacuna podría mejorar todavía más.

“Si bien las actuales restricciones ralentizan el ritmo de recuperación, es muy temprano para anticipar que el resto del año será malo, pues en los momentos en los que se vuelva a tener una liberación de actividades las sorpresas positivas para la actividad podrían también darse tal como pasó al final del 2020”, explica la economista del Scotiabank Colpatria.

Para Delgado, Colombia ya tiene unas lecciones aprendidas en 2020, las cuales tienen que ser tenidas en cuenta para lo que viene en medio de la emergencia sanitaria. “Lo que debemos tener en cuenta es que, así tengamos nuevos cierres, seguramente no van a ser tan fuertes para la actividad económica, como lo fueron el año pasado”.

La analista de Fedesarrollo agregó que es muy temprano para saber si en realidad lo que está ocurriendo en enero realmente va a afectar las proyecciones para el año completo. “Todavía quedan 11 meses de 2021, así que vamos a tener que esperar a ver si podemos tener ese 4,8 % de crecimiento o si habrá más restricciones y definitivamente no lo logramos”, dice.

Allí entra otro factor a jugar de forma importante: las vacunas. “Si bien no son la solución 100 % a toda la coyuntura, por supuesto que sí son una herramienta fundamental para que el país pueda reactivar la economía mucho más rápido y de una forma mucho más segura”, señaló Delgado, al tiempo que resaltó que las expectativas con las vacunas son muy altas.

 

 

Recuperación real

Aunque hay unas proyecciones altas de crecimiento durante este año, es claro que la recuperación de la economía al nivel que se traía antes de la pandemia tardará un poco más de un año. Hay expertos que consideran que se podría tardar entre dos y tres años para crecer a los niveles que teníamos en 2019, por lo que es importante que el país busque una estabilidad en el crecimiento.

Desde la Andi se vaticina que el país se demorará, al menos, dos años en recuperar las cifras de 2019. Y, por si fuera poco, la trayectoria de crecimiento que se había logrado en los últimos años, se recuperará en por lo menos cuatro o cinco años, sobre todo porque el país no había sufrido una pérdida de valor social y económico del tamaño que dejó la pandemia de Covid-19.

En eso coincide Martha Elena Delgado, quien señala que para alcanzar el nivel del Producto Interno Bruto (PIB) de 2019 se debe mantener una senda de crecimiento constante en 2021, 2022 y 2023. “Vamos a tener un rebote en 2021, que, por supuesto, nos va a ayudar a compensar la economía, pero tengo que seguir hacia adelante para llegar al crecimiento que se traía antes de pandemia”.

¿Qué se necesita para mantener ese crecimiento? Allí los expertos han sido muy claros: el país debe hacer unas reformas estructurales integrales que ayuden a nivelar las cargas y que permitan tener mucho más producto interno bruto, muchos más ingresos para los hogares, para las empresas, sin descuidar los recaudos tributarios y la generación de empleo.

En ese sentido es claro que, aunque el país mantuvo en medio de la incertidumbre el grado de inversión por parte de las agencias calificadores, el riesgo de perderlo en 2021 sigue latente y por eso desde finales del año pasado el Gobierno Nacional anunció una reforma tributaria que, sin duda, se presentará a lo largo del año, para que empiece a regir a partir de 2022.

A estas se tendrían que unir reformas en torno a los temas laborales y sociales, que aunque todavía no han sido confirmadas por el Gobierno Nacional, sí se necesitarán para lograr superar los obstáculos que desnudó la pandemia en materia de empleo en el país.

 

COLPRENSA

Comentarios