Sindicato explica situación en la Oficina de Registro de Instrumentos Públicos

Crédito: Hélmer Parra / EL NUEVO DÍALa Oficina de Registro de Instrumentos Públicos actualmente está abierta.
Al cierre de 2020 el sector constructor se vio afectado por los distintos cierres de la dependencia, quedando frenadas las solicitudes para vivienda; sin embargo, el sindicato Sintrafep aclaró que no fue por negligencia de los trabajadores, sino por la afectación del Covid-19.
PUBLICIDAD

En diciembre, la Cámara Colombiana de la Construcción, Camacol, seccional Tolima, mediante la representante Adriana Magaly Matiz Vargas, puso en conocimiento del presidente Iván Duque, las quejas del gremio constructor por el cierre reiterado de la Oficina de Registro de Instrumentos Públicos, que origina demoras en varios trámites que requiere el sector. 

En ese momento Camacol señaló que debido a esta situación estaba represado todo el registro de las escrituras de las viviendas fabricadas, lo cual dificulta que los clientes que puedan pagar su casa o apartamento, pues no la puedan recibir hasta que la oficina no surta el efecto de certificado de tradición y libertad del predio.

Ante esta situación, EL NUEVO DÍA se comunicó con uno de los sindicatos de la Superintendencia de Notariado y Registro, para conocer internamente qué sucede, pues persisten las quejas de los constructores.

Rafael Cortés Pérez, directivo sindical de Sintrafep a nivel nacional, explicó que la principal razón de los cierres de la Oficina se deben a las contagios que cada tanto ocurren al interior del edificio. 

“En diciembre se presentaron tres cierres, primero fue cuando uno de los vigilantes falleció a consecuencia del Covid-19, el segundo fue por cinco contagios, no como consecuencia de un bingo, eso es falso, pues este juego se hizo virtualmente y fue autorizado por el Superintendente.

“El tercer cierre se llevó a cabo nuevamente por la identificación de tres contagios de personas que estaban haciendo presencia en la Oficina. Eso sucedió, y aquí prevalece la salud de los trabajadores y los mismos usuarios que se acercan a realizar sus trámites”, explicó Cortés.

El directivo sindical enfatizó en que los diferentes cierres de la dependencia no obedecen a la negligencia de los trabajadores, debido a que la oficina de seguridad y salud en el trabajo de la Superintendencia es la que verifica los casos relacionados con el contagio del virus y ordena el cese de actividad.

“La mayoría de las oficinas a nivel nacional han tenido estos inconvenientes, no solo es la de Ibagué, por ejemplo la de Bogotá lleva casi dos meses cerrada, y la de Espinal un mes. Esto es bueno dejarlo en claro a Camacol y a la representante Matiz, no es culpa de los trabajadores, la situación de la ciudad frente a la pandemia es crítica”, acotó Pérez.

 

Represamiento de documentos

Actualmente la Oficina de Registro está funcionando normalmente; sin embargo, al parecer se han presentado nuevos contagios pero no se ordenó el cierre. Como sea, por todo lo sucedido se han represado solicitudes, y el volumen de ingresos de documentos también aumenta. 

“Se han ido acumulando documentos para registro, en un día entraron casi 500 documentos, y hay funcionarios que ya se tienen organizado su plan de vacaciones, el cual autoriza la Superintendencia. Es de público conocimiento que si hay documentos en trámite, porque la acumulación de 300 o 400 diarios siempre aumenta el volumen de escrituras para registrar”, manifestó el funcionario. 

Cortés calcula que aproximadamente hay represados entre 1.200 y 1.300 documentos, aunque no es una cifra oficial. Los documentos son de toda índole, compra ventas, hipotecas, cancelación de embargos, embargos, fiducias, etc.

Respecto a la posibilidad de implementar un registro remoto, aún no se conocen avances para Ibagué, pero la radicación electrónica ya funciona en otras ciudades del país. 

Cabe recordar que Camacol Tolima había indicado: “Esperamos que la Oficina de Instrumentos Públicos, el sindicato, los directivos, se vuelvan proactivos y saquemos al país adelante, y no parar a toda hora el sistema productivo colombiano”.

Por su parte, el Gobierno nacional había instado a estas entidades a ser más diligentes.

 

DATO

Más de 1.000 documentos estarían represados.

Redacción Económica

Comentarios