El Tolima no sería ajeno a una posible crisis del sector arrocero

Crédito: Archivo / EL NUEVO DÍAEl Gobierno nacional reiteró que sembrar más de lo permitido, tendría consecuencias negativas en la comercialización de la cosecha.
El sobreabastecimiento de arroz que hay actualmente en el país, sumado a la caída de los precios y las importaciones, tienen al sector preocupado ante un panorama adverso en el inicio del 2021.
PUBLICIDAD

El sector arrocero atraviesa un inicio de año con incertidumbre. Tras culminar el pasado 31 de diciembre el acuerdo entre productores e industriales para favorecer precios justos, el valor en que se paga la carga del grano cayó en los primeros días de enero, a la par, se habla de un sobreabastecimiento. 

Esta semana, Dignidad Arrocera había manifestado, “hay dos millones toneladas de arroz y no hay quién las compre”, a lo cual el viceministro de Asuntos Agropecuarios, Juan Gonzalo Botero, respondió afirmando que existe un inventario de 750 mil toneladas de arroz blanco para abastecer el mercado.

 

Tolima no es indiferente

En medio de esta coyuntura, está el Tolima, uno de los principales productores del país. Carlos Hómez, gerente de la Cooperativa Serviarroz, explicó que los niveles elevados de inventario han llevado a que se sacrifique el precio de la carga.“Por eso, el llamado del Consejo Nacional del Arroz y el sector con todas sus organizaciones, es a que en las zonas donde las hectáreas de arroz crecen desproporcionadamente, se siembre según lo establecido”, comentó Hómez.

El precio del arroz repuntó a finales del 2019 y el año pasado se mantuvo, pero ahora, el gerente de Serviarroz indicó que cayeron los precios porque las áreas sembradas superan las 560.000 hectáreas (ha).

En la Meseta de Ibagué y las zonas arroceras del Tolima en donde hay distritos de riego se mantiene el área sembrada, mientras tanto, en el Llano colombiano más del 80% del arroz se siembra en secano, de acuerdo con el régimen de lluvias.

“En el Tolima la siembra es estable, hay predios concesionados y familias que cultivan tradicionalmente. Aquí se han sembrado 110 mil hectáreas en los últimos 15 años. En otras regiones como se dispararon los precios, entraron nuevos productores, esto sucedió más en los Llanos”, acotó el gerente de Serviarroz.

Este análisis concuerda con el llamado del Gobierno nacional, que invitó a los productores de todas las zonas arroceras de Colombia, en especial a quienes hacen parte del sistema secano, a que se ajusten a los lineamientos del Plan de Ordenamiento.

“El precio de la carga se estaba pagando en $170.000, ahora está en $140.000, es una caída abrupta. Pero si la producción sigue aumentando en volúmenes, el problema no va a ser solo de precio”, sentenció Hómez.

 

Dignidad Arrocera

Por su parte, Eudoro Álvarez, presidente de Dignidad Arrocera, indicó que a diciembre había 500 toneladas más frente al histórico de producción, “y a eso se agrega la cosecha ‘mitaca’, que ya se está recogiendo en distritos de riego”.

Para el dirigente gremial, la caída del consumo también incide en el sobreabastecimiento.

“Según el Dane, el 35% de las familias están consumiendo dos comidas al día, además, hay una disminución en el consumo de arroz de cuatro kilos per cápita, todo debido a la pandemia”, aseguró Álvarez.

El Presidente del colectivo recordó que en el último acuerdo de precios para el interior del país, incluido Tolima, era de $157 mil la carga.

“Los acuerdos tienen que ser acompañados de incentivos al almacenamiento, pero ni el Gobierno ni los arroceros estaban preparados para esta contingencia. Es necesario que haya políticas y medidas de carácter gubernamental, que permitan acordar precios con la industria.”, acotó Eudoro Álvarez.

Dignidad Arrocera espera reunirse con el Ministerio de Agricultura, para así decidir el camino a tomar.

 

Importaciones, otra dificultad

Los arroceros coinciden en que las importaciones cada vez están afectando más al sector, pues a parte del Tratado de Libre Comercio (TLC) con Estados Unidos, ingresan arroces provenientes de Perú y Ecuador.

En esta ocasión, el sobreabastecimiento se dio al tiempo de que las importaciones continúan creciendo.

Carlos Hómez, finalizó: “Hay que fortalecernos en Tolima,  por eso el llamado del sector arrocero al gobierno departamental, es que se necesita un molino en el sur y norte de la región, para tratar de regular las salidas de las cosechas”.

 

Dato:

En el primer semestre de 2020 cada zona productora no debe sobrepasar las siguientes hectáreas de siembra: Centro 71 mil (Tolima), Llanos 204 mil, Bajo Cauca 44 mil, Costa Norte 13 mil y Santanderes 20 mil.

EL NUEVO DÍA

Comentarios