A la reforma fiscal se le acerca su hora definitiva

Crédito: Colprensa / EL NUEVO DÍAEl debate de la reforma tributaria será uno de los más trascendentales de la próxima legislatura.
Una de las discusiones más sensibles es la revisión a todas las exenciones del IVA, porque van en contra de la progresividad del sistema tributario.
PUBLICIDAD

La nueva caída que eventualmente tendrá la economía por los efectos del segundo pico nacional por la pandemia del coronavirus, la cifra del desempleo de 2020 que se ubicó en 15,9% y las advertencias de las calificadoras internacionales sobre el alto endeudamiento de la nación, son algunas de las razones que tienen cada vez más decidido al gobierno de Iván Duque a presentar en pocas semanas al Congreso de la República su tercera reforma tributaria, que en esta ocasión ya tiene nombre propio, reforma fiscal.

Y será reforma fiscal porque el propio presidente Iván Duque así lo consideró, ya que en su criterio esta será una reforma de corte fiscal que aumente el ingreso tributario, pero que también sea social para asignar recursos para las poblaciones vulnerables y mantener los auxilios que se han entregado durante la pandemia.

La presentación de la reforma dependerá de un informe que entregará la misión de expertos tributarios que fue integrada en el segundo semestre del año pasado y que componen Harry David Rosenbloom, director del Programa de Tributación Internacional en la Universidad de Nueva York; Pascal Francois Dominique Saint-Amans, director del Centro para la Política de Impuesto y Administración de la Ocde; Kent Andrew Smetters, profesor de la Escuela de Negocios de la Universidad de Pennsylvania; Brian Arnold, profesor de Derecho Tributario en la Universidad de Waterloo; y Jeffery Owens, economista y abogado.

Aunque no han entregado un reporte previo sobre cómo será la reforma ideal, uno de ellos, el profesor Smetters, experto en el tema del IVA, aseguró durante la instalación de la comisión que es necesario que se haga una minuciosa revisión a todas las exenciones del IVA, porque van en contra de la progresividad del sistema tributario colombiano.

Actualmente para este tributo en Colombia están vigentes exenciones en más de 134 categorías de productos. “Eso es un problema porque crea mucha confusión y complejidad que causa distorsiones en la economía... Muchas veces, las exenciones tributarias son pura cuestión política y, si la meta es crear progresividad, la universalización de la tarifa del IVA puede jugar un papel importante. También se podría utilizar un impuesto al consumo que es diferente al IVA, aunque claro que eso tiene sus desafíos”, dijo Smetters.

Un senador de la Comisión III, que pidió su reserva, sostuvo que “en el equipo económico están revisando muy en detalle todas las exenciones actuales, se debe tocar a quien corresponda, aunque de por medio está el tema del IVA a los alimentos, aunque ya el gobierno dio un paso adelante en ese sentido, devolver el IVA a los más pobres”.

 

Devolución de IVA

En la reforma tributaria que se aplicó el año pasado el gobierno ya había incorporado el tema de la devolución del IVA a los sectores más pobres, incluso en pleno momento del crecimiento del contagio de la pandemia cuando se tuvo que cerrar la economía, anticipó la devolución.

De acuerdo con Planeación Nacional, las familias pobres en Colombia destinan al pago del IVA el 7,3% del ingreso, mientras que los hogares de altos ingresos el 4,3%. El impuesto del IVA en 2020 aportó $32 billones, $5 billones menos que en 2019.

Para el senador del Centro Democrático, Fernando Araujo, esta reforma fiscal se hace urgente tramitarla en el Congreso, incluso dijo que si es necesario empezar a discutirla en sesiones extraordinarias se debería hacer, “se necesita un mayor impulso social, un reforma fiscal que beneficie nueve millones de familias para seguir pagando el Ingreso Solidario, las Familias en Acción y Adulto Mayor, entre otros”. El senador resaltó que no se puede “ridiculizar” la suma de los 14 billones de pesos que destinó el gobierno Duque el año pasado para atender a los más pobres durante la pandemia.

Araujo resalta que el tema del crecimiento del endeudamiento es muy preocupante y recordó que para el cierre de 2019 este indicador representaba el 48 % del PIB, mientras que para 2020, como consecuencia del mayor gasto impactado por la pandemia y la caída en recaudo tributario, se esperaba fuera mayor al 60%. “Llegó la pandemia y el endeudamiento fue mucho más grande y se cayeron los ingresos fiscales de la Nación. Eso produjo caída del ingreso y se necesitó gasto social muy ambicioso de 14 billones de pesos”.

La Dian, el año pasado, hasta antes de la pandemia, esperaba un ingreso tributario de $164,5 billones, pero luego lo ajustó a $144,2 billones, meta que al cierre del 2020 se cumplió al recaudar $146,18 billones. La meta del presente año es recoger $153 billones, los cuales se esperan destinar así: $47 billones para transferencias del gobierno central a las regiones, $42 billones para cubrir pensiones y en intereses de pago de deuda y $29 billones para financiamiento del Estado.

Pero aunque el presidente Duque y el ministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla, defenderán la reforma fiscal sobre la base que será de alto impacto social, no será fácil que la idea logre el apoyo en el Congreso, en especial porque estamos en un año prelectoral en el cual los sectores políticos tradicionalmente no acompañan al gobierno en la aprobación de una reforma cuyos efectos los sentirá más el nuevo gobierno, esto porque las normas que se lleguen a aprobar sólo entrarán en vigencia para el año 2022 cuando habrá el relevo de administración presidencial.

Aunque algunos sectores estiman que el proyecto podría llegar muy concertado para su votación, el senador de Cambio Radical que mantiene reserva de su nombre pregunta: “¿cuándo ha visto usted que una reforma tributaria sea fácil de tramitar y más cuando se está hablando de quitar muchas exenciones? El lobby que se tendrá será muy grande y no le será nada fácil que se la voten”.

 

Las propuestas

Pero aunque el gobierno será el que definirá en febrero próximo cuál será el texto final de la reforma fiscal, desde varios sectores, los bancos, los centros de estudio y el mismo Congreso de la República ya tienen planteadas sus propuestas de lo que debe incluir la reforma para que sea esta vez si la ideal.

En su reciente informe de cómo le irá a la economía nacional en el 2021, el Bbva Research estima que se dará una recuperación consolidada pero de forma lenta, por lo que “se mantendrá la discusión sobre una reforma fiscal o un programa más ambicioso de venta de activos. Los ejes de una reforma fiscal podrían ser la eliminación de las exenciones (en renta e IVA) y una revisión del gasto”.

Para el presidente de la Asociación Nacional de Instituciones Financieras, Anif, Mauricio Santamaría, la reforma fiscal debe tener unas líneas claras hacía dónde se debe orientar. Por ejemplo, estima que se debe revisar lo concerniente al impuesto de renta que hoy llega al 4,5 % de las personas que están en el mercado laboral por lo que estima que se debe ampliar la base de quienes paga este tributo actualmente.

Anif igualmente se identifica con las pocas orientaciones que ha dado la misión de expertos en el tema de la exenciones. Para Mauricio Santamaría, en lo que se tiene que presentar y aprobar es eliminar muchas de esos beneficios a los que se acogen muchos sectores. Estima también que es necesario fortalecer los impuestos verdes, aunque advierte que se tener cuidado de impactar el mercado de energía eléctrica, tanto en generación como en precios.

Para el economista y exmiembro de la junta directiva del Banco de la República Sergio Clavijo, debe ser una reforma tributaria que “asegure la sostenibilidad de la relación de deuda del Gobierno Central, que no se desborde el umbral del 70%, sabiéndose que esta ha subido del 35% al 52% en pre-pandemia; mejorar la formalidad laboral de Colombia a través de desmontar cerca de 17 puntos de un total de 51 que hoy representan los sobre costos no-salariales que enfrentan las firmas operando desde Colombia; y allegar recursos de solidaridad en pos-pandemia para los estratos bajos y ancianos indigentes”.

Clavijo considera que esta reforma se visualiza como un paquete fiscal que, en últimas, lograría sostenibilidad fiscal, mejoras en la calidad del mercado laboral y mayor equidad en el frente del gasto público.

 

Posturas en Parlamento

En el Congreso de la República ya se conocen algunas posturas que se tendrán para cuando el proyecto sea radicado por el gobierno y se abra a su discusión. Una de ellas la tiene el representante a la Cámara por el Partido Liberal Alejandro Carlos Chacón, quien plantea que el IVA puede bajar del 19% actual al 8% eliminando las deducciones y exclusiones que están incluidas hoy en la actual legislación, con las cuales se benefician a grandes sectores y no a la mayoría de los colombianos.

Su propuesta no es nueva, la ha presentado desde 2018, cuando él fue presidente de la Cámara, momento en que el gobierno Duque llevó su primer reforma tributaria al Congreso, la cual si bien fue aprobada, en 2019 la Corte Constitucional la tumbó por vicios en su trámite.

Chacón justifica su propuesta en que al bajar al 8% no se afecta el recaudo fiscal, incluso recuerda que fue el propio Ministerio de Hacienda que así lo conceptuó en junio del año de 2020 cuando confirmó que “al implementar la propuesta las proyecciones muestran un aumento del recaudo por valor de 6 billones de pesos, siempre y cuando se graven las mismas operaciones que afecta el IVA en la actualidad y se elimine el sistema de deducciones propio del impuesto que se pretende sustituir”.

Al implementar la sustitución del IVA por el impuesto al consumo, asegura, se beneficiará a los ciudadanos con menores ingresos, y a su vez, limitaría los beneficios de algunas compañías acaudaladas que se favorecen por el abuso del sistema de deducciones del IVA actual.

Plantea que los beneficiarios directos de la propuesta serán el 99% de la población, “debido a que, este sector es el encargado de asumir la carga tributaria de una tarifa alta del 19%. Por su parte, el sector poblacional perteneciente al 1% restante (clase privilegiada) serán a quienes se le exigirá mayor recaudo debido a la eliminación de las deducciones de IVA, contribuyentes que cuenta con una mayor capacidad contributiva y debe ser sometido a exigencias fiscales proporcionales según sus condiciones económicas, acorde a los principios constitucionales del derecho fiscal”.

El congresista señala que si el gobierno quiere no dejar en 8% sino en 9% el IVA, lograría un recaudo adicional de 17 billones de pesos. “Se han revisado formulas fiscales que ayuden a incrementar el recaudo sin afectar sectores vulnerables. Para lograr tal objetivo se insiste en la propuesta de sustituir el IVA por el impuesto al consumo, dados todos los beneficios explicados, con la modificación de incrementar un punto la tarifa inicial propuesta para el impuesto al consumo, esto es una disminución de la tarifa actual del IVA no al 8% sino al 9%. Dicho incremento en un punto porcentual de la tarifa sobre la propuesta inicial, se estima que generaría un incremento en el recaudo en 17 billones de pesos. Si se suma esta cifra con el incremento proyectado por el Ministerio de Hacienda y Crédito Público, en su informe, de 6 billones de pesos por sustituir el IVA con el impuesto al consumo, se tendrá un total de 23 billones de pesos adicionales en el aumento del recaudo”.

El expresidente de la República Álvaro Uribe Vélez también se ha referido al tema. Consideró que se “hace necesaria la reforma tributaria moderada o reforma fiscal y también la política de ahorro, ahorremos burocracia y gastos de funcionamiento, aumentemos lo social, si entramos en una nueva línea de reducción de la pobreza, estaremos defendiendo la democracia”.

El tiempo de la reforma fiscal está llegando, la discusión apenas arrancará y se dará en momentos en que el gobierno parece contar con las mayorías en el Congreso de la República, pero eso no es una garantía para que se la aprueben, más porque el otro año los congresistas, si quieren su reelección, deben salir por los votos de los ciudadanos.

 

COLPRENSA

Comentarios