Invías mitigó punto crítico para garantizar normalidad en ascenso a La Línea

Crédito: Jorge Cuéllar / EL NUEVO DÍAEn este sector se generó el agrietamiento en la parte alta de la montaña.
Juan Esteban Gil, director del Invías, realizó un recorrido por las obras del proyecto Cruce de la Cordillera Central, en el que recientemente se mitigó un agrietamiento en la parte alta de la montaña, a la altura del kilómetro 39, sentido Cajamarca – Calarcá, para habilitar la circulación de todo tipo de automotores.
PUBLICIDAD

Cinco días después de que se habilitara la circulación de todo tipo de vehículos, en la vía que comunica a Cajamarca con Calarcá, el director del Invías, Juan Esteban Gil, llevó a cabo un recorrido por las obras del proyecto Cruce de la Cordillera Central.

Esto con el propósito de realizar un balance, sobre el avance de las obras, por lo que en primera medida visitó uno de los 15 túneles, ubicados en el sector Tolima, que hacen parte del proyecto y cuya ejecución está adelantada.

“Son 15 túneles, de los 25 (en total), que tenemos en el sector del Tolima, totalmente excavados. Nos falta uno por revestimiento y pavimento, pero los otros están totalmente acabados y excavados”, aseguró el funcionario.

Asimismo, Gil reiteró el compromiso con la culminación del proyecto durante el primer semestre del año, pues agregó que “el Cruce de la Cordillera Central va en un 95% de avance, incluido el Túnel de la Línea y demás, y los contratos que hacen falta del lado del Tolima llevan un 80% de avance”, afirmó.

Cabe señalar que el corredor vial se proyecta como un “museo lineal”, toda vez que Invías reiteró que los puentes llevan nombres de árboles insignias de la región como roble, palma de cera, yarumo, entre otros. Mientras que los túneles serán bautizados con animales: oso perezoso, loro orejiamarillo, ocelote, mono aullador y más.

“Dependiendo de la obra se tendrá una representación artística de la fauna y flora de esta cordillera central”, explicó el director del Invías.

InvíasLos 15 túneles del proyecto, en el sector del Tolima, están totalmente excavados, apenas a uno le falta revestimiento y pavimento.

 

Normalidad en la movilidad

Tras la normalización de la movilidad en el ascenso a la Línea el pasado jueves, luego de que se adelantaran trabajos de ingeniería para mitigar un agrietamiento que llevó a imponer restricciones de movilidad durante diciembre y enero pasado, el director del Invías visitó el kilómetro 39 del corredor que une al Tolima con el Quindío, sector Bellavista, punto en el que “se generó un agrietamiento en la parte alta de la montaña, lo cual provocó un desprendimiento de material sobre la vía”, reseñó el funcionario.

Gil explicó que para contrarrestar esta eventualidad se optó por la remoción de dicho material de forma controlada, es decir que se construyeron “anclajes y pernos para llegar a la falla, y quitar el material suelto para empezar a tratar todo el talud”, puntualizó.

Dicha intervención culminó el miércoles de la semana anterior, cuando “logramos la terminación de ese tratamiento con una maniobra de cierre de todo el día, porque descargamos el talud y cayó sobre la vía, por lo que no podíamos tener usuarios”, acotó.

Por lo anterior, fue habilitado el paso de automotores sin excepción desde el jueves de la semana pasada, “como el día anterior no habíamos tenido operación vehicular, se nos presentó una gran congestión. Pasamos de 6.500 vehículos promedio a casi 9.500. Esto generó la congestión que se nos alivianó el viernes o sábado. Desde entonces la vía está operando en completa normalidad”, acotó Gil.

 

Monitoreo constante

Pese a que la zona de riesgo del kilómetro 39 fue minimizada, continúa el constante monitoreo, ya que se adecuaron unos puntos de control dentro del talud, que generan mediciones instantáneas de movimiento y envían una señal a un equipo de vigilancia que está ubicado en un predio al otro lado de la obra.

“Si se presenta un movimiento de un centímetro o un milímetro, eso se reporta y ahí se toman decisiones. Hay geólogos observado la obra y generan un circuito de comunicación ante cualquier eventualidad”, expresó Gil.

Monitoreo

En las ‘entrañas’ del centro de monitoreo y control del Túnel de la Línea

El Invías dio a conocer el centro de monitoreo y control del Túnel de la Línea, el cual fue denominado por Juan Esteban Gil como el “cerebro” de la estructura, ya que desde allí se emiten todas las señales para que los usuarios transiten de manera segura.

“Se integra toda la tecnología para el control a los usuarios. Tenemos las cámaras, la iluminación, los sistemas de comunicación y de extinción de incendios”, explicó el director del Invías.

Concretamente, este centro otorga acceso a las 113 cámaras que se distribuyen a lo largo y ancho de la estructura, que también cuenta con más de cuatro mil luminarias y unos 20 sistemas de ventilación.

En simultáneo se pueden observar 25 cámaras, las cuales tienen la posibilidad de detectar, de forma automática, si hay accidentes, si ingresó un ‘intruso’ e incluso si ocurre un incendio al interior del túnel.

En el momento en que haya una novedad en la estructura, la cámara emite una señal y su imagen se amplía en el centro de monitoreo.

Sin embargo, el director del Invías fue enfático al asegurar que durante los cinco meses de funcionamiento, en el Túnel no se ha registrado ninguna emergencia ni accidente.

 

Contexto del kilómetro 39

Es válido reseñar que a finales de octubre el Invías solicitó autorización para adelantar cierres programados en el kilómetro 39, de la vía Cajamarca - Calarcá, con el fin de garantizar la estabilización de la montaña. Sin embargo, hubo semanas de intensas lluvias que desencadenaron con la emergencia por el agrietamiento, en la zona alta de la montaña, fue así que se generaron restricciones en la movilidad durante diciembre y enero, mientras se mitigaba esta zona de riesgo.

“Tuvimos aproximadamente 20 días, entre el 24 de diciembre y el puente de Reyes, en los que no pudimos trabajar en normalidad porque los usuarios de la vía y los gremios económicos nos solicitaron autorización para la movilidad de carros particulares”, dijo Gil.

MontañaEn la parte alta de la montaña, del kilómetro 39, se utilizaron anclajes y pernos para mitigar la zona de riesgo.

 

DATO

500 mil vehículos, aproximadamente, han transitado al interior del Túnel de la Línea desde el 4 de septiembre.

Redacción Economía

Comentarios