“Quiero mucho al tendero porque así nací en Ibagué”, Dairo Castilla

Crédito: HÉLMER PARRA - EL NUEVO DÍADairo Castilla, en su negocio Castiventas.
Con cuatro líneas comerciales, el mayorista tolimense contó sus difíciles inicios, lo que visiona para su negocio Castiagro en el Departamento y cómo quiere apoyar el emprendimiento.
PUBLICIDAD

Nacido en San Antonio, el empresario Dairo Castilla Hernández contó a Diálogos Empresariales sus inicios como comerciante, la que sufrió al perder a su padre, y los graves problemas económicos por los que pasó.

Este tolimense, quien además es miembro principal de la Junta Directiva de la Cámara de Comercio, cuenta cómo gracias a un préstamo, abrió una tienda y empezó su crecimiento en Ibagué, hoy es un vendedor mayorista de cuatro líneas comerciales.

Desde uno de sus negocios, cuenta el amor que siente hacia los tenderos, la manera en que apoya al productor local, el emprendimiento de su hija y los planes que tiene para Castiagro.

EL NUEVO DÍA: Hablemos de sus inicios en este negocio.

Dairo Castilla: “Mi padre fue comerciante, tendero en San Antonio, de ahí nació mi vena comercial. En 1991 nos vinimos para Ibagué por temas de violencia y papá siguió con un negocio, infortunadamente a los 3 años falleció, yo era vendedor en su negocio y con su muerte iniciaron los problemas económicos.

“Me tocó empezar de cero, no tenía plata para iniciar la tienda, y un tendero me fió una tienda y el arriendo en el barrio Departamental y de ahí arranque de nuevo, atendiendo bien, siendo servicial, por eso es el amor mío a los tenderos, porque así nací en Ibagué.

 

END: ¿Qué recuerdos tiene de esa época?

D.C.: “Tengo muchas historias, mi esposa me ayudaba y mi hijo. Como la tienda estaba cerca al Estadio, salíamos y poníamos productos para cuando la gente pasara nos comprara mecato. Me fue muy bien y ahí formé un supermercado. Con buenas ventas, un gerente que tuvo Comfenalco me compró el supermercado y con esa plata monté el primer negocio en la carrera Primera.

 

END: ¿En que año abre Castiagro?

D.C.: “En el 2000 me vengo para el Centro y empecé a vender azúcar, sal y otros productos al por mayor, comenzamos a crecer, en el 2001 tenía tres empleados y ya en 2008, 20 colaboradores y así empezamos. Por eso a la gente le digo, ‘para iniciar negocio no necesitamos plata, necesitamos ganas’”.

 

END: ¿Cómo le fue al negocio durante esta pandemia?

D.C.: Nos sostuvimos, por lo menos no cerramos ningún punto de venta, no se ganó mucho pero por lo menos no se perdió, y nos ha enseñado con el equipo que tenemos, que debemos buscar nuevos retos. Mi mensaje es que ‘ante un año difícil, hay que ser más fuertes’, ya que en estas épocas es cuando uno más quiere salir adelante, por eso hay que apoyar a la ciudad con empleo y a los nuevos emprendimientos, si usted tiene un producto, cómo lo ayudamos a comercializar y trabajar unidos, dejar las diferencias a un lado, si hacemos eso, créalo que nuestra ciudad sale adelante”.

 

END: ¿Por qué decide abrir otro negocio y ponerle Castiventas?

D.C.: “Hace unos años vendía solamente a tenderos, mayoristas, pero ahora la gente viene a un depósito por precio, porque aquí consigue un arroz en $1.050, lo que busca es economía y acá también tengo mis marcas propias. Manejamos panela y chocolate Castilla, melazas, sales y otros productos de la canasta familiar”.

Diálogos empresariales

END: ¿Entonces hay una gran diferencia comprar en un depósito a un supermercado?

D.C: Precio, usted va a un supermercado y cuesta $1400 una libra de arroz, aquí $100 menos, tenemos una libra de arveja en mil pesos, límpido blanqueador en $750. Y para el tendero, pues es un poquito más económico porque compra por volúmenes”.

 

END: ¿Aparte de este punto qué otras líneas maneja?

D.C.: Tenemos Castiventas, Castiagro, Centro pañales y Disbaby. Manejamos consumo masivo para supermercados y tiendas, productos de pañaleras, y agropecuarios como sales mineralizadas marca propia, miel de purga Valle, sales corrientes y ganaderas, y para empresas de textiles que hacen tintorería.

 

END: Se nota que le gusta apoyar el emprendimiento tolimense.

“En el formato nuevo vamos a incluir las marcas regionales, en la vereda Tapias con la venta del café. La idea es saber cuántos productos regionales hay, y ser parte importante para la venta de estos, en el Tolima hay mucho emprendimiento, pero lo que no hay es capacidad de comercialización, queremos darle la oportunidad a la gente para que pueda comercializar los productos con el conocimiento, estructura y experiencia de nosotros.

 

END: ¿Y cómo le fue con las vendedoras de bizcocho de Purificación?

D.C.: “Alma Artesanal es el proyecto de mi hija, le fue muy bien, gustó a la gente y ahora trabaja con su segundo emprendimiento, lo que pasa es que está terminando su bachillerato, pero la seguiré apoyando. Hay que ayudar a las nuevas empresas.

 

END: ¿Y por qué llega a la Cámara de Comercio?

D.C.: “El querer que esta ciudad salga adelante, sentir que puedo apoyar a que salgan nuevos proyectos para la ciudad, y que los comerciantes nos sintamos representados me hizo querer estar dentro de la Junta, trabajar por el comercio, sentir que también hay un tendero en la Cámara”. 

 

END: ¿Cuál es su proyección para el futuro?

D.C.: Hoy tenemos cuatro puntos, queremos que Castiagro no solo esté en Ibagué, sino en varios municipios, ya hay adelantadas charlas en algunas poblaciones. No sé si es bueno o malo, pero vamos a colocar franquicias y que los precios sean los mismos que acá manejamos. Hacerle competencia a esos formatos que llegaron, al menos con 150 productos básicos de la canasta familiar.

“También, alianzas con productores regionales de productos perecederos y un operador logístico, para que ese operador compre y le venda directo al tendero y cortemos tanto intermediario, con eso se paga bien al productor agropecuario”.

 

Me gustan los animales, caminar, salir al campo, soy feliz viendo los árboles, cantar los pájaros, me gusta tomar fotografías, amo la naturaleza, hablar con la gente del campo, siento una energía muy positiva. En el Tolima tenemos unos espacios bonitos, somos privilegiados en el sector rural

Queremos abrir nuevos puntos en alianzas con familias, con gente que tenga la oportunidad en su casa de tener un local, y expandirnos por la ciudad

Diálogos empresariales

ANTONIO GUZMÁN OLIVEROS

Comentarios