En el norte del Tolima las mujeres hacen industria con la exportación de cacao

Crédito: HÉLMER PARRA / EL NUEVO DÍA
En Mariquita se inauguró la planta de producción y laboratorio de cacaos especiales, con el que se beneficiarán 230 productores de cinco municipios del norte del Tolima.
PUBLICIDAD

Desde hace dos años los agricultores de cacao de cinco municipios del Tolima le apostaron a cambiar las semillas tradicionales por calidades especiales y premium, y con la cooperativa Riqueza Ancestral, trabajan para exportar este fruto, que incluso ha llegado a Estados Unidos y Francia.

El proyecto Riqueza Ancestral nace de la unión de 230 productores de cacao de Alvarado, Armero-Guayabal, Palocabildo, Falan y San Sebastián de Mariquita, y en este último, se adecuó una planta de producción y laboratorio.

EL NUEVO DÍA visitó la vereda Las Camelias, en Mariquita, para conocer el trabajo de Asocamelias, una de las cinco asociaciones que hacen parte de Riqueza Ancestral, y donde las mujeres son parte importante de la producción de este grano.

Este proyecto, el cual es financiado por la Embajada Suiza busca posicionar a las organizaciones para que ingresen al mercado internacional y exporten de manera directa cacaos especiales y, por ende, las familias mejoren sus ingresos económicos.

Las cámaras de Comercio de Honda e Ibagué y la Administración municipal, apoyan con acompañamiento técnico y recursos e incluso, con la Alcaldía de Mariquita, se logró en comodato la sede para la planta.

Hasbleidy Arcila Monroy, directora del proyecto, explicó este trabajo que pretende, en 12.114 hectáreas, producir anualmente 4.380 toneladas de cacao, fortalecer la venta y generar un valor agregado con la pasta de cacao de calidad.

“Se fijó un reto con las cámaras de Comercio y encontramos receptividad en las organizaciones. Lo que se pretendía a nivel de los centros de beneficio colectivo era homogenizar la calidad de cacao para ponerlo en un mercado internacional.

“Inauguramos la compra y venta de cacao, una zona de secado artificial, y el objetivo es poder darle a los productores condiciones para que puedan bajar sus productos y lo sequen aquí, y tener calidad como lo requiere el mercado internacional”, indicó Hasbleidy Arcila. 

Además, la pasta de licor que se requiere en los mercados nacionales e internacionales.

“Esto lo trabajamos con cacaos especiales, que traen una trazabilidad directa desde la finca, pasa por un centro de beneficio donde se hace toda la homogenización de calidad, y posteriormente llega a la planta para proceder con todo el trabajo de transformación”, explicó la directora del proyecto.

Economía

Apoyo internacional

Swiscontact apoya a la cooperativa desde 2018, luego de una convocatoria en la que participó Riqueza Ancestral y se ha encargado de entregar ayudas en dinero y especie para fortalecer el proyecto.

En diálogo con Miguel Ángel Pérez Beltrán, coordinador del área agricultura sostenible de dicha Fundación Suiza, explicó el apoyo internacional.

“Vemos un proyecto con gran impacto regional, en términos de consolidar la oferta y mejorar la calidad y proyección respecto a la articulación con mercados que reconozcan el valor del esfuerzo y la calidad del cacao.

“El gobierno suizo ha girado más de 1.200 millones de pesos, que sumados a los aportes de las alcaldías, cámaras de Comercio y otras entidades, se convierten en un punto de referencia muy importante para el sector cacaotero del departamento y abre las puertas al mercado internacional”.

 

Unión cameral

Los presidentes ejecutivos de las cámaras de Comercio de Ibagué y Honda, Guaduas y el norte del Tolima, que se unieron para apoyar esta iniciativa, se mostraron satisfechos con el avance de la misma.

Julián Calderón Perdomo, ejecutivo de la Cámara de Comercio del norte del Tolima, indicó que, “es muy grato observar todo el beneficio que se obtiene para nuestros productores y sus familias me suman casi el millar de personas beneficiadas con este proyecto en buenas prácticas agropecuarias. 

“Además de un producto competitivo, es de anotar que el cacao del norte del Tolima no tiene altos niveles de cadmio, están por debajo de los requerimientos del mercado europeo.

Por su parte, el ejecutivo de la Cámara de Comercio de Ibagué, Brian Bazin Bulla, aseguró que aunque no es la jurisdicción que le compete, son importantes estas alianzas estratégicas para fortalecer la economía, apoyar las asociaciones y mejorar los procesos de cultivos, recolección y aprovechamiento adicional, como lo es el licor de cacao.

Brian Bulla adelantó, que así como este proyecto, también hay otro planeado en el sur del Tolima, donde estarán integrados con asociaciones de Chaparral, Ataco, Ortega y Rioblanco.

 

Con las botas puestas

Daylé Buitrago Díaz es una de las socias de Asocamelias, un ejemplo del empoderamiento femenino en el campo tolimense, y justamente allí, 20 de los 56 socios son mujeres que decidieron aprender este arte y capacitarse para conocer la manera adecuada de producir cacao premium.

“Nuestro presidente Darío Beltrán nos ha motivado para que pertenezcamos a la asociación, y acá, nosotras las mujeres nos vinculamos y capacitamos para conocer más sobre el proyecto, que es innovador. Personalmente no sabía mucho sobre cultivar cacao, ni mucho menos las diferentes enfermedades que sufren las mazorquitas, y ahora me siento calificada para este oficio. Ahora nos dicen cómo hacer una prueba de corte y ya me defiendo”, contó esta mujer que en su finca sembró hace poco 800 palos de cacao.

Finalmente, Daylé Buitrago aseguró que con la recolección de grano de calidad, su economía mejoró, pues la venta es mucho mejor que cuando cultivaba cacao corriente.

 

La planta

En Mariquita quedó ubicada la planta que recogerá el cacao de las asociaciones de los cinco municipios aliados. Se trata de una edificación de mil metros cuadrados donde funcionó una escuela. La sede fue dada en comodato y en dos meses se trasladará la cooperativa Riqueza Ancestral al lugar donde estarán todos los equipos necesarios para recepcionar y clasificar el grano, para posteriormente tostarlo y molerlo y más adelante generar el licor de cacao.

 

Técnico

La vida de Wilson Jair Arbeláez Medellín también ha cambiado, pues él se especializó junto con otros muchachos de la zona y ahora es operario del centro de acopio de la vereda Las Camelias; es quien realiza los análisis sensoriales a los granos que llegan. Hoy es técnico en producción y mantenimiento de cultivo de cacao del Sena.

ANTONIO GUZMÁN OLIVEROS

Comentarios