La empresa tolimense Pollos Óscar Giraldo quiere incursionar a nivel nacional

Crédito: Jorge Cuéllar / EL NUEVO DÍAÓscar Giraldo es ingeniero agroindustrial de la Universidad del Tolima.
El ingeniero agroindustrial indicó que uno de sus objetivos es generar cada vez más empleo en la ciudad, por lo que su proyecto es conquistar el mercado nacional de la distribución de pollos.
PUBLICIDAD

Criado en medio de un sector que conoce muy bien, plazas de mercado y negocios de cárnicos, el tolimense Óscar Giraldo aprovechó ese conocimiento y le apostó hace seis años a iniciar su propia empresa.  

En la actualidad su negocio es una de las distribuidoras de pollo más grande del departamento, pero el sueño del joven emprendedor no se detiene ahí, quiere entrar al mercado nacional y generar más empleo en la región. 

Giraldo habló de la operación de su empresa (Pollos Óscar Giraldo), de las condiciones de la ciudad y dejó un consejo para los emprendedores.   

 

EL NUEVO DÍA: ¿Quién es Óscar Giraldo?

Óscar Giraldo: Soy ibaguereño, ingeniero agroindustrial de la Universidad del Tolima. Cuando salí de la universidad me fui a trabajar un tiempo a Bogotá y Boyacá en el campo de la agroindustria, y cuando regresé a Ibagué en el 2013 empecé a montar la empresa, una distribuidora de pollos. Esto se dio porque mi familia toda la vida ha estado en este gremio de plazas de mercado y en el sector de los cárnicos. 

 

E.N.D.: ¿Cómo inicia el negocio de la venta de pollo? 

Ó.G.: Siempre estuve ligado con las distribuidoras de carne, mi mamá tiene un negocio y mi tía también, entonces conozco muy bien el tema. Cuando me gradué pensaba en otros proyectos, pero creo que estoy aquí porque así lo quiso Dios, él acomodó la situación. Cuando regresé empecé a trabajar distribuyendo pollo con un amigo, después sentí la necesidad de independizarme, y ahí vamos. La marca está registrada desde 2014.

 

E.N.D.: ¿Cuál es el presente de su empresa?

Ó.G.: En este momento Pollos Óscar Giraldo es una de las mayoristas líderes de Ibagué.

 

E.N.D.: ¿Cómo es la operación de su empresa?

Ó.G.: Como tal mi potencial es aquí en Ibagué, pero tengo muchos clientes que vienen de diferentes pueblos y ciudades, y que también se encargan de distribuir. Entonces soy mayorista, pero también manejo venta al cliente final; asaderos, comidas rápidas, salsamentarias, puestos de carnes y consumidores de a pie. 

La idea es llegar a todo el departamento y lograr escalar a nivel nacional, plano en el que ya soy conocido. 

 

E.N.D.: ¿Cómo se cataloga como empresario?

Ó.G.: No lo sé, porque aún tengo mucho terreno por recorrer, todo los días se aprenden cosas nuevas. Pero la meta es llegar a tener una empresa grande como las diferentes cadenas nacionales y llegar a puerto. 

 

E.N.D.: ¿De dónde proviene la materia prima?

Ó.G.: Yo negocio pollo en canal que es mi fuerte y pollo en pie, eso depende de la oferta y la demanda. Le compro a compañías certificadas como Mac Pollo, Operadora Avícola, que son empresas grandes en Colombia con las cuales tengo relaciones comerciales. 

En ese sentido, intento ser el número uno en precio y calidad. El que venda a precios bajos no quiere decir que el pollo sea de mala calidad, eso lo garantizo al ciento por ciento. 

Y un valor agregado que le doy a mi producto es que nunca rompo la cadena de frío, tengo la infraestructura donde manejo cuartos de refrigeración y congelación para más de 50 toneladas de producto. 

 

E.N.D.: ¿En qué aspectos ha innovado? 

Ó.G.: Soy una persona muy inquieta, no soy conformista. Todos los días me levanto con una idea que quiero llevar a cabo, planteando metas en pro de mejorar el negocio. En este momento estoy inaugurando un nuevo montaje que hice, donde incluí toda la parte de salsamentaria, congelados, carnes empacadas al vacío, huevos, leche, ampliando así oferta de productos. En Pollos Óscar Giraldo encuentran de todo. 

 

E.N.D.: ¿Se puede hacer empresa en Ibagué?

Ó.G.: El tema de Ibagué es complejo, pero siempre hay que pensar en positivo, en que se va a salir adelante, creo mucho en las energías. Por ejemplo, la envidia hace que la gente se estanque porque se preocupan más por mirar qué hacen los demás en vez  de fortalecer sus propios negocios. Eso lo tengo muy claro, trató de ayudar a mucha gente, de generar empleo, de innovar.

El que maneje precios bajos no es porque quiera afectar el mercado, sino que con esta pandemia hay gente que está muy mal económicamente, así que si pueden comprar un pollo a un precio cómodo eso suma. 

 

E.N.D.: ¿Cómo se proyecta a nivel empresarial?

Ó.G.: Una meta es abrir puntos de venta en otras ciudades, y generar mucho más empleo. El gran objetivo es ser el distribuidor líder en el departamento, no solo por nombre sino que sea algo real que se perciba en calidad y precio, ahí estoy apuntando. Ojalá en dos años no sean 25 empleados sino 100.

 

E.N.D.: ¿Qué papel ha jugado su familia en su camino?

Ó.G.: Mi mamá, Luz Marina Correa, ha sido mi apoyo, mi fuerza, mi todo. Lo que tengo y lo que soy como profesional y ser humano se lo debo a ella, porque siempre me inculcó buenos valores. 

 

E.N.D.: ¿Qué opina de la polémica sobre los pollos inyectados que se generó en Ibagué? 

Ó.G.: Ese es un tema que es bueno aclararlo. No existe pollo inyectado sino marinado, es el término técnico, aceptado por el Invima, las secretarías de salud y por todos los entes que vigilan el sector. Las grandes empresas realizan ese proceso en un 80% de su producto, que consiste en incorporar aditivos y sustancias permitidas para dar más sabor. Este es un pollo de excelente calidad, con una vida útil mucho más larga. En las grandes capitales solo se ve ese producto.

En vez de pelear con algo que ya está estandarizado, se debería pensar más bien en innovar y mirar qué cosas nuevas puedo hacer para que mi producto guste. 

Diálogos empresariales

Preguntas y respuestas

E.N.D.: ¿Cuántos empleos genera?

Ó.G.: En este momento, sumando los puntos de venta, la bodega principal y los vendedores, creo que unos 25. Siempre le doy gracias Dios por mis colaboradores, porque sin ellos no estaría donde estoy.

 

E.N.D.: ¿Qué hace en su tiempo libre? 

Ó.G.: Me gusta leer revistas económicas, para conocer empresarios grandes que han empezado desde abajo. 

 

E.N.D.: ¿Qué consejo le daría a los emprendedores? 

Ó.G.: No dejen de soñar, de ponerse metas, todos pasamos por situaciones difíciles porque dinero fácil no hay, el trabajo duro es lo único que da los frutos. 

Y ser siempre correctos, responsables, afrontar los problemas tanto con proveedores como clientes, poniendo la cara al negocio. 

 

E.N.D.: ¿Con qué ‘plante’ arrancó?

Ó.G.: Uno arranca es con los bancos (risas), de ahí poco a poco se da el crecimiento. Dentro de las posibilidades la clave es ser puntual con la banca privada. Hay gente que le tiene miedo a los bancos, pero desde que uno tenga un buen manejo con ellos son de gran ayuda.

 

DATO

Giraldo regresó a Ibagué en 2013 para establecer su propia empresa.

Redacción económica

Comentarios