Nueva reforma tributaria tendría un recaudo de $25,4 billones

Crédito: Colprensa / EL NUEVO DÍAAlberto Carrasquilla, ministro de Hacienda inició una campaña de socialización para impulsar la reforma.
Con la intención de mantener el dinero para la agenda de transformación social, el Gobierno nacional se apresta a presentar la tercera reforma tributaria en sus tres años.
PUBLICIDAD

Hasta el momento se sabe que esta extenderá el período de las ayudas sociales que implementó para solventar la crisis generada por la pandemia.

De hecho, este martes el presidente de la República, Iván Duque, reiteró que la Reforma Tributaria traerá una “Agenda de Transformación Social Sostenible que es urgente. En el mismo plano en el que tenemos que estabilizar las finanzas de nuestra nación. No puede dar espera; queremos dar este paso y darlo con toda la coordinación institucional necesaria”.

Según dijo, para Colombia es importante “que no haya un solo colombiano que se quede atrás y que hagamos de esta Transformación Social Sostenible un vehículo de convergencia nacional, porque esta medida no es pensando en ningún tipo de beneficio personal; es pensando en la próxima generación; pensando en el hoy y en el mañana”.

Entre los objetivos anunciados está “llevar el Ingreso Solidario a casi cinco millones de familias colombianas, casi 20 millones de colombianos, aumentando el aporte económico, y hacerlo mensualmente, hacerlo permanente, no solamente para salir adelante de estos embates de la pandemia, sino también para que no se retroceda en los indicadores de pobreza en nuestro país”.

Además, ampliar la devolución del IVA a cerca de 4 millones de familias colombianas, las más vulnerables, y compensar las inequidades derivadas de ese impuesto en quienes están en mayor condición de vulnerabilidad.

En la reforma también está “poder brindarles educación universitaria gratuita a los jóvenes en los estratos 1, 2 y 3, evitando la deserción, pero haciendo la más ambiciosa política social de cobertura universitaria a partir del programa de ‘Generación E’”.

Otro punto del texto tiene que ver con “poner en marcha un incentivo práctico para la contratación de jóvenes, mediante el cual, quien contrate personas entre los 18 y los 28 años, de manera formal y por un periodo de cinco años, el Estado colombiano será el que pagará lo correspondiente a su seguridad social”.

En la reforma también se extenderá el Programa de Apoyo al Empleo Formal (Paef), “durante todo el año 2021, para acompañar a esas empresas que han sido las más afectadas por esta pandemia”,

El proyecto busca “disminuirles la carga tributaria a la micro y pequeña empresa, que es la que genera la mayor parte del empleo. Mi compromiso es con Colombia y con lograr esta sincronía institucional que nos permita abordar estas necesidades sociales, porque de nada sirve recuperar crecimiento si se ahondan las brechas sociales; y esta es la más importante agenda social que ha visto nuestro país en mucho tiempo”.

 

Impuesto a patrimonio

Sin embargo, esa es la agenda social, lo que no ha dicho el presidente es de dónde saldrán los recursos para solventar dicha estrategia. De hecho, esta semana se conoció que en la reforma el impuesto del 1% con el que se gravó a los patrimonios iguales o superiores a 5000 millones de pesos en el país y que sería efectivo desde el 2019 hasta el 2021 se convertirá en permanente y subirá al 3 %.

Además, se sabe que la reforma contempla el incremento al impuesto a los dividendos, es decir, que de ser aprobada quienes reciben ingresos por más de 30 millones de pesos tendrán que pagar el 15% sobre su ganancia neta. Incluso se dice que en la reforma se contempla un impuesto solidario para financiar las ayudas que cobijarían a todos los trabajadores públicos y privados con ocasión de la pandemia.

En la reforma también habrá incremento para las pensiones altas, posiblemente que superen los 7 millones de pesos, e incremento al impuesto de renta.

Pese a la discusiones que acarreará la norma, el presidente solicitó que la deliberación se diera en el Congreso de la República de forma constructiva y “pensando en que se logren dos propósitos: la estabilización de las finanzas públicas, para que Colombia siga manteniendo su buen nombre, su credibilidad y el apetito de los inversionistas, y hacer la más importante transformación social para el presente y para el futuro, mediato e inmediato”.

 

No será fácil

El gobierno no la tiene fácil. Primero está tratando de aprobar una reforma que no es popular, en un año preelectoral, los congresistas en menos de un año volverán a estar en campaña. Así las cosas, el futuro político de la iniciativa está en veremos. Segundo el gobierno, está en su cenit y el poder que ostentaba en otras épocas se está acabando por lo que el Congreso comienza a mirar más para el lado de quienes ocuparán en el futuro el solio de Bolívar, que quien ostenta la dignidad hoy.

Debido a ese panorama, al ministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla, le tocó salir a enfrentar el mal clima y sentarse con cada una de las bancadas para conseguir los votos que permitan la aprobación de la reforma.

Según conoció Colprensa, el pasado lunes festivo los compromisarios de los partidos se reunieron de forma virtual para discutir los puntos más importantes de la norma. Pese a que el Ministerio está todos los días hablando con el legislativo, la norma al parecer todavía requiere de algunos ajustes y será radicada, a más tardar, el lunes después de Semana Santa.

El Gobierno sigue afinando la estrategia de aprobación con los partidos. Esta semana, por ejemplo, se reunió con el partido Conservador, en la reunión participaron de forma activa los dos congresistas de la Comisión Tercera, Efraín Cepeda y David  Barguil. Así mismo, no se perdieron la reunión Nidia Osorio, Armando Zabaraín, Hernando Padaui y Wadith Manzur.

Igualmente se conoció que en la tarde del martes, el gobierno sostuvo una reunión con todos los miembros del partido Cambio Radical, entre los que estuvo quien será uno de los coordinadores ponentes de la norma, Richard Aguilar. El Ministerio de Hacienda sostendrá también reuniones con el Partido Centro Democrático, La U y el Partido Liberal.

 

En cifras

A pesar de que el ministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla, había anunciado que la meta de recaudo era de $15 billones, La República conoció que en total se busca una suma de $25,4 billones, es decir, aproximadamente 2,2% del PIB. 

Se prevé que los primeros $10,5 billones se recauden a través del impuesto sobre las ventas (IVA), otros $16,8 billones por cuenta de las modificaciones de los impuestos a las personas naturales y los últimos $3 billones por los impuestos a las personas jurídicas. Adicional a ello, se restarían $5,1 billones de los giros para las regiones a través del Sistema General de Participaciones (SGP).

Uno de los puntos más controversiales tiene que ver con gravar más bienes con IVA. Esta medida que podría afectar el consumo de millones de familias. Sin embargo, el Ministerio de Hacienda dejó claro que no se gravarán alimentos básicos de la canasta familiar, aunque si se eliminará por completo la categoría de los bienes exentos y todavía queda abierta la posibilidad de que se graven otros bienes y servicios.

Impuestos verdes: El Gobierno también propondrá crear instrumentos que reduzcan la contaminación, como la modificación del impuesto al carbono, la introducción de un impuesto local a los vehículos y el impuesto a los plásticos de un solo uso y al consumo de plaguicidas.

No se eliminará el 4x1.000 y pese a la recomendación de la Comisión Tributaria, el proyecto no contempla gravar el 4x1000.

Colprensa

Comentarios