Gestores del metro ligero a la espera de una respuesta de Hurtado

Crédito: Suministrada / EL NUEVO DÍAEn cuanto a tiempos, desde El Salado hasta el centro, el viaje se reducirá en 20 minutos con el viaducto.
El proyecto de la construcción de un corredor elevado para Ibagué cuenta con un concepto jurídico favorable por parte de reconocidos abogados; la firma que lo propone habló de su conveniencia para la ciudad como alternativa de transporte sostenible.
PUBLICIDAD

El año pasado la Unión Temporal - Sistema de Transporte Masivo de Ibagué (Stmi), radicó el proyecto de prefactibilidad sobre la construcción de un sistema de transporte basado en un viaducto que va desde El Salado hasta el centro, y que funciona con buses alimentadores y un metro ligero eléctrico. 

Stmi la conforman Pedro Niño Rodríguez, representante legal de la firma; Jaime Fajardo, Gilberto Díaz Granados y William Toca, profesionales y empresarios de amplia trayectoria, quienes desarrollaron la idea y buscan su viabilidad. 

 

Sin respuesta de Hurtado

El alcalde de Ibagué, Andrés Fabián Hurtado, mostró su interés por el proyecto en septiembre del 2020, sin embargo, la propuesta no fue integrada al Sistema Estratégico de Transporte Público de Ibagué (Setp), que fue aprobado en diciembre por el Consejo de Política Económica y Social (Conpes), asegurándose los $466.573 millones para su construcción. 

El ingeniero Pedro Niño señaló que pudo haber confusión en cuanto a la compatibilidad de los dos proyectos, pues ambos pasan por las avenidas prioritarias: Ambalá, Quinta y Jordán. No obstante, hizo hincapié en que el sistema que él propone es elevado y el Setp es por tierra. 

En este sentido, la firma contrató un concepto jurídico relativo a la viabilidad jurídica del proyecto Stmi con el Setp, el cual fue realizado por el abogado Álvaro Mendoza Ramírez, exrector de la Universidad de La Sabana y árbitro nacional e internacional, y Antonio Alejandro Barreto, doctor y magíster en Derecho de la Universidad de los Andes. 

Los abogados afirmaron: “En nada afecta al Conpes el que una de las obras del Setp sea la construcción de un viaducto elevado para unos corredores de movilidad identificados como prioritarios para la ciudad”. 

Los consultores estudiaron la armonización de los procedimientos de Asociaciones Público-Privadas (App) con los procesos del Sistema Estratégico de Transporte Público (Setp), la factibilidad jurídica de la App, contratación, presupuesto y operación. 

Por otro lado, el Departamento Nacional de Planeación (DNP), respondió en febrero pasado al secretario de Movilidad de Ibagué, César Yañez, que las iniciativas privadas sin recursos públicos son competencia de la entidad territorial, a la hora de verificar, priorizar y analizar las condiciones para dar viabilidad a los proyectos. 

“El concepto jurídico es claro, el Alcalde puede actuar con toda tranquilidad, además, el DNP también destaca esta facultad del mandatario”, dijo Niño. 

Pedro Niño

Y recalcó que solo hace falta una carta por parte de la Administración municipal en donde indique el interés en el proyecto, lo que daría vía libre a la Unión Temporal de realizar los estudios de factibilidad. El Municipio no tendría que realizar ninguna inversión en este primer paso. Sin embargo, la firma aún no recibe una respuesta de Hurtado.

Entre tanto, para lograr la compatibilidad de los proyectos, Pedro Niño manifestó que el Setp se puede modificar siempre y cuando los ajustes se mantengan dentro de los montos de plata y los conceptos que estableció el Gobierno nacional. El ingeniero añadió que si se redistribuyen los dineros, se pueden invertir en las vías por las que no pase el viaducto.

 

Un megaproyecto ambicioso

El Sistema de Transporte Masivo de Ibagué (Stmi), tiene como eje principal un corredor elevado que nace donde culmina El Salado, y termina en el centro de la ciudad, siendo complementado por rutas alimentadoras.

El viaducto inicia en el barrio Protecho, sube por la carrera Novena hasta la avenida Ambalá en la calle 110, donde el sistema se divide en dos líneas: La primera sube por la Ambalá y la segunda por la carrera Quinta desde el supermercado Surtiplaza. Las dos líneas se vuelven a unir en la calle 25 con Quinta, y terminan su recorrido en la calle 10.

Para el corredor elevado se necesitan 37 vehículos, cada uno con capacidad de 160 pasajeros, estos son buses especiales similares a un metro ligero. La flota de alimentadores estaría compuesta por 340 buses con capacidad para 50 pasajeros, y que diariamente van a transportar a 150 mil personas. 

Mientras tanto, el viaducto en un día típico va a movilizar alrededor de 77 mil pasajeros, y por estar separado del tráfico mixto alcanzará una velocidad promedio de 35 kilómetros por hora (km/h).

Jaime Fajardo

El arquitecto Jaime Fajardo, dijo que la ciudad puede desarrollarse urbanísticamente alrededor del viaducto, promoviendo una ciudad más “concentrada”.

“Con los 27 paraderos del sistema, se desarrolla una actividad comercial intrínseca, además, las áreas susceptibles de mejora, donde hay vivienda muy regular o lotes vacíos, son impulsadas”, añadió Fajardo. 

Uno de los beneficios sociales que destaca la firma, es que se generarían 756 puestos de trabajo para conductores, tres mil empleos directos durante la construcción del viaducto, mil empleos permanentes, y hasta 24 mil indirectos. 

 

Parte contractual

El proyecto es una iniciativa 100% privada, es decir, la inversión la realizan inversionistas que en este caso propone Stmi. Si el Alcalde diera el visto bueno a la iniciativa, una vez se realice el estudio de factibilidad, le seguiría la publicación de la licitación, en la cual podrían participar terceros, pero la firma gestora tendría ventajas por haber elaborado la propuesta.

Respecto a los transportadores de la ciudad, Pedro Niño indicó: “Van a recibir su plata de acuerdo a los avalúos de la Secretaría de Tránsito, y van a tener una prima por vincularse a la App, serían el accionista más grande. En realidad lo que estamos planteando es una gran empresa de transporte que aglutina a todos los transportistas más los constructores de la parte elevada”. 

 

Movilidad eléctrica

La apuesta del Stmi es implementar un sistema de transporte totalmente eléctrico, a diferencia del Setp, en el que lo más probable es que sean vehículos a diésel. 

“Hay 976 buses circulando en Ibagué, con el Setp se reducen a 600 y con nosotros a 340, porque los vehículos elevados aumentan la velocidad del tráfico, reducen los trancones y hacen que se necesiten menos automotores”, explicó Rodríguez. 

Al ser un sistema de movilidad eléctrica, el número de patios para atención de buses se reduciría, de ocho para mantenimiento diésel con el Setp, a cuatro de mantenimiento eléctrico. 

 

DATO

El corredor elevado tiene 27 estaciones distribuidas a lo largo de 21,4 km, que están separadas entre sí por una distancia de entre 600 y 900 metros.

 

DATO

1,3 billones es la inversión en el Sistema de Transporte Masivo de Ibagué (Stmi).

Redacción Economía

Comentarios