Las hierbas aromáticas del Tolima son apetecidas en el mundo

Crédito: Suministradas / EL NUEVO DÍAEn Tolima hay 158 hectáreas sembradas de albahaca tipo exportación.
Aunque el sector venía en crecimiento, con la pandemia disminuyó la demanda y por ende las ventas, no obstante, los productores guardan la esperanza de que el mercado internacional se reactive en los próximos meses.
PUBLICIDAD

Desde hace algunos años un sector empezó a ocupar un importante espacio en la economía regional, el de las hierbas aromáticas culinarias, desconocido incluso por entidades estatales que hasta ahora lo empiezan a ver con otros ojos. Tal ha sido el crecimiento de este negocio, que en 2019 el Tolima exportó USD 1.507.949, y durante 2020, en plena pandemia, comercializó USD 1.254.369. 

En Mariquita, Honda, Flandes, Espinal y Guamo, el cultivo de estas plantas, sobre todo de la albahaca, se ha convertido en una fuente importante de ingreso, debido a la mano de obra intensiva que requiere. Un factor importante del crecimiento del negocio es que el producto de la región es apetecido en la alta cocina de Estados Unidos por su sabor y aroma. 

 

Un cultivo emergente

En 2005, Uriel Builes, gerente de Pia Herbs, junto a su esposa, empezaron a sembrar albahaca en Honda y Mariquita, dando a conocer este cultivo a la gente de la región mediante la transferencia de conocimiento. 

Builes considera que hay un despertar de la vocación agrícola del Departamento con este sector, como alternativa a cultivos tradicionales que tienen dificultades. 

“El norte del Tolima es una zona donde la luminosidad permite producir una albahaca con mejor sabor, aroma y color, en comparación a la de otros países, eso nos hace muy competitivos. A mi modo de ver, deberíamos estar produciendo más hierbas aromáticas”, comentó Builes.  

Jairo Guerrero, gerente de Puerto Vallarta Herbs, una empresa localizada en Honda que nació en 2015, dijo que las hierbas aromáticas se han constituido en un sector de exportación con  proyección. 

“Aquí estamos unas cinco fincas productivas, pequeños empresarios que hemos luchado contra viento y marea para abrirnos paso en el mercado internacional, algo nada fácil, porque hay que cumplir con normas fitosanitarias muy exigentes”, acotó Guerrero. 

Los productores coinciden en que por ser un grupo de productores nuevos, han tenido que hacer un trabajo solitario para certificarse en buenas prácticas agrícolas, hacer contactos internacionales y ser competitivos. Una de las características del cultivo es que tiene una producción orgánica. 

En el caso de Puerto Vallarta Herbs, empezó exportando 100 mil libras en 2016, y fue aumentando este volumen hasta llegar a casi 500 mil libras en 2020. Mientras Pia Herbs antes de la pandemia también alcanzó unos volúmenes cercanos a las 400 mil libras enviadas al exterior. 

 

Los compradores

En la vereda Camala de Flandes la empresa Basil Farms White Door (Bfwd) inició operaciones hace dos años y medio. Allí producen tres tipos de albahaca: nufar, aroma y thai; que son muy utilizadas en la culinaria.

El producto se exporta principalmente a Miami y Nueva York en Estados Unidos; y a Toronto en Canadá.

Laura Gómez, miembro de Bfwd, dijo: “En estos países las hierbas son utilizadas en alta cocina gourmet, es un ingrediente que utilizan mucho, y también la emplean para practicar esoterismo”. 

Milton Charry Alcalá, gerente de Bfwd, agregó: “La albahaca del Tolima es apetecida a nivel internacional porque es una de las mejores regiones donde la luminosidad del terreno es especial”. 

 

Temporada difícil

Con la llegada de la pandemia el sector se vio afectado porque la demanda proveniente de Estados Unidos disminuyó. Además, los aviones de carga priorizan otros productos que pagan un flete más alto, por lo que se restringe el crecimiento de las hierbas. 

Sumado a esto, a raíz del paro nacional los insumos para producir no llegan a las empresas, igualmente, las producciones no llegan a los puertos, con el agravante que este es un producto perecedero que necesita de la cadena de frío. 

Uriel Builes señaló: “Lo fundamental para recuperarnos es que la demanda de Estados Unidos vuelva a crecer, al parecer, en junio se van a dar aperturas en restaurantes de Nueva York, lo que sin duda es una buena noticia”. 

 

Generación de trabajo

Una virtud del cultivo de albahaca que destacan los productores, es que genera mano de obra intensiva, debido a que ocupa entre seis y siete personas por hectárea producida. Por otra parte, genera menos informalidad porque las personas tienen que ser capacitadas.

Durante el ciclo de producción de la planta, incluida la poscosecha y almacenamiento, que dura aproximadamente tres meses, las empresas consultadas indicaron que pueden generar entre 60 y 70 empleos.  

 

DATO

Además de la albahaca, otras hierbas aromáticas que se producen en Colombia son la menta, cebollín, romero, orégano, laurel, eneldo y estragón francés. 

 

DATO

En 2020 el sector de las hierbas aromáticas ocupó el sexto lugar en el ranking de subsectores no mineros que más exportaciones tuvo en el Departamento. 

 

DATO

32 predios en Tolima cuentan con registro para exportar hierbas aromáticas.

JUAN JOSÉ AGUIRRE Z.

Comentarios