A sus 13 años Harrison Vargas produce snacks de arracacha

Harrison Vargas Ángel, estudia en la Institución Educativa Técnica Agroindustrial (Itaic).
Crédito: Voy por Colombia / EL NUEVO DÍA.Harrison Vargas Ángel, estudia en la Institución Educativa Técnica Agroindustrial (Itaic).
Contenido Exclusivo
Un niño cajamarcuno es el creador de la marca Rica-Chá, detrás de la cual hay una historia de amor por el campo que se ha heredado por cuatro generaciones.
PUBLICIDAD

Como es habitual en el campo colombiano, Harrison Vargas Ángel, de 13 años, madruga para realizar labores en su finca Bellavista, ubicada en la vereda La Tigrera de Cajamarca. Allí, el cultivo principal es la arracacha como en muchas otras fincas de la ‘Despensa Agrícola’; la raíz que se produce en este municipio tolimense es considerada de la mejor calidad. 

Sin embargo, el cultivo de arracacha no es ajeno a las problemáticas del campo, como la fluctuación de los precios, el descenso del consumo y la comercialización. Ante estas situaciones, Harrison junto a su familia decidieron apostarle a una idea de negocio para abrirle nuevos canales de distribución al apetecido tubérculo. 

Con esta intención crearon Rica-Chá, unos snacks de arracacha que están deleitando a los pobladores de Cajamarca, pero que no solo son un bocadillo, sino también la cosmovisión plasmada de un niño tolimense que sueña con ayudar a los agricultores y conservar la naturaleza.  

“Rica-Chá nace en nuestros cultivos sembrados con prácticas amigables con el medio ambiente. En cuanto al proceso de transformación, consiste en tajar la arracacha, agregar los ingredientes para después freír, finalmente, empacamos. 

Llevamos mes y medio con el producto en el mercado; antes era prueba y error para lograr estandarizar. Hemos estado en eventos locales pero el primer lugar al que llevé los snacks fue al colegio, porque a muchos compañeros no les gusta la arracacha, sin embargo, una vez que probaron Rica-Chá les gustó muchísimo”, contó Harrison Vargas.

 

El logotipo de Rika-Chá hace homenaje a la arracacha de Cajamarca y al loro orejiamarillo.

 

El niño dijo que su sueño con el emprendimiento es lograr procesar altas cantidades de arracacha para impactar a muchos campesinos que se dedican a este cultivo, pagando precios justos por su producción. Asimismo, su otro objetivo es distribuir el producto a nivel nacional y por qué no, internacional. 

Aunque por ahora la empresa no realiza grandes producciones, Rica-Chá ya se encuentra en algunas tiendas de Cajamarca, igualmente, las personas pueden hacer pedidos.

En el trabajo que realiza la familia ha sido fundamental Óscar Bonet, un empresario proveniente de Medellín amigo de los Vargas quien los ha guiado en todo el proceso de creación de la marca y el producto. 

Vale destacar que Harrison y sus hermanos hacen parte de la cuarta generación de los Vargas que cultiva arracacha en Cajamarca, “le agradezco a mis bisabuelos, a mis abuelos y a mis padres por el conocimiento que nos han heredado”. 

Por otro lado, destacó que un factor diferenciador es que producen la arracacha con tecnología basada en biomoléculas orgánicas.

 

Conciencia campesina

 

Con respecto al papel del campesino, el niño cajamarcuno hizo énfasis en que el país no podría ser autosuficiente sin ellos. 

“Ojalá a pesar de todas las circunstancias los agricultores no vendan sus fincas. El 60% de la población está en la ciudad y cada vez más gente del campo se está yendo. (...) Los jóvenes no ven las oportunidades, por está razón con nuestro emprendimiento queremos dar ejemplo. ¡El futuro está en el campo!”, comentó. 

Agregó que una oportunidad para los jóvenes está en la transformación de los productos, sin dejar de cuestionar las prácticas agrícolas tradicionales. 

 

Defensa ambiental

 

Harrison hace parte del Guardián de las Aves, un proyecto mediante el cual nueve niños de todo el país enseñan a otros niños sobre temas de conservación de la naturaleza. “Ese es el otro objetivo del emprendimiento, apoyar causas sociales sobre la defensa del territorio y el medio ambiente”. 

Este artículo es de nuestro periódico impreso.

¡Hagamos región y apoyemos lo nuestro! Lo invitamos a seguir leyendo aquí

https://digital.elnuevodia.com.co/library

También lo puede adquirir en físico.

 

 

Redacción Economía El Nuevo Día

Comentarios