00000

Escalada de disturbios en Ibagué

JORGE CUÉLLAR - EL NUEVO DÍA
Cientos de encapuchados se tomaron distintos sectores de la capital del Tolima quemando dos Centros de Atención Inmediata (CAI) y causando daños en otros tres.

Total caos vivió la comunidad ibaguereña tras la escalada de terror ocurrida al comienzo de la noche de ayer, luego de que cientos de encapuchados que marchaban por diferentes vías de la ciudad atacaron cinco Centros de Atención Inmediata de la Policía, dos de ellos siendo reducidos a cenizas. 

El CAI de la carrera 42 con calle Quinta fue el primer centro institucional atacado por cerca de 300 jóvenes, quienes portando bombas molotov persiguieron a los uniformados que custodiaban el sitio. Segundos después, frente a la mirada atónita de las personas que transitaban por el sector, le prendieron fuego usando gasolina. 

“Nos tocó esperar a que todos se fueran para ayudar a apagar las llamas con los extintores de las discotecas que están cerca, ni siquiera la Policía entró por miedo”, dijo Héctor Barón, un exuniformado de Bomberos Voluntarios de Ibagué, quien ayudó a sofocar el incendio. 

 La comunidad de los sectores mayormente afectados, apabullada por la turba que protestaba desde la mañana de ayer en favor del paro nacional agrario, y en particular por los campesinos del Tolima, manifestaron haber vivido momentos de pánico cuando la situación se tornó violenta.    

“Estábamos acá en la casa cuando escuchamos que los policías corrían y decían que iban a quemar todo; gracias a Dios alcanzaron a sacar unas motos en unas camionetas porque las iban a quemar y los vándalos esos prendieron el CAI. 

“Estamos muy asustados porque estamos a 50 metros del CAI y la red de gas también está muy cerca, a 60 metros”, dijo Cristina Gómez, mientras trataba de apagar con una manguera la conflagración. 

Según la comunidad, “los encapuchados decían que su misión era quemar todos los CAI en represalia porque uniformados les echaron gases lacrimógenos”, indicó Gómez. 

Los Centros de Atención Inmediata de los sectores de Mirolindo y el barrio Gaitán, también fueron atacados, indicó la comunidad al cierre de esta edición. 


EL NUEVO DÍA

Comentarios