Presuntos coautor y homicida de ‘Tocayo’ fueron asegurados

SUMINISTRADA - EL NUEVO DÍA
Las dos personas que fueron detenidas por la Policía, luego del homicidio de un ciudadano, fueron entregadas a las autoridades competentes, donde en la mañana de ayer una de ellas fue presentada ante la Justicia.

Ramón Antonio Sánchez Melo fue presentado ayer ante el Juzgado Quinto de Control de Garantías, luego de haber sido detenido junto con un menor de edad, tras registrarse el homicidio de Gabriel Ángel Ardila Vanegas, en la mañana del martes en el barrio América.

El Fiscal 19 narró, durante la audiencia llevada a cabo en el Palacio de Justicia, que el señalado conducía el taxi que abordó el joven sindicado de haber disparado, vehículo que fue denunciado por un testigo y en el que después de un seguimiento y requisa de la Policía Metropolitana hallaron el arma.

Un testigo aseguró a las autoridades que el menor de 17 años disparó en varias ocasiones contra Ardila, y luego se subió al taxi de placa WTQ 336, una vez adentro se cambió la camiseta, mientras el automotor emprendía la huida.

La misma escena habría visto la esposa del hoy occiso, quien dijo a los investigadores que escuchó los disparos, se asomó y luego de ver el carro alejarse, se encontró con la dantesca escena de su marido muerto en la puerta de su casa.

Al arribar los policiales, las personas les indicaron que el presunto homicida había huido en un taxi, y luego de entregar los datos, se inició una persecución, luego de la cual se halló el vehículo por la avenida Pedro Tafúr, desde donde una camioneta oficial les siguió el rastro hasta la ciudadela Simón Bolívar.

Desde el automotor en el que venían los uniformados le hicieron la señal de pare, la cual fue omitida por el conductor, por lo que una patrulla motorizada que estaba más adelante se cruzó en medio de la calle, obligando al chofer a detenerse.

Se dijo también en la diligencia que las dos personas, al ser solicitadas para una requisa, habrían salido nerviosas y al muchacho le hallaron un guante de látex, con el que se habría cubierto para disparar, por su parte a Sánchez Melo no le encontraron nada sospechoso.

Elementos clave

No obstante, al ser registrado el carro, encontraron la camiseta con la que el muchacho habría consumado el acto, además de un revólver Smith and Wesson calibre 38, entre el freno de mano; al preguntarles sobre el arma, ambos aseguraron que no era de ellos y que tampoco tenían permiso para llevarla.

El revólver tenía en su interior cuatro vainillas percutidas, y dos sin disparar; también se supo que durante el procedimiento el joven se identificó como menor de edad, por lo que fue llevado al Cespa. Tanto el carro, como el revólver y un celular quedaron bajo custodia del CTI, para los análisis.

Por lo anterior, Sánchez Melo fue presentado en la tarde de ayer ante los estrados judiciales, donde le legalizaron la captura y fue privado de la libertad.

EL NUEVO DÍA

Comentarios