18 de Noviembre del 2017
Publicidad
Judicial
Cuatro disparos silenciaron las enseñanzas de la ‘profe’
La comunidad estudiantil rechazó el asesinato de la docente, quien era muy apreciada en el colegio. Simatol exigió celeridad en la investigación para establecer por qué mataron a la líder social.
SUMINISTRADA - EL NUEVO DÍA
(Foto: SUMINISTRADA - EL NUEVO DÍA)
20 Oct 2017 - 3:01am

“Emma”, fue la última palabra que escuchó la profesora Liliana Astrid Ramírez Martínez, quien de manera vil fue asesinada al frente de sus colegas y estudiantes que llegaban a la Institución Educativa Técnica San Miguel, ubicada a pocos minutos del casco urbano de Coyaima.

Cada mañana durante 13 años la docente, ingeniera de alimentos, se desplazó al plantel a dictar su clase de procesamiento de frutas a los alumnos del grado 11. Pero sus enseñanzas fueron silenciadas por un sicario.

Ramírez, junto a otros compañeros, contrató a un taxista para que los transportara.

Ayer, muy temprano los cuatro maestros llegaron al colegio, la primera en descender del auto fue Ramírez y un hombre preguntó por ‘Emma’ y ella miró sin poder decir nada. El asesinó accionó su arma en cuatro oportunidades contra la humanidad de la ‘profe’, ante la mirada estupefacta de las otras personas.

Ella cayó al suelo junto al taxi, mientras sus victimarios dejaban el lugar en una motocicleta.

La muerte de la mujer de 48 años fue instantánea y los uniformados del laboratorio de criminalística se encargaron del levantamiento. El cuerpo lo llevaron a Espinal donde hoy será entregado a los familiares.

El coronel Luis Alejandro Cubillos, comandante operativo del comando de Policía del Tolima, fue el oficial delegado para ponerse al frente de la investigación. EL NUEVO DÍA consultó al coronel 10 horas después del hecho de sangre y dijo: “Por ahora dentro de todas las verificaciones que se han realizado no hay indicios que ella tuviera amenazas ni los otros docentes”.

Al parecer, y dentro de las primeras indagaciones se podría tratar de una confusión por parte de los sicarios, “posiblemente el atentado iba contra otra persona”, indicó el coronel Cubillos.

Se conoció que ‘Emma’, es una docente que iba dentro del carro con la occisa. El coronel Cubillos, aseguró que hablaron con María Emma Pérez, quien sostuvo no tener intimidaciones y no sabe por qué el agresor mencionó su nombre. Ahora queda la incógnita si la vida de Pérez está en riesgo.

Sin embargo, en esta etapa del caso los agentes encargados de las indagaciones no descartan otras conjeturas.

 

Exrector salió por amenazas

EL NUEVO DÍA conoció que José Alberto Hernández García, exrector de la Institución Educativa Técnica San Miguel, fue víctima de una amenaza a través de un panfleto y por eso tuvo que dejar su cargo para proteger su vida y la de su familia.

Hernández, contó: “A finales de abril de este año recibí una amenaza por escrito en la que me dijeron que me cuidara porque podían matarme”.

Él instauró las denuncias correspondientes ante la Secretaria de Educación del Tolima, la Sijín y la Personería de Coyaima.

A Hernández le ordenaron que no hiciera presencia en la institución y por eso fue trasladado a otro municipio.

La investigación continuó y en una oportunidad la Policía le pidió a Hernández que fuera a Coyaima a dar declaraciones, pero no fue por razones de seguridad: “No sé hasta dónde ha llegado el tema”.

Al profesor le entregaron una hoja con recomendaciones de auto protección: “No tuve otro tipo de acompañamiento”.

De otro lado, la vereda San Miguel tiene un problema por la distancia al casco urbano.

Finalmente, Hernández, agregó: “Desafortunadamente por ser una zona rural, la vereda San Miguel ha estado un poco desamparada por el Estado y nos hace mucha falta el acompañamiento por parte de la Policía. En los dos años que estuve allá, se gestionó ante la Policía y la Comisaría para que hicieran presencia. Las oportunidades que tienen los muchachos allá son muy escasas y por eso algunos llegan al consumo de sustancias. Además, hay un problema de delincuencia común”.

De otra parte, Jairo Cardona, secretario de Educación del Tolima, rechazó el asesinato de la docente e hizo un llamado a las autoridades de seguridad: “para que de una manera muy pronta nos den respuesta sobre estos hechos”.

Cardona aseguró que por ahora, las amenazas contra el exrector y el homicidio de Liliana Astrid Ramírez Martínez, son hechos que no están relacionados.

Por su parte, Édgar Romero, representante del sindicato de maestros del Tolima, Simatol, quien también se unió a la voz de solidaridad y repudio, aseguró que en los últimos cinco años en el Departamento han sido asesinados 15 educadores:

“Sabemos que en el sur del Tolima hay una amenaza oculta contra los profesores y esperamos que las autoridades tomen cartas en el asunto”.

Ante la acotación de Romero, Cardona respondió: “En el sur del Tolima se vivieron amenazas en años anteriores, pero esto ha disminuido de una manera muy notable”.

Actualmente la Secretaría de Educación departamental tiene registradas 11 denuncias de pedagogos amenazados.

 

Perfil de la docente

La profesora Liliana Astrid Ramírez Martínez , de 48 años, era natural de la vereda Velú de Natagaima. Se supo que dejó dos hijos.

Era ingeniera de alimentos y por sus conocimientos fue delegada para manejar el convenio con el Sena, el cual consistía, en el procesamiento de frutas. Por lo anterior, los alumnos tenían formación técnica.

 

Pronunciamiento del Crit y Asddetol

A través de un comunicado la Asociación Sindical de Directivos Docentes del Tolima, Asddetol, expresaron su dolor por el asesinato: “De nuestra compañera maestra Liliana Astrid Ramírez, que de manera vil, absurda, equivocada y torpe cayó abatida por las balas de un sicario que a cambio de tres pesos cegó una vida, afectó una familia, impactó una institución y reveló la fragilidad y la exposición en las que nos encontramos los que ejercemos el rol educativo en el Tolima y en Colombia. Lo sucedido demuestra que ser docente o directivo en Colombia es una profesión de máximo riesgo”, junta directiva Asddetol.

Por otra parte, la Asociación de Autoridades Tradicionales del Consejo Regional Indígena del Tolima, Crit, rechazó el vil asesinato de la docente y solicitó protección oportuna, eficaz y eficiente a los docentes que se encuentran amenazados en el territorio tolimense; además exigió a todos los entes del Estado se den las plenas garantías constitucionales para el respeto de la vida e integridad personal y derechos humanos.

“Expresamos nuestras más sentidas condolencias a su esposo y familia, al colegio y comunidad educativa de San Miguel, por la gran pérdida de la mujer, docente y líder, quien dedicó su vida por la educación de los niños y niñas para una Colombia mejor. Exigimos a las autoridades que se haga justicia, se investigue, se encuentre y castigue a los responsables de este repudiable hecho”.

 

Cifra

27 docentes hay en la Institución Educativa Técnica San Miguel.

 

Frase

"Lamentamos el hecho y lo repudiamos, porque son los maestros los sacrificados frente a un conflicto en el que no tenemos nada que ver", Luis Eduardo Díaz, actual rector de la Institución Educativa Técnica San Miguel.

Publicada por
ANDRÉS PÁEZ
Compartir en facebookCompartir en twitterCompartir en my space
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Todos los derechos reservados Editorial Aguasclaras S.A. - 2014 - Ibague - Colombia. Prohibida su reproducción total o parcial, sin autorización escrita de su titular.
Términos y condiciones