Tribunal confirmó la condena a enfermero de la ‘Casa del Terror’

Tribunal confirmó la condena a enfermero de la ‘Casa del Terror’
El Tribunal Superior de Ibagué, Sala Penal, confirmó la condena en contra de Ángel Duván Serna Molina, sentenciado a ocho años, un mes y nueve días, por el delito de tortura agravada en concurso homogéneo y sucesivo.
SUMINISTRADA - EL NUEVO DÍA
Serna Molina está detenido en el Coiba de Picaleña desde hace dos años.
Foto: SUMINISTRADA - EL NUEVO DÍA
16 Nov 2019 - 3:01am

La decisión con ponencia de la magistrada Julieta Mejía, dejó en firme el fallo emitido por el Juzgado Primero Especializado del 27 de agosto de 2018, donde aceptó el preacuerdo donde se degradó la participación a cómplice del enfermero de la polémica fundación Peces Vivos.

La togada refirió que la condena estaba ajustada a derecho y no le halló razón a los representantes de las víctimas, que fueron los que apelaron la sentencia.

Serna Molina era enfermero de la Fundación Peces Vivos, la cual fue denunciada por un exempleado, quien señaló que el personal maltrataba y torturaba a los jóvenes que estaban allí bajo su cuidado y tratamiento.

 

Lea: -->Capturan a directora y funcionarios de Peces Vivos por presunta tortura contra menores

Lea: -->Legalizan captura de los 10 implicados en presuntos maltratos en internado

Según la Fiscalía, entre el segundo trimestre de 2016 y el primer trimestre de 2017, en la Fundación que funcionaba en la carrera Segunda, número 2 - 17 del barrio La Pola, a donde llegaban menores de edad y adultos que estaban bajo protección del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, Icbf, habrían empleado medidas de contención no autorizadas.

Las mismas supuestamente fueron autorizadas por un psiquiatra que señaló que su firma había sido falsificada. ‘Las medidas’ consistían en amarrar de pies y manos en una cama sin colchón, en una habitación durante cerca de dos horas a cada menor de edad o adulto discapacitado.

Al parecer, las ejercían, porque no obedecían, no seguían las reglas y hacían sus necesidades en la ropa. Se indicó que el formador les hacía ‘llaves’ a los pacientes con sus brazos.

Publicada por
EL NUEVO DÍA