PUBLICIDAD

Empresario Salomón Korn se declaró responsable por lavado de activos

COLPRENSA - EL NUEVO DÍA
Salomón Korn, el empresario que fue pareja sentimental de la actriz Carolina Acevedo y que es acusado por la Fiscalía por lavado de activos y concierto para delinquir, aceptó su responsabilidad en los hechos, esto luego de que fue capturado este miércoles por presunto blanqueo de dinero.

La diligencia, que se llevó a cabo en el Complejo Judicial de Paloquemao, ya cumple un poco más de seis horas. En la primera etapa, donde se llevó a cabo la legalización de captura se le vio a Korn pocas veces, dado que esta diligencia fue reservada.

Durante la imputación de cargos que fue previo a mediodía, el fiscal del caso aseguró que Korn, junto con sus ocho compañeros, son partícipes de una organización que estaría lavando dinero desde Estados Unidos y Colombia a través de la creación de empresas de papel y de exportaciones ficticias.

“La Fiscalía hasta este momento ha podido inferir que ustedes personas mencionadas, en el año 2012, desde la ciudad de Bogotá, participaron en la adquisición, administración y en dar apariencia de legalidad a recursos, al parecer, procedentes del narcotráfico por una cuantía de 13.060 millones de pesos, con destino a Panamá, India y Hong Kong”, aseguró el fiscal del caso.

Lea---> Exesposo de Carolina Acevedo vinculado a red de lavadores de dinero

Según el delegado del ente acusador, las investigaciones los llevaron a determinar que las exportaciones que hacía la red criminal eran de óxido de zinc y albúmina de huevo, los cuales eran vendidos a precios superiores al valor real en Colombia.

Alias ‘Salo’ como era conocido el empresario dentro de la organización y que parecía ser el cabecilla de la misma se encargaba de coordinar las transferencias internacionales que circulaban entre países de América, Europa y Asia.

De acuerdo con el fiscal, la operación ilegal era coordinada por revisores fiscales, contadores y accionistas de, al menos, tres empresas creadas para dar apariencia de legalidad a las divisas que ingresaban al país.

COLPRENSA

Comentarios