Cerca a parque López de Galarza hallan escopolaminado a regente de farmacia

Crédito: SUMINISTRADA - EL NUEVO DÍA
La última persona de la familia que vio con vida a José Alirio Ochoa Prieto fue su madre, la docente pensionada Isabel Cristina Prieto. “Mamá estoy con una amiga, ya voy”, le dijo.
PUBLICIDAD

El pasado viernes hacia las 7 de la noche, el hombre de 36 años y regente de farmacia de la Clínica Avidanti de Ibagué, salió del conjunto Mirador Victoria, ubicado cerca a la calle 80 con carrera Quinta de la ciudad.

Según la pariente, ese día su hijo mayor se despidió como de costumbre. Le dijo que iba a dar una vuelta con unos amigos, pero que regresaba pronto porque el sábado recibía turno a las 7 de la mañana.

Como se acercaba la medianoche y no llegaba, la mujer tuvo un mal presentimiento y se comunicó con él.

“De manera frecuente salía a compartir un rato con sus amigos, pero siempre regresaba temprano. A eso de las 12 de la medianoche me dijo: Mamá, estoy con una amiga, ya voy”, recordó la desconsolada madre a las afueras de Medicina Legal.

Pero el reloj siguió corriendo y José Alirio nunca llegó.

 

Tirado en el andén

Hacia las 4 de la madrugada, una patrulla de la Estación Sur encontró a un hombre tirado sobre un andén de la calle 17 con carrera Segunda, cerca a la zona de tolerancia.

Los ‘agentes del orden’ notaron algo extraño en él y lo trasladaron al Hospital San Francisco. Al parecer, había sido escopolaminado.

A las 7 p.m. del sábado, la familia Ochoa Prieto intensificó la búsqueda del regente, pues de la Clínica los llamaron a preguntarle por qué José Alirio no había ido a trabajar.

A las 8 de la noche, el periodista Alirio Ochoa, padre de la víctima, llegó a la Fiscalía y pasó lo que nunca imaginaron: “Apenas dije el nombre me dijeron que él estaba muerto y que incluso, nos estaban buscando. Un Fiscal investiga el caso”, refirió don Alirio.

Hacia las 9 de la noche del sábado, el cuerpo de Alirio Ochoa llegó a Medicina Legal. El resultado de la necropsia determinará la causa del deceso. Según le han dicho a la familia, el hombre habría muerto debido a un paro cardiorrespiratorio, consecuencia de la sustancia que le habrían dado.

José Alirio Ochoa Prieto cursó el bachillerato en el Inem. Luego estudió en la U. del Tolima. Hacía más de dos años laboraba en la Clínica Avidanti.

 

¿Hubo atención oportuna?

De acuerdo a la versión de una persona que la madrugada del sábado esperaba ser atendido en el ‘San Francisco’, José Alirio Ochoa Prieto habría durado varios minutos tirado en uno de los pasillos. “El hombre se quejaba, los que estábamos ahí escuchábamos los gritos y gemidos”, dijo.

Por su parte, Diógenes Salazar Rodríguez, gerente de la USI, aseguró que “fue atendido de inmediato e ingresó a reanimación”.

Una de las hipótesis de las autoridades, es que al hombre lo habrían escopolaminado para robarlo. El viernes le habían pagado el sueldo.

José Alirio fue encontrado sin documentos y pertenencias. Al H. San Francisco llegó en malas condiciones y con aliento alcohólico.

Según Diógenes Salazar, gerente de la USI, solo el dictamen de Medicina Legal dirá si la víctima fue escopolaminada.

EL NUEVO DÍA

Comentarios