Cárcel de Picaleña debe tener suministro de agua potable: Consejo de Estado

Crédito: ARCHIVO - EL NUEVO DÍA
Consejo de Estado le ordenó a la cárcel y al Inpec tomar medidas para que se garantice consumo mínimo diario de agua potable y los presos puedan mantener al menos cinco litros del líquido en cada celda durante la noche.
PUBLICIDAD

El Consejo de Estado le ordenó al Complejo Carcelario y Penitenciario de Ibagué Picaleña y al Instituto Nacional Penitenciario (Inpec) tomar las medidas necesarias para que los reclusos del Bloque número tres de ese establecimiento tengan acceso diario a un mínimo de 25 litros de agua potable, mientras se establece una solución estructural definitiva al déficit que sufre el sistema sanitario del penal.

La decisión se registró por cuenta de una tutela que estudió la corporación en la que pedían que se buscara una alternativa a la emergencia sanitaria provocada por un acceso restringido al líquido. Según el escrito, el servicio de agua potable solo se suministra por 10 minutos diarios en la mañana y algunas veces en la tarde, lo que, sumado a la falta de inodoros y la consecuente disposición inadecuada de materias fecales, viene provocando olores fétidos, enfermedades y hasta riñas entre reclusos por el uso de los servicios sanitarios.

En su escrito, el tutelante relata que interpuso una acción popular ante el Tribunal Administrativo del Tolima, con aras de que una decisión judicial estableciera soluciones a la problemática, pero ese organismo sostuvo que esas pretensiones ya habían sido resueltas en otro fallo de acción popular, por medio del cual el Consejo de Estado ordenó fijar un cronograma para la contratación de la construcción de los anillos de red de suministro en los bloques 2, 3 y 4 del penal.

En esta oportunidad, el Consejo sostuvo que el recluso tutelante tenía la oportunidad de impugnar la acción popular, para que la corporación estudiara esta solicitud, pero no lo hizo, lo que evidencia que la acción de tutela era improcedente. Sin embargo, sostuvo que en este caso es necesario estudiar si la falta de acceso a agua potable constituye una violación a los derechos fundamentales de la población carcelaria.

Bajo ese entendido, para el Consejo sí se está desconociendo el derecho fundamental de los reclusos de la cárcel Picaleña a acceder a agua potable. Recordó que instrumentos internacionales como el Pacto de Derechos Civiles y Políticos, el Comité de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, las Reglas Mínimas de Tratamiento de los Reclusos de ese mimo organismo, entre otros, obligan al Estado colombiano a proporcionar agua potable a esta población.

Sumado a esto, resaltó que la Corte Constitucional estableció que, mientras se supera el estado de cosas inconstitucional del sistema carcelario colombiano, es necesario que se garantice una cantidad mínima de agua para los presos. En el caso de la cárcel Picaleña y otras ubicadas en zonas de altas temperaturas, debe ser de mínimo 25 litros, lo que además obliga a las autoridades a brindar mecanismos para que los reclusos puedan almacenar el agua en horas de la noche.

Además, la corporación judicial instó a las autoridades del penal y a la Unidad de Servicios Penitenciarios y Carcelarios (Uspec) a elaborar un plan de mejoramiento que provea soluciones estructurales al sistema de suministro de aguas e hidrosanitario y a los problemas de filtración de aguas negras y demás relacionados con la salubridad en todo el establecimiento.

El cumplimiento de la determinación judicial exige además el acompañamiento de la Procuraduría Provincial de Ibagué y de la Defensoría Regional del Pueblo del Tolima, así como el envío de copia del fallo a la Sala de Seguimiento a la superación del estado de cosas inconstitucional del sistema carcelario establecido por la Corte Constitucional para vigilar el cumplimiento de las medidas fijadas por el propio órgano judicial para superar esta declaratoria.

 

Cifra

10 minutos diarios en la mañana se suministra solamente el servicio de agua potable, según el tutelante.

COLPRENSA

Comentarios