Encuentran mujer que llevaba varios años muerta en su casa

Crédito: Fotos suministradas - EL NUEVO DÍAServidores del CTI efectuaron el levantamiento y adelantan la investigación del caso. Según la comunidad, nunca sintieron malos olores; creían que la casa estaba abandonada.
Al interior de una vivienda, que creían abandonada, hallaron los restos momificados de una mujer, de quien hacía más de tres años sus familiares no tenían noticias.
PUBLICIDAD

El hecho ocurrió en una casa blanca con reja amarilla, ubicada en la calle 45 con carrera Novena A del sector. Al parecer, un hombre llevado por la curiosidad de saber qué había dentro del lugar y por qué durante tanto tiempo había permanecido sin habitar, contrató a un cerrajero para que abriera la puerta.

Sin hacer mayor esfuerzo, el cerrajero ingresó a la vivienda. Al parecer la puerta no tenía seguro. Minutos después de inspeccionar la vivienda, en una de las habitaciones los hombres encontraron, según versión de los vecinos, el cuerpo de una persona que por sus características, había fallecido hacía muchísimo tiempo.

En la casa las autoridades encontraron los documentos de Jenny Marcela Bustos Jiménez, de 40 años, propietaria del predio y a quien hacía años los vecinos no veían.

El presidente de la Junta del barrio Calarcá, José Jair González Ramírez, recordó que hace unos ocho años, él llegó a la casa blanca con reja amarilla porque los vecinos le pidieron, de acuerdo a su versión, que interviniera en un presunto caso de maltrato infantil.

“Cuando llegué a la casa, vi que la señora tenía a su hijo colgado de la pared. Le dije: señora, por favor, eso está mal hecho, baje el niño de ahí y si la situación se vuelve a repetir le avisaré a las autoridades”, expresó el señor José Jair.

Sin embargo, tiempo después los vecinos angustiados volvieron a su casa, pues al parecer, la mujer, otra vez, le estaba pegando al niño. “Volví al lugar y la señora le pegaba al niño con un cable. Esa vez sí llamé a la Policía y ellos se encargaron del caso”, refirió el hombre. 

Don José volvió a la casa, donde encontraron el macabro hallazgo, hace unos tres años y medio, pues unos hombres querían robar el contador del agua. En esa oportunidad, la casa ya estaba en aparente estado de abandono. Los residentes del sector aseguraron que nunca más volvieron a ver a Jenny, que para la época tenía unos 35 años.

 

Hijo la buscaba

Hace tres meses y medio, a la casa del Presidente de la Junta, llegó un jovencito. “El niño llegó con una foto a pedirme el favor que le ayudará a encontrar a su mamá a quien no veía hacía unos cinco años. Yo no lo reconocí, pero después de un rato, después de que él me contó la historia, caí en cuenta que era el niño al que la mamá le pegaba”, añadió el líder.

Con la intención de ayudar al adolescente en la búsqueda, don Jair apuntó los datos de la mujer y los números de teléfono de los parientes de la desaparecida. Luego los publicó en redes sociales y los envió a los grupos de Whatsapp.

El viernes, cuando la Policía e investigadores de la Fiscalía llegaron a la vivienda a efectuar el levantamiento de los restos, don Jair le suministró los números de contacto de la familia a las autoridades y fue así como después de tanto tiempo los familiares de Jenny Marcela tuvieron noticias de la mujer.

 

Más detalles

Según la versión de algunos vecinos, el cuerpo de la mujer estaba momificado (proceso en el cual se puede preservar la piel y la carne de un cadáver). No obstante, la Policía Metropolitana de Ibagué no entregó reporte del hecho.

El cuerpo habría sido hallado sobre una cama, en ropa interior y con una almohada al lado derecho.

En la vivienda había recibos públicos desde hacía varios años. Al parecer, debido a las deudas la casa había sido embargada.

 

FRASE:

“Los investigadores del CTI, aseguraron que la mujer había muerto hacía unos tres años. El cuerpo estaba en descomposición, pero nunca notamos nada extraño en la vivienda”, María Rojas .

Habitante del sector.

 

DATO

Este medio se comunicó con la mamá de Jenny Marcela Bustos Jiménez. La mujer confirmó que desde hacía más de cinco años no sabía nada de su hija. Añadió que hasta el momento han aparecido unas cinco personas diciendo que son los dueños de la casa.

 

EL NUEVO DÍA

Comentarios