Policía pensionado muere apuñalado por atracadores

Crédito: Suministrada - EL NUEVO DÍAFernando Méndez residía en Carmen de Apicalá, junto a su familia.
Una valiente acción, por intentar atrapar a dos sujetos que se movilizaban en una moto y habían intentado atracar a su cuñada, se convirtió en el triste final de un policía pensionado que recibió una puñalada de uno de los supuestos delincuentes.
PUBLICIDAD

El pasado viernes sobre las 10 de la noche, la cuñada de la víctima mortal abrió la puerta de la vivienda, cuando al parecer se percató de la presencia de los delincuentes, quienes habrían llegado con el propósito de robarla, razón por la cual, la mujer decidió gritar para pedir ayuda de sus familiares.

Al escuchar los gritos, el señor Fernando Méndez, quien perteneció a la Policía Nacional, salió del inmueble y al enterarse de lo ocurrido, decidió perseguir a los presuntos delincuentes quienes estaban armados con armas blancas y se movilizaban en una motocicleta.

Testigos del hecho relataron que uno de los delincuentes al parecer intentó agredir en repetidas ocasiones a Méndez, y aunque el valiente hombre esquivó varios ‘lances’, una de las puñaladas terminó impactando contra su cuerpo en la zona del tórax.

Al barrio Lusitania arribaron unidades de la Policía luego de ser alertados por la comunidad, sobre un hombre herido con arma blanca en vía pública.

 

,

 

Una herida mortal

Fernando Méndez fue trasladado de urgencia al hospital Nuestra Señora del Carmen de Apicalá, pero de manera infortunada la hoja de metal le causó graves heridas al Policía, quien falleció cuando era remitido al centro hospitalario.

Fernando Méndez se desempeñó como Policía durante gran parte de su vida. Hace pocos meses al cumplir con la edad de jubilación, se retiró de la Institución y en la actualidad residía en Carmen de Apicalá junto a sus dos hijos y esposa.

En este municipio Méndez  trabajó durante varios años y gracias a su don de servir a la comunidad, logró ganarse el cariño de los carmelitanos, quienes hoy lamentan su intempestiva partida.

 

Cifra:

10 de la noche ocurrió el violento hecho.

 

EL NUEVO DÍA

Comentarios