La culpa fue del hueco

Crédito: Suministrada - EL NUEVO DÍA
Incrustado en un hueco de la nueva glorieta, que construyen para tomar la variante Ibagué - Armenia, cerca al motel Venus de la ciudad, quedó un taxi.
PUBLICIDAD

Al parecer, el agua lluvia escondió la trampa, que el contratista de la obra no señalizó.

Por fortuna, el conductor del ‘amarillo’ iba a una velocidad moderada y el siniestro no dejó personas lesionadas.

Al sitio llegó una ambulancia de la empresa Salvar, Bomberos Oficiales, taxistas y algunos curiosos a presenciar el acontecimiento, pero fue con la ayuda de una grúa, que pasaba por el lugar, que lograron sacar el taxi. El vehículo tuvo daños de consideración.

Q'HUBO - EL NUEVO DÍA

Comentarios