Hombre capturado por trata de personas y acceso carnal

Crédito: SUMINISTRADA - EL NUEVO DÍAEl sujeto fue detenido en una finca en Dantas, donde habrían ocurrido los abusos sexuales y físicos.
A la cárcel fue enviado un sujeto que sometió a abuso sexuales y trabajos forzados a un menor de edad en el corregimiento de Dantas, en hechos ocurridos entre 2015 y 2017 en esa zona rural.
PUBLICIDAD

Los servidores del Cuerpo Técnico de Investigación (CTI) y la Policía Metib llegaron hasta la finca donde estaba el hombre y lo capturaron con una orden de captura vigente. El detenido fue presentado ante el Juzgado de Control de Garantías de turno en Ibagué donde una Fiscal del Centro de Atención Integral a Víctimas de Abuso Sexual (Caivas), le achacó cargos por los delitos de trata de personas agravado en concurso heterogéneo con acceso carnal violento agravado en concurso homogéneo y sucesivo, los cuales no aceptó.

Los abusos se conocieron en 2017, luego de que el menor de edad, que en la actualidad cuenta con 15 años, fue aconsejado por una vecina que conoció de los abusos sexuales y físicos.

El menor acudió hasta donde el corregidor de Dantas, quien informó al Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (Icbf), que restableció sus derechos y puso el caso en conocimiento de la Fiscalía que empezó la investigación.

Dentro de las indagaciones, el ente acusador recopiló información, entre las cuales estableció que los padres del hoy adolescente se lo entregaron al sujeto cuando el niño tenía cuatro años para que supuestamente acompañara a la progenitora del individuo, una mujer de la tercera edad.

Ya en 2009, cuando contaba con tan sólo seis años de edad, el detenido había empezado con los malos tratos. Lo obligaba a realizar trabajos pesados en la finca como cargar leña, gallinaza, arriar mulas y todo tipo de ganado.

Un testigo aseguró que vio al menor de edad mal vestido, comiendo en las porquerizas. Lo que evidenciaría un trato humillante y fuerte en su contra. También habló de castigos severos contra el niño, que sufrió lesiones en sus brazos, al parecer, causadas por golpes con la hoja de un machete.

Asimismo, la víctima del caso no fue enviada al colegio y estaba desescolarizada. Tiempo después, cuando el menor cumplió los 10 años, en 2015, presuntamente empezaron los abusos sexuales que se extendieron hasta 2017, año en el cual no aguantó más las agresiones sexuales y físicas y huyó hasta la casa de un vecino. Luego se encontró con un hermano mayor y regresó a la casa de sus progenitores.

REDACCIÓN JUDICIAL

Comentarios