Coronel Bonilla dice que se va de la Metib dejando histórica disminución de homicidios

Crédito: Hélmer Parra / EL NUEVO DÍAEl coronel Gabriel Bonilla González lleva 28 años en la Policía y en la Metib debió afrontar varios temas complejos y que generaron controversia.
El oficial destaca que la capital tolimense es una de las ciudades con mayor esclarecimiento de homicidios del país, estando por encima del 65 por ciento en los resultados.
PUBLICIDAD

“Este es uno de los traslados que más duro nos ha dado”, así lo reconoció el coronel Gabriel Bonilla González, el ibaguereño que se despide hoy de la comandancia de la Policía Metropolitana de Ibagué y transmitirá el mando a Jovani Alexánder Benavides Quimbayo. Bonilla González se va rumbo a Córdoba, donde asumirá como nuevo comandante de ese departamento a partir de este 20 de enero. 

Antes de irse, el Coronel habló sobre su gestión durante más de un año como comandante, que asumió como encargado el 17 de junio y en propiedad el 1 de octubre de 2019. 

Lo primero que destaca el oficial es que durante 2020 hubo  “una disminución importantísima en el delito del homicidio, del 23 por ciento, 19 casos menos respecto al año anterior, que es una cifra realmente histórica. Cerramos el año 2020 con 64 casos de homicidios presentados en nuestra jurisdicción, de los cuales tenemos un altísimo nivel de esclarecimiento”, asegura.

El coronel Bonilla González  aduce que al inicio de la pandemia en marzo “los índices delincuenciales venían a la baja, si bien las medidas restrictivas fortalecieron esa disminución, ya se venía trabajando con unas estrategias en la disminución del delito y afectando algunas bandas delictivas que nos permitió disminuir”. 

El saliente comandante de la Metib resaltó la desarticulación de 18 estructuras delictivas, siete dedicadas al tráfico de estupefacientes, tres al hurto a personas, una al hurto de motocicletas con tentáculos con el tráfico de estupefacientes, que estaría relacionada con homicidios, es el caso de ‘Los de Occidente’ o ‘Los Paisas’. 

Además de dos bandas por hurto a residencias como ‘Los Turistas’ y ‘Los Pisa Suave’; dos operaciones por el hurto a celulares, la instrumentalización de menores para el tráfico de estupefacientes y la extorsión con el Gaula en el Coiba de Picaleña. Y ocho actores criminales, para un total de 26 operaciones que involucran un trabajo articulado y se logró presentar ante un Juez la estructura criminal y librar órdenes de detención intramural. 

Asimismo,  resaltó que en 2020 se efectuaron mil 323 capturas en flagrancia, 373 por orden judicial, se recuperaron 20 vehículos, 50 motocicletas y hubo 224 casos de mercancía recuperada, avaluada en 880 millones de pesos, así como cerca de cinco toneladas de marihuana. 

El coronel Bonilla mencionó que Ibagué es “una de las ciudades con mayor esclarecimiento de homicidios del país”, pues se está por encima del 65 por ciento en los resultados.

 

Delitos que se dispararon

Según el coronel Bonilla, durante la pandemia aumentaron los delitos cibernéticos, por las compras por Internet y las transacciones virtuales, y la Dijin viene adelantando investigaciones en ese sentido. 

“La pandemia indujo a que muchas personas cambiaran su actividad deportiva, como no se podían hacer actividades deportivas de conjunto, la opción fue la compra de bicicleta. A nivel mundial se observó que se agotaron las bicicletas y el hurto a bicicletas aumentó. De manera preliminar empezamos a trabajar con las rutas seguras, a tener un contacto cercano con nuestros biciusuarios para establecer sus desplazamientos y lograr también establecer este fenómeno, y lograr resultados en este sentido que aspiramos que este año se pueda concretar”, refirió.

Por último, recordó que la violencia intrafamiliar aumentó en el 2020 sobre los meses de marzo, abril y mayo, por lo que hubo un trabajo con las Comisarías de Familia, la Patrulla en casa y la Fiscalía.

 

2020, Un año de aprendizaje

El 2020, año que cambió la forma de vida por la pandemia del Covid-19, fue de aprendizaje, asegura el coronel Bonilla.

“Entrar a manejar la gente, complicado por el tema cultural y en algunos casos se entiende el tema de necesidad por el trabajo, lo que generó choques con la gente. Lo que hicimos

fue adaptar nuestro servicio y mantener a nuestro personal protegido. Sacamos muy buena evaluación, logramos que nuestros policías se sintieran cómodos trabajando, más del 95 por ciento de los policías tienen arraigo en Ibagué y se retiran, y acá se quedan, así que les digo que estamos trabajando para nuestros hijos, y dejar una ciudad segura”, sostuvo.

Señala el Coronel que de los dos mil 100 uniformados que conforman la Policía Metropolitana de Ibagué, 317 contrajeron el virus. Por fortuna, ninguno ha fallecido y tiene sólo ocho casos activos, aislados con todas las medidas de bioseguridad y el cerco epidemiológico.

 

Se desprende de su tierra

“Vuelve a ser un desprendimiento de nuestra tierra, pues es uno de los traslados que nos ha causado más nostalgia entendiendo la dinámica institucional, es bueno que se refresque a los mandos de la Policía. Estaremos en la Policía en Córdoba asumiendo otros retos”, Coronel Gabriel Bonilla.

El coronel Bonilla es un ibaguereño de 44 años, que lleva casado 20 años con su esposa Gladys Patricia Guzmán. Tiene dos hijos, uno de ellos cerca de terminar su carrera profesional, y el menor, que desea seguir los pasos de su padre en la Institución. 

El oficial ingresó el 18 de enero de 1993 a la Policía, lleva 28 años y recuerda con nostalgia cuando regresó como comandante, al recorrer los pasillos del Comando de La 21 y llevó sus papeles de admisión. 

Además con una sonrisa evoca que creció en los barrios América, Arkaniza, cerca del Jordán y ya en su adolescencia y juventud en el barrio Topacio. Se graduó de bachillerato en el Colegio Cisneros.

Judicial

Redacción judicial

Comentarios