Agrónomo asesinado en un intento de hurto

Crédito: Suministrada - EL NUEVO DÍACarlos Ortiz Prada, tenía 36 años.
En zona rural entre Venadillo y Santa Isabel ocurrió un crimen que tiene consternada a la población. Los hechos habrían ocurrido en medio de un hurto. La víctima fatal era un ingeniero agrónomo conocido en la región y en la comunidad Adventista de Ibagué.
PUBLICIDAD

Carlos Ortiz Prada vivía hacía varios años en la vereda El Palmar La Esperanza, jurisdicción de Venadillo. Allí consolidó su hogar con su esposa Carolina y sus dos hijos menores de edad, y vivía entre las montañas frías cobijadas por cultivos de gulupa; sin embargo, la delincuencia le arrebató a esta familia la alegría y causó un dolor inmenso y difícil de curar.

El lunes festivo, sujetos armados y en motocicleta irrumpieron la tranquilidad en la vivienda de Ortiz Prada, a quien de cariño le decían ‘Pradita’, aparentemente con la intención de cometer un atraco. No obstante, uno de los maleantes que portaba arma de fuego la emprendió en contra del ingeniero agrónomo. 

El delincuente le disparó directo al cuello. Mientras los bandidos huían en medio de la oscuridad, la pareja sentimental de la víctima pidió auxilio y llamó a un conocido que arribó a la escena y en un vehículo particular trasladó a Ortiz Prada hasta el hospital Carlos Torrente Llano de Santa Isabel, pero Carlos llegó sin signos vitales.

 

La víctima

Carlos Ortiz Prada gozaba de buena reputación en esta población del norte tolimense. Su carisma, trabajo, dedicación, responsabilidad con su hogar, amistad y respeto hacia las demás personas hizo que sus conocidos lo recuerden como un gran ser humano.

Estudió primaria y bachillerato en el colegio Adventista, ubicado en el barrio Ciudadela Simón Bolívar, de Ibagué. Se graduó como ingeniero agrónomo de la Universidad del Tolima y trabajó en la Granja del Sena ubicada en El Espinal. 

“Se tuvo conocimiento de la noticia, al parecer, iban a atracar al ingeniero. Lo impactaron a la altura del cuello. Los hechos ocurrieron en una vereda que es de Venadillo, pero limita con Santa Isabel y por distancia queda más cerca el hospital de Santa Isabel. Se desconocen los móviles del asesinato, él era conocido en la región y tenía negocios en la población”, confirmó Rodolfo Andrés López, alcalde de Santa Isabel, al lamentar el homicidio.

 

DATO

7:00 p.m. fue la hora aproximada en la que sucedió el homicidio.

Redacción judicial

Comentarios