27 años por transportar al sicario que mató a comerciantes por cupo de taxi

Crédito: Suministrada / EL NUEVO DÍA
Edna Alejandra Caicedo Camelo y Jaime Andrés Murillo Bonilla tenían 24 años de edad.
Sergio Andrés Pulido Moya fue condenado a 27 años de prisión como responsable por el homicidio de los esposos Edna Alejandra Caicedo Camelo y Jaime Andrés Murillo Bonilla, ocurrido en marzo de 2017 en el barrio Las Brisas de la capital del Tolima.
PUBLICIDAD

La decisión fue adoptada en audiencia virtual por un Juzgado Penal del Circuito de Ibagué, tras avalar el preacuerdo suscrito entre el fiscal de la Unidad de Vida de la Seccional Tolima y el implicado, quien aceptó su responsabilidad en los delitos de homicidio agravado, tentativa de homicidio; en concurso con fabricación, tráfico o porte de armas de fuego.

 

.

Suministrada / EL NUEVO DÍA

Sergio Andrés Pulido Moya está detenido en la cárcel de Aguachica, Cesar, por otros procesos y aceptó cargos por la muerte de los esposos.

 

De ‘Los prestamistas’

Pulido Moya hacía parte de la organización delincuencial Los Prestamistas, dedicada a la venta de cupos de taxis; los cuales jamás eran otorgados a sus compradores, quienes por el contrario eran asesinados o víctimas de atentados para quedarse con las millonarias sumas de dinero entregadas.

El día de la tragedia, la pareja, que comercializaba frutas y verduras al por mayor en la Plaza La 21, se movilizaban en un vehículo con sus hijas de dos y cinco años de edad, un hombre se acercó al carro y sin pensarlo dos veces disparó contra los esposos.

En el atentado participó Joris Manuel Illidge Choles, alias ‘El Vale’, señalado de disparar contra la pareja que iba con sus hijas, abandonó el lugar en una motocicleta conducida por Pulido Moya, quien lo esperaba cerca al lugar de los hechos. 

De la misma manera, se comprobó que el ahora condenado fue quien aportó la información necesaria para que Illidge Choles ubicara el lugar de residencia de las víctimas y conociera en detalle su itinerario.

 

Todo por el cupo de un taxi

La muerte de la pareja surgió por la compraventa del cupo de un taxi, por el cual le habían pagado 120 millones de pesos a Lina Magaly Andrade Ospina, gerente de la empresa MYM Taxis S.A.S., con quien habían fijado el negocio en 145 millones de pesos. Sin embargo, no les dieron el dinero, ni el cupo ni el taxi, y por tal razón, señaló el testigo de esta investigación, mandaron a matar a los esposos.

 

 

EL NUEVO DÍA

Comentarios