Esposos fueron imputados por muerte de funcionario del Ibal

Crédito: Suministradas / EL NUEVO DÍA
En esta camioneta se movilizaban, en estado de embriaguez, Jefferson Parra Jiménez y su esposa Esperanza Morales Trujillo. Christian David Bautista Murcia fue la víctima mortal del siniestro.
Se pudo establecer que las dos personas habrían consumido bebidas embriagantes antes del choque.
PUBLICIDAD

Año y medio después del fatal accidente ocurrido en la Novena etapa del barrio Jordán de Ibagué, que segó las ilusiones de Cristian David Bautista Murcia, un joven funcionario de la Empresa Ibaguereña de Acueducto y Alcantarillado, Ibal, la Fiscalía imputó de cargos a una pareja de esposos, quienes según la investigación, bajaban a gran velocidad por la vía y serían los responsables del terrible episodio.

 

Querían engañar

Los investigados son Jéfferson Parra Jiménez, quien fue imputado por la Fiscalía General de la Nación como presunto responsable de los delitos de homicidio culposo agravado, en concurso con lesiones personales culposas agravadas, en concurso heterogéneo con fraude procesal a título dolo y en calidad de coautor.

Su esposa, Esperanza Morales Trujillo, al parecer, sería responsable de los delitos de fraude procesal, comportamiento imputado en concurso heterogéneo con el de favorecimiento. Ninguno aceptó cargos.

Según la investigación, la pareja, empresarios de la ciudad, iba en estado de embriaguez y quisieron engañar a la justicia. La mujer se pasó para el puesto del conductor e incluso aseguró que su esposo no estaba en la ciudad ese día.

 

No soportó el golpe

La tragedia, ocurrió a finales de julio del año 2019. Ese día Cristian David en compañía de su compañero de trabajo, Édgar Amaury García Guzmán, salieron de un partido de fútbol, pues se preparaban para un campeonato interno de la entidad.

Iban en moto y a la altura de la carrera 10 con calle 69, cerca al colegio Niño Jesús de Praga, pararon para decirle a un taxista que si por favor se dirigía a una cancha del sector y recogía a unos compañeros, que necesitaban transporte.

En ese momento, fueron embestidos por la camioneta Kia Sportage de placa FQM 702 que iba con exceso de velocidad. El golpe arrojó a los muchachos varios metros.

Ambos fueron remitidos a la Clínica Asotrauma donde Bautista Murcia murió. Mientras tanto, Édgar Amaury permaneció varias semanas hospitalizado ya que sufrió fractura de pelvis y hematomas internos.

 

Querían engañar a la justicia

Las pesquisas del despacho adscrito a la Unidad de Vida de la Seccional Tolima dan cuenta de que el conductor, una vez ocurrido el choque, cambió de puesto con la mujer que iba de copiloto; configurándose así el fraude procesal pues esta acción motivó a que el funcionario de Tránsito efectuara un comparendo a quien no era el conductor real.

De igual manera se concretó el favorecimiento, pues la mujer aseguró que su esposo estaba en otro municipio el día de los hechos; sin embargo, las investigaciones dejaron al descubierto lo contrario.

 

Una persona muy querida

Cristian David Bautista Murcia tenía 26 años y trabajaba en el área de facturación del Ibal. Era una persona muy querida en la empresa y en el barrio La Gaviota, donde vivía. Desde que llegó a Asotrauma su estado de salud fue crítico. Los médicos lo indujeron en coma porque el golpe afectó órganos vitales. Con pancartas, pidiendo justicia, familiares y amigos acompañaron sus exequias, que se llevaron a cabo el 2 de agosto de 2019, en la parroquia San Vicente de Paúl.

 

Cifra:

27 de julio de 2019 fue el día del accidente. Cristian David falleció tres días después.

 

 

 

EL NUEVO DÍA

Comentarios